Norte en Línea - Luz azul: 8 horas de exposición equivalen a 20 minutos frente al sol sin protección

Luz azul: 8 horas de exposición equivalen a 20 minutos frente al sol sin protección

Luz azul: 8 horas de exposición equivalen a 20 minutos frente al sol sin protección
06 Ago
2020

Frente al contexto que estamos atravesando, donde la mayor parte de la comunicación que efectuamos es a través de dispositivos electrónicos como celulares, computadoras, tablets y televisores, el contacto con los mismos es prácticamente desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir.

Pero, ¿cuáles son los efectos que provocan en nuestra piel? ¿Conocés la luz azul que emiten y las consecuencias nocivas que generan en nuestra barrera cutánea?

Actualmente, vivimos una situación que nos lleva a estar conectados durante todo el día. A raíz de esto, es casi imposible calcular cuántas horas totales pasamos expuestos a las pantallas, pero la realidad es que el consumo de dispositivos electrónicos ha aumentado considerablemente en los últimos meses. Celulares, televisores, tablets y computadoras son protagonistas de nuestra normalidad pero poco se habla de los daños que provoca la luz azul emitida por este tipo de aparatos, que generan efectos nocivos no sólo en la vista, sino también en la piel. Estos rayos penetran en la tez con profundidad y sus consecuencias son múltiples: los efectos ocasionados van desde una piel hiperpigmentada con pérdida de elasticidad y debilitamiento de la barrera epidérmica, a signos de envejecimiento prematuro.

Existe una alta concientización acerca de los efectos que el sol provoca en la piel y el protector solar es moneda corriente como barrera protectora ante los rayos UVB/UVA, pero, ¿qué pasa con los rayos que provienen de la luz azul?

La luz azul es parte de la “luz visible”, que el ojo humano es capaz de percibir dentro de un espectro electromagnético. La emiten tanto fuentes naturales como el sol, y artificiales, como los dispositivos electrónicos. Sin embargo, no todos los rayos de luz azul son perjudiciales para nuestra salud. La luz azul-morada o azul-violeta es la que está asociada a la fatiga, estrés visual, degeneración ocular y daño cutáneo, aquella que suele estar presente en las luces led (en computadoras, tablets, celulares y otros). “Esta luz azul tiene la capacidad de penetrar profundamente en la piel, llegando a la dermis, donde se encuentran el colágeno y la elastina, responsables de mantener la firmeza de la barrera cutánea y la tensión, cuya pérdida se manifiesta con signos de fotoenvejecimiento”, asegura Verónica Muchnik, Dermatóloga Oficial de Naura.

En estos tiempos, las pantallas de los distintos dispositivos son utilizadas con mayor frecuencia, no sólo como fuentes de información sino también para el trabajo remoto, para entretenimiento mediante contenidos por streaming o redes sociales, para fines educativos o bien para establecer contacto con otras personas mediante videollamadas o teleconferencias. Y no somos ajenos a lo que esto provoca en nuestra piel: a medida que se intensifica la exposición, aumentan gradualmente los daños, tales como pigmentaciones o manchas en la piel y envejecimiento digital prematuro.

“En estos tiempos, en los que estamos más en casa, y la cantidad de horas que pasamos expuestos a las pantallas ha aumentado, es importante que no dejemos de atender a las necesidades y cuidados de nuestra piel. Si bien la principal fuente de exposición y daños es el sol, también recibimos una dosis significativa de nuestras pantallas, dispositivos e iluminación interior, que generan luz azul. Está comprobado que en un día de trabajo común con 8 horas de exposición frente a la computadora pueden ser equivalentes a 20 minutos en el sol del mediodía sin protección, y es muy importante ser conscientes de que el riesgo existe”, explica Muchnik.

No obstante, hay varias opciones de productos que ya incluyen tecnología adaptada a esta problemática y permiten proteger la piel de los daños ocasionados por los rayos azules.

“Los rayos que producen los dispositivos electrónicos contribuyen a la aparición de signos de fotoenvejecimiento, incluyendo la formación de arrugas, la flacidez de la piel, la hiperpigmentación, causado por una producción aumentada de melanina. Para revertir el envejecimiento digital, es esencial realizar rutinas de cuidado en casa, que protejan nuestra piel y funcionen como un escudo contra estos daños. Desde Natura, contamos con varias opciones de productos formulados para cumplir esta función. Dichos productos generan una especie de escudo y se convierten en aliados clave para el cuidado y tratamiento de la piel”, afirma Muchnik.

Varios productos de Natura cumplen con este innovador mecanismo, tales como: la nueva Base Cushion, la Base Sérum Nude Me, la Base Fluida HD, la Base Matte, la Base Radiance, la Base Mousse, la Base Matte Gold y la CC Cream Nude Me, todas de la línea Natura UNA. Asimismo, la línea Chronos para la piel del rostro, también posee productos adaptados a esta necesidad, tal como el Protector Aclarador FPS 50, en sus tonos claro medio y medio oscuro, que se adaptan a distintos tipos de piel y también presentan tecnología de filtros de amplio espectro.

La luz azul y los daños que produce son un hecho, pero también la posibilidad de combatirlos y empezar a cuidarnos.

Etiquetado como

Deja un comentario