Norte en Línea - Cultivar, nutrir y preservar: la alimentación basada en vegetales como solución a grandes problemas del mundo

Cultivar, nutrir y preservar: la alimentación basada en vegetales como solución a grandes problemas del mundo

Cultivar, nutrir y preservar: la alimentación basada en vegetales como solución a grandes problemas del mundo
08 Oct
2020

Comer carne no es sustentable. Una alimentación más consciente de la población puede ayudar a disminuir el impacto del cambio climático, a mejorar la economía mundial y a paliar el hambre en el mundo.

El 16 de octubre es el Día Mundial de la Alimentación, una fecha particularmente especial para reflexionar sobre cómo nos nutrimos, pero también para pensar acerca de cómo producimos esos alimentos, qué consecuencias puede traer para el planeta la industria que los produce, cuál es el vínculo que estamos teniendo con los animales y de qué manera podemos contribuir a disminuir el hambre en el mundo.


Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), más de 2.000 millones de personas no tienen acceso regular a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes, y la demanda aumentará dado que se espera que la población mundial alcance casi 10.000 millones en 2050. El impacto de la malnutrición en todas sus formas -desnutrición, carencia de micronutrientes, así como sobrepeso y obesidad- en la economía mundial se estima en 3,5 billones de dólares al año. Hoy solo nueve especies de plantas representan el 66 % de la producción agrícola total, a pesar del hecho de que existen al menos 30.000 plantas comestibles. Necesitamos cultivar una variedad de alimentos para nutrir a las personas y preservar el planeta.


En este sentido, algunas personas decidieron optar por una alimentación basada en plantas, debido a la desigualdad alimentaria y al deseo de ayudar a alimentar a las personas en lugares menos privilegiados del mundo.

Más del 80% de la tierra de cultivo es utilizada para industria ganadera, pero produce únicamente el 18% de las calorías que consumimos. En total, un tercio de la cosecha mundial de cereales y el 70% de la cosecha mundial de soja se usa para alimentar animales de granja. “Es imperioso comprender el gran desperdicio de recursos que implica la producción industrial de lo que consideramos alimentos de origen animal. Existe suficiente alimento para criar a estos animales, y aún así, el derecho al acceso a alimentos saludables no está garantizado a toda la población humana.”, explica Jacqueline Guzmán, gerenta de la campaña #QuitemosLasPandemiasDelMenú en Argentina, impulsada por Million Dollar Vegan, una organización internacional sin fines de lucro que busca presentar los beneficios de una alimentación a base de plantas para la salud, el medio ambiente, la sustentabilidad y los animales. Y agrega: "Entonces, cuando hablamos de la producción de carne y somos conscientes del desperdicio de recursos que esta producción industrial genera, también estamos pensando en la desigualdad de la distribución de los alimentos como una cuestión colectiva y no solamente de consumo individual. También podemos hablar de quienes trabajan y viven cerca de estas instalaciones, quienes sufren consecuencias gravísimas en su salud, además de trabajar en condiciones de precarización laboral."


Con una alimentación basada en vegetales, colaboramos en la erradicación de la cría de animales, una actividad nociva que contribuye al cambio climático, impulsando la deforestación y la pérdida de especies, además de desperdiciar tierra, energía, agua y contaminar el aire, las vías fluviales y la tierra.


Alimentación a base de vegetales para cuidar el medioambiente
Nuestro consumo de productos de origen animal nos está conduciendo a la devastación global. En los últimos años, vivenciamos destrucción de los bosques, la contaminación de la tierra y de las vías fluviales, y la extinción de innumerables especies; y fuimos testigos de tormentas nunca antes vistas, incendios forestales, escasez de agua, olas de calor, aumentos del nivel del mar, derretimiento de capas de hielo e inundaciones devastadoras.

Según un reciente informe de FAO, el sector de la ganadería produce alrededor de 70 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) por año (un 18% más que el sector del transporte). La producción agrícola es señalada como una de las principales razones del calentamiento global, la contaminación del agua y la degradación de las tierras.


Actualmente, la situación es grave. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) advirtió que se deben hacer cambios urgentes y profundos en la forma en que vivimos si queremos mantener el aumento de la temperatura global en no más de 1.5 grados por encima de los niveles preindustriales. Superar este nivel empeorará significativamente los riesgos de sequía, inundaciones, calor extremo y pobreza para cientos de millones de personas.


La mayoría de nosotros, quienes tenemos abundante agua fresca con solo abrir la canilla rara vez pensamos en la escasez de agua en el resto del mundo. Sin embargo, hay 844 millones de personas sin acceso a agua potable y 300.000 niños mueren cada año a causa de diarrea, vinculada al agua sucia y a la higiene deficiente. Se espera que la situación empeore a medida que los efectos del cambio climático golpeen sus hogares y, como suele ocurrir, es probable que los más pobres del mundo sufran más.


A nivel mundial, la agricultura utiliza el 70% de toda el agua disponible, pero es la cría de animales lo que demanda la mayor parte. Esto se debe a que se necesitan 15.000 litros de agua para generar un kilo de carne, pero solo 1.500 litros de agua para generar un kilo de granos. Es decir, se necesita tres veces más agua para cultivar alimentos para una persona que come carne que para un vegano.


Una alimentación a base de vegetales es probablemente la manera más importante de reducir el impacto en el planeta, no solo por los gases de efecto invernadero sino también por la acidificación de los océanos, el empleo de la tierra y el uso del agua.


“A pesar de que dejar de consumir animales tiene amplios beneficios para nuestra salud, para el medioambiente e incluso previene futuras pandemias de origen zoonótico, es nuestro trato con las demás especies lo que la alimentación a base de vegetales desea poner en el centro de la cuestión. Dejando de lado a los animales de nuestra alimentación y de todas las prácticas que se basan en su explotación, es que podemos construir un mundo en el que vivamos más armoniosamente, respetando sus intereses -que al igual que los nuestros, tienen que ver con no sufrir y con tener experiencias de vida positivas- que al someterlos a nuestro dominio para alimentarnos, para entretenernos, para vestirnos y para experimentar sobre ellos, quedan completamente frustrados”, explica la vocera de Million Dollar Vegan.

Etiquetado como

Deja un comentario