Los argentinos y la costumbre de verse “siempre bien”

Los argentinos y la costumbre de verse “siempre bien”
04 Jun
2019

Técnicas innovadoras para modelar y “marcar” el cuerpo.

Según estudios de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS), Argentina es el segundo país de Sudamérica (más de 275.00 cirugías estéticas realizadas en 2018) y ocupa la posición 16° entre los países donde más se entra al quirófano para verse mejor.


El aumento en el número de cirugías se debe, en parte, por la llegada de pacientes de otros países que encuentran los precios especialmente accesibles.


Si bien la mayoría de los pacientes son mujeres, hay cada vez más hombres que encaran el bisturí por motivos estéticos.


Liposucción o Lipoescultura?

Existe una confusión a la hora de analizar las diferencias entre liposucción y lipoescultura.

La liposucción es la cirugía más solicitada por las mujeres, después de la rinoplastia y el aumento mamario; en cambio, es la primera elección en los hombres, seguidas de la ginecomastia, la remodelación de nariz y el microimplante capilar.

Esto se debe a su alta efectividad para mejorar la silueta del cuerpo con cicatrices mínimas.

Los resultados pueden ser permanentes, siempre y cuando el paciente mantenga una dieta adecuada y practique ejercicios periódicamente.


El Dr. Armando Donati, especialista en cirugía plástica, estética y reparadora, con más de 20 años de experiencia implementando las últimas técnicas de cirugía plástica y estética a nivel mundial, explica en qué casos se puede aplicar esta técnica quirúrgica.


“En la lipoescultura se debe tener en cuenta tres aspectos: un paciente con sobrepeso; un paciente que puede tener un peso ideal pero con tejido adiposo en áreas localizadas, y cuando el paciente quiere conseguir unos abdominales bien definidos y fuertes, también conocido como Six Pack.


Obviamente van a tener características y objetivos distintos, y las metas van a ser diferentes según sea un caso o el otro.


Si es un paciente con sobrepeso o está obeso y tiene exceso de grasa que le dificulta su vida diaria, entonces se le puede hacer una lipoescultura higiénica, es decir, una cirugía que le otorga una mejor calidad de vida y un mejor pasar en su día a día.


Se trabaja sobre zonas determinadas, ya sea de la cintura ó el abdomen para que el paciente no se sienta incómodo con el exceso de peso, además de la deformidad que le pueda generar ese exceso de peso”.


La mayoría de las personas tienen una idea errónea acerca de este procedimiento en cuanto a la pérdida de peso.

Al respecto, el cirujano remarca que no es una operación para adelgazar, y que sólo reduce depósitos de grasa localizados.


Está indicada en pacientes que tienen adiposidad localizada, como el área de la cintura, la parte inferior del abdomen, los muslos, glúteos, rodillas, caderas, pantorrillas o la parte interna de los brazos.


“Cuando una persona presenta grasa en todas las zonas de su cuerpo debido al sobrepeso; esto impide realizar grandes procedimientos porque la pérdida de sangre sería mayor como también el riesgo de las complicaciones por hemorragias”.


La liposucción se realiza con un nivel de seguridad estándar. Para alcanzar el éxito y el bienestar se requiere de pacientes cuidadosamente evaluados para este tipo de procedimientos, un quirófano adecuadamente equipado y un profesional correctamente entrenado para estas intervenciones.


El paciente debe evaluar y planificar junto al cirujano el alcance real que le puede ofrecer la cirugía.

Lipoescultura de alta definición (o lipomarcación)

Hoy en día existe la posibilidad de modelar el cuerpo realizando la marcación de los músculos abdominales de una forma más natural y duradera.

“La lipoescultura tridimensional o HFD permite eliminar aquellos depósitos de grasa localizados en zonas específicas del abdomen para poder resaltar los límites de las aponeurosis, es decir, los límites musculares ya sea los músculos rectos del abdomen, o los músculos oblicuos del abdomen”, comenta Donati.

Este procedimiento quirúrgico se puede realizar tanto en hombres como en mujeres que quieran mejorar la zona abdominal, aquellos que tienen poca grasa en su abdomen que no puedan eliminarla con ejercicios ni otros métodos o para quienes quieran marcar su abdomen sin ejercicio.

“Es muy importante que los pacientes cumplan los requisitos adecuados para someterse a esta intervención como por ejemplo, no tener obesidad”, comenta el cirujano.

Y agrega: “trabajamos sobre las capas PROFUNDAS, que NO son las que habitualmente se modifican con los cambios de peso. De esta forma se consigue dar un aspecto atlético al cuerpo resaltando las formas de los músculos abdominales”.

La gran ventaja de la lipomarcación es que aumenta la autoestima del paciente, además de eliminar la grasa localizada y dejar el abdomen con un aspecto más firme, suave y bien definido.

“Los resultados satisfactorios se empiezan a ver a partir del mes en adelante y luego de transcurridos 6 meses se puede apreciar el resultado final, con una la tasa de satisfacción de los pacientes arriba del 90%”, finaliza Donati.

En resumen, la lipoescultura se vale de la liposucción para cumplir con sus objetivos de moldear el cuerpo, sabiendo que la grasa eliminada no vuelve, es muy importante aprovechar en mejorar la alimentación y la actividad física para mantener un excelente resultado.

Acerca del Dr. Armando Donati:
Médico egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador de Buenos Aires.
Se graduó con honores como cirujano general del Policlínico Bancario de Buenos Aires asociado a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA)
Se formó como cirujano oncólogo en el Instituto Ángel H. Roffo, asociado a la Universidad de Buenos Aires (UBA) haciendo simultáneamente la residencia post-básica (2º nivel) y la carrera de especialista en oncología quirúrgica en la Facultad de Medicina de la UBA, finalizando con honores ambas.
Completó su formación en cirugía plástica, estética y reparadora en el Hospital de Clínicas “José de San Martín”, realizando su residencia post-básica (2º nivel) y simultáneamente, la carrera de especialista en cirugía plástica, estética y reparadora en la UBA, finalizando ambas con honores.

Etiquetado como

Deja un comentario