Norte en Línea - El cuidado de nuestra piel después de los 40 años
Imprimir esta página

El cuidado de nuestra piel después de los 40 años

El cuidado de nuestra piel después de los 40 años
05 Ene
2022

Los cuidados de la piel varían con la edad y son diferentes en función del estilo de vida que llevamos, la genética y los cuidados previos que hayamos hecho a lo largo del tiempo. A partir de los 40 años, es necesario modificar la rutina facial de los 30 y comenzar a optar por productos que se adapten, nutran y protejan mejor la piel.

La rutina es el punto más importante y el que no se puede negociar, sí o sí hay que realizarla 2 veces por día: a la mañana y a la noche.


Para lucir una piel radiante e iluminada a los 40 siempre y cuando cuentes con una rutina de cuidado facial que se adapte a tu tipo de piel. Es decir, al llegar a esta edad tu piel necesitará nuevos ingredientes para atenuar mejor las arrugas y recuperar elasticidad.


Para lograrlo, buscaremos estimular la producción natural de colágeno y elastina, que son las encargadas de mantener la piel lisa y tersa. También es importante contar con una rutina facial especial, sino también con una alimentación saludable y equilibrada y mucha, pero que mucha, hidratación y vitamina C y A.


¿Influye la edad para considerar una piel como “piel madura”? Sí y no. Si la piel se ha cuidado a lo largo de los años, es más que probable llegar a los 40 luciendo una piel de 30 o 35 años. Pero ¿cómo saber que la piel necesita cambiar de fase y una nueva rutina de cuidado facial?


Algunos signos de envejecimiento celular para tener en cuenta:
La piel se nota fina y apagada.
Aparición de manchas solares o manchas rojas en la piel.
Pérdida progresiva de la elasticidad y tono.
Se empiezan a atenuar ciertas arrugas o líneas de expresión.
Mejor rutina facial para la piel después de los 40

Recordemos que, a partir de los 25 años, la limpieza e hidratación facial cobra especial relevancia. Recomendamos la siguiente

1. Limpieza facial de mañana y noche
Limpiar la piel a diario, tanto por la noche como por la mañana para eliminar todos los residuos de los tratamientos que aplicamos por la noche como las toxinas, el sudor, restos de maquillaje y la contaminación. Al terminar con la limpieza facial es necesario utilizar un tónico facial, sobre todo si tienes la piel muy sensible y con tendencia a las rojeces.

2. Exfoliación y sérums
Es necesario que exfolies tu piel al menos 1 vez por semana para una limpieza más profunda y reparadora. A partir de los 40 la piel pierde luminosidad, por lo que una buena exfoliación te ayudará a mantener los poros limpios y más cerrados.
Los sérums faciales son más que recomendables, casi una obligación al llegar a esta edad. Esto se debe a que los sueros tienen una mayor concentración de activos que ayudan a cuidar las pieles maduras haciendo que absorban mejor todos los nutrientes de las cremas antiarrugas.

3. Protección solar diaria
Siempre, los 365 días al año, aunque no tomemos sol. La piel se enfrenta a diario a toda la polución del medio ambiente. Si queremos evitar las temidas manchas solares, que también envejecen la piel, utiliza un filtro solar con SFP 50, incluso aunque la crema antiarrugas que utilizamos contenga factor de protección.

4. Masaje facial
El momento ideal para incluir los masajes faciales es a partir de los 30. A los 40 es casi una obligación. Una opción mindfulness es utilizar la Guasha y/o combinarlo con ejercicios faciales como pronunciar las vocales en voz alta, inflar las mejillas o parpadear rápido.

5. Crema antiarrugas con retinol (noche)
En función del tipo de piel, se elige la crema antiarrugas que se adecue a sus necesidades y, sobre todo, que contenga RETINOL. El retinol es clave para los cuidados de la piel a partir de los 35-40 años. Así que optar por una crema que, sí o sí, cuente con este producto entre sus ingredientes.

6. Consumir abundante agua
La piel necesita hidratarse a diario, ya que se deshidratará más rápido debido al envejecimiento celular.
Es un buen momento para combinar tratamientos estéticos con nuestra rutina facial. Puedes optar por técnicas que estimulen la producción de colágeno y elastina.
Para las bolsas y ojeras, las infiltraciones de ácido hialurónico o colágeno te ayudarán mucho a aclarar las zonas más oscuras y apagadas del rostro.

Dra. Johanna Furlan – médica cirujana - MN 122.975 @drajohannafurlangraf

Etiquetado como