Mitos y verdades sobre la donación de óvulos

Mitos y verdades sobre la donación de óvulos
22 Nov
2019

• Cada vez más mujeres se animan a colaborar, desde el 2017 las donaciones han aumentado un 240%*

• De los tratamientos realizados en IVI Buenos Aires durante 2019, el 15% han sido con ovocitos donados. La primera causa: la edad materno avanzada


Con la evolución de la sociedad, la maternidad ha pasado a ser una elección libre de la mujer. Si está en sus planes, ahora decide cuándo y cómo ser madre, dejando a un lado las presiones de épocas anteriores. Sin embargo, por diversas razones, cuando llega el momento de iniciar el camino, algunas pueden encontrarse con ciertos obstáculos y deben acudir a un especialista, porque la búsqueda en forma natural no siempre es posible.

Para algunas mujeres, se vuelve imposible concebir con sus propios óvulos y no sólo necesitan de la ciencia, sino de otra mujer que, con un acto de solidaridad, la ayudará a lograr una meta: vivir la experiencia de ser madre. Mujeres mayores de 40 años, con fallas ováricas, portadoras de enfermedades hereditarias, con menopausia precoz.

La donación de óvulos es una oportunidad para mujeres que no pueden tener hijos, gestar por sí mismas. En estos casos, el embarazo es fruto de los óvulos de una donante y los espermatozoides de la pareja receptora, en caso de tenerla o si no, de la muestra de semen proveniente de un donante.

“Por diversos motivos, tanto sociales como médicos, existen muchas dudas sobre el proceso de donación de óvulos, y es importante derrumbar todos los mitos que existen a su alrededor ya que con su ayuda hacen posible algo que para otra mujer es de otro modo inalcanzable: la maternidad”, detalla la Dra. Florencia D’Atri, Coordinadora Médica de Unidad de Ovodonación de IVI Buenos Aires.

¿Mito o verdad?
Donar óvulos afecta a mi fertilidad
Falso. Ser donante no pone en riesgo la fertilidad de la mujer y tampoco la reduce. Todas las mujeres nacen con 500.000 o 1.000.000 de óvulos, aunque puede variar en cada una. En cada ciclo se pierden muchos de ellos, porque tan solo uno madura hasta convertirse en óvulo útil para ser fecundado.


El tratamiento de estimulación que se realiza en el proceso de la donación, permite aprovechar esos ovocitos que se desperdiciarían de forma natural.

Donar óvulos duele
¡Falso! Es posible sentir algunas molestias, semejantes a las que siente toda mujer durante su ciclo y durante los días previos a la menstruación. Una vez terminado el proceso, las molestias desaparecerán a los pocos días.

Donar óvulos requiere de disponibilidad y un largo proceso:
¡Cierto! Antes y durante el proceso, la donante debe asistir a varias consultas con el especialista. Luego, la estimulación ovárica tiene una duración de 10 a 12 días aproximadamente. Finalmente, el procedimiento para la punción llevará entre 10 y 15 minutos, sin necesidad de ingreso hospitalario, es decir, las donantes pueden abandonar la clínica pasadas unas horas tras la intervención.

Para donar óvulos tengo que hacerme una cirugía
¡Falso! La punción para extraer los ovocitos es una intervención sencilla, sin embargo, se realiza bajo una leve sedación anestésica para evitar molestias o dolores. Tras la recuperación de la anestesia, la donante podrá continuar con su vida normal.


Cualquier mujer puede donar:
¡Falso! Hay requisitos, como la edad que es un factor fundamental para ser donante de óvulos. Entre los 18 y 31 años se considera que las mujeres son más propensas a generar un embarazo exitoso, debido a la calidad de sus óvulos en esa etapa. Deben encontrarse saludable física y emocionalmente. Otro aspecto es el Índice de Masa Corporal, que debe ser entre 18 y 30, si es superior aumenta los riesgos de complicaciones, como la posibilidad que el tratamiento hormonal no tenga el efecto deseado o que se deba incrementar las dosis de medicación.

Puedo elegir a quien donarle mis óvulos:
¡Falso! La Ley Nacional de Fertilización Humana asistida (Ley 26.862), establece que los ovocitos deben provenir exclusivamente de los bancos de gametos o embriones debidamente inscriptos en el Registro Federal de Establecimientos de Salud (ReFES) de la Dirección Nacional de Regulación Sanitaria y Calidad en Servicios de Salud, dependientes del Ministerio de Salud. Por ello, la donante no sabe qué mujer recibirá sus ovocitos y la receptora no podrá recibir información personal de la donante.


“La importancia de la donación radica en el acto de solidaridad de una mujer hacia otra. Sin las donantes, el sueño de ser madre sería imposible para muchas. Aún sin saber a quién se dirigen sus óvulos, y aunque ellas mismas no la hayan experimentado todavía, o no lo vayan a experimentar nunca, las donantes que colaboran son invaluables para nosotros y para las mismas pacientes, que podrán ver realidad su sueño gracias a estas chicas.” concluye la Lic. María Villamil, psicóloga de IVI Buenos Aires.

Etiquetado como

Deja un comentario