Norte en Línea - Cómo actuar frente a un caso de atragantamiento

Cómo actuar frente a un caso de atragantamiento

Cómo actuar frente a un caso de atragantamiento
18 Dic
2019

Comenzó la cuenta regresiva para celebrar Navidad, Año Nuevo y diferentes encuentros a modo de cierre del 2019, donde la comida suele ser protagonista de grandes momentos pero también acarrea ciertos riesgos como la posibilidad de atragantamiento, especialmente en el caso de los niños y los adultos mayores.

“El atragantamiento se produce a partir de una obstrucción de la vía aérea y puede ser leve o grave”, describe el Dr Manuel Molina Pico, Director Médico de vittal. “En este último caso, lo principal es tratar de extraer el objeto para que la persona pueda respirar, siempre que éste sea visible ya que de lo contrario, una mala maniobra puede hacer que se introduzca todavía más”, agrega.


Además de los alimentos, hay objetos pequeños que pueden quedar atrapados en la garganta y obstruir las vías respiratorias, causando asfixia al impedir que el oxígeno llegue a los pulmones y al cerebro. “El mayor peligro ocurre cuando el cerebro permanece sin oxígeno durante más de cuatro minutos, porque puede ocasionarse daño cerebral e incluso la muerte”, comenta el Director Médico de vittal.


Los niños pequeños son los más vulnerables a estas situaciones, pudiendo asfixiarse con comidas u objetos pequeños, como partes de juguetes y monedas. Por eso es muy importante mantener estos elementos fuera de su alcance y supervisarlos mientras comen.


¿Cómo actuar frente a un atragantamiento? Si la persona puede hablar, hacer ruidos o tose ruidosamente se considera que la obstrucción es leve. En cambio, si la persona no puede respirar, ni hablar, ni hacer ruidos o realiza el signo típico del atragantamiento, agarrándose el cuello con una o ambas manos, se considera que la obstrucción es grave.


¿En qué consiste la Maniobra de Heimlich? “Es una acción rápida que puede salvarle la vida a una persona atragantada”, detalla el Dr Manuel Molina Pico, y describe:
• En primer lugar, hay que pararse detrás del paciente y rodearlo con los dos brazos.
• Luego, formar un puño con una mano, por la parte del pulgar y colocarlo por encima del ombligo y debajo de las costillas.
• Con la otra mano, agarrar el puño y realizar compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro. Las compresiones deberán repetirse hasta que le objeto salga expulsado y la persona pueda respirar, toser, hablar o deje de responder.
• Si el paciente pierde el conocimiento, se debe acostarlo y realizar reanimación cardiopulmonar. En paralelo, alguien tiene que llamar rápidamente al servicio de emergencias solicitando ayuda.
• Si la persona es una embarazada o alguien de gran contextura, se sugiere hacer compresiones torácicas en lugar de abdominales. El procedimiento consiste en rodearla por las axilas y colocar las manos en la mitad inferior del esternón, tirando hacia atrás.
• Si el paciente es menor de un año, es necesario colocarlo boca abajo en el antebrazo y sostenerle la cabeza. Se le deben dar 5 palmadas con la base de la otra mano, entre los omóplatos. Si el objeto no sale tras las 5 palmadas, hay que poner boca arriba al lactante y realizar 5 compresiones torácicas con los 2 dedos en la mitad inferior del esternón, repetir 5 palmadas y 5 compresiones hasta que el lactante respire, tosa o llore.
• En cualquiera de estas situaciones graves se debe llamar siempre al servicio de emergencia.

Etiquetado como

Deja un comentario