Norte en Línea - La Asociación de Clínicas y Sanatorios cortó unilateralmente su relación con las principales empresas de salud y dejó sin tratamiento a 200.000 asociados
Imprimir esta página

La Asociación de Clínicas y Sanatorios cortó unilateralmente su relación con las principales empresas de salud y dejó sin tratamiento a 200.000 asociados

La Asociación de Clínicas y Sanatorios cortó unilateralmente su relación con las principales empresas de salud y dejó sin tratamiento a 200.000 asociados
29 Jun
2022

Por una decisión que se comunicó con apenas 15 días de anticipación, la Asociación de Clínicas y Sanatorios dejó sin servicio médico desde el 14 de junio a más de 200.000 afiliados de distintas empresas de medicina privada.

El conflicto se originó cuando la institución quiso imponer nuevos precios a las empresas, los cuales excedían lo razonable y posible en el sistema de salud actual.


Desde la Cámara Tucumana de Entidades de Salud (CATES), que representa a las empresas líderes del sector como Boreal Salud, Red de Seguro Médico, Jerarquico Salud, entre otras, sostienen que no existe deuda, justificación ni motivo alguno para mantener esta posición inflexible y que los nuevos valores son “irracionales”.


Mario Koltan, en su carácter de Presidente de CATES, comentó que “desde una posición monopólica por parte de la Asociación, nos han impuesto que aceptemos su nueva propuesta de precios o los beneficiarios se quedarán sin servicio. Es una situación muy grave. Como empresas socialmente responsables que somos, no estamos dispuestos a abandonar a nuestros asociados. Tanto las urgencias como las consultas programadas seguirán siendo atendidas. Sin embargo, somos conscientes que está situación no puede mantenerse a largo plazo y llamamos a la reflexión para poder solucionar este conflicto lo antes posible”.


La propuesta de la Asociación de Clínicas y Sanatorios tiene un incremento del 60/70% en los precios. CATES hizo una contrapropuesta sobre la base de precios que ellos pactaron con la obra social de la provincia que fue rechazada. Según Koltan, “respondieron que ellos “sobreviven” con los subsidios pero con las prepagas quieren “ganar” dinero. Esto no funciona así en salud porque en el medio está la vida de las personas”.


Se calcula que hoy son 200.000 beneficiarios que no pueden acceder a cirugías programadas, turnos pendientes, tratamientos prolongados, estudios de rutina y medicación, entre otras prestaciones. "Estamos ofreciendo alternativas en otras clínicas y reintegros, pero sería ideal que la negociación pueda llegar a buen puerto y los asociados puedan tener las prestaciones que originalmente eligieron" finaliza Koltan.

Etiquetado como