Norte en Línea - “430 millones de personas en todo el mundo requieren servicios de rehabilitación para su pérdida auditiva”

“430 millones de personas en todo el mundo requieren servicios de rehabilitación para su pérdida auditiva”

“430 millones de personas en todo el mundo requieren servicios de rehabilitación para su pérdida auditiva”
01 Mar
2023

Cada 3 de marzo se celebra el Día Mundial de la Audición con el propósito de concientizar a las personas sobre cómo prevenir la sordera y la pérdida de la audición, y promover la salud auditiva en todo el mundo. Por ello, desde MED-EL, compañía líder en soluciones auditivas implantables, brindan algunos consejos para animar a las personas a tomar las medidas necesarias para proteger su audición

El Día Mundial de la Audición se designó para fortalecer la necesidad global de abordar la problemática de la pérdida auditiva y otros temas relacionados. La reducción de la audición puede afectar la salud y el bienestar de las personas de muchas maneras y, por ejemplo, reducir la capacidad de comunicación o aumentar la sensación de aislamiento, soledad y retraimiento.


Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 5% de la población mundial (430 millones de personas) padece una pérdida de audición discapacitante (432 millones de adultos y 34 millones de niños). Se calcula que, en 2050 casi 2.500 millones de personas (1 de cada 4 personas) vivirán con algún grado de pérdida auditiva, de las cuales al menos 700 millones necesitarán servicios de rehabilitación. Asimismo, el Ministerio de Salud de la Nación sostiene que, en Argentina la discapacidad auditiva corresponde al 18% de las discapacidades, y se distribuye en: dificultad auditiva con un 86,6% y sordera con un 13,4%.


Por su parte, la OMS y como cada año, lanza una campaña para el Día Mundial de la Audición. Este 2023, tendrá el lema: “¡Cuidado del oído y de la audición para todos!, hagámoslo realidad”, para destacar la importancia de integrar el cuidado del oído y la audición en la atención primaria, como un componente esencial de la cobertura universal de salud.


“Según un informe de MED-EL, muchos casos de pérdida auditiva se pueden prevenir con medidas efectivas y disponibles, dado que más de 1.000 millones de jóvenes a nivel mundial corren riesgo de sufrir una pérdida auditiva evitable y alrededor de 200 millones padecen infecciones crónicas del oído que son prevenibles o tratables”, desarrolla el Dr. Daniel Orfila, referente de Otología e Implante Coclear. Y agrega que: “La pérdida de audición puede deberse a causas genéticas, complicaciones en el parto, algunas enfermedades infecciosas, el empleo de determinados fármacos, infecciones crónicas del oído, la exposición al ruido excesivo y el envejecimiento”.



¿Por qué es importante la detección temprana de la hipoacusia?
La detección temprana de la hipoacusia, es esencial para no comprometer el desarrollo comunicativo y emocional, ya que, la audición es fundamental para tener experiencias interactivas que estimulan el desarrollo del lenguaje, cognitivo y social. El estudio más comúnmente realizado para evaluar la capacidad auditiva, es la audiometría. Sin embargo, no es el único examen que utilizan los profesionales para evaluar la audición.


Según la OMS, los problemas del oído y la audición se encuentran dentro de las preocupaciones más comunes enfrentados en la comunidad, ya que más del 60% de éstos pueden ser identificados y abordados en el nivel de atención primaria a causa de la otitis y complicaciones congénitas que pueden prevenirse con medidas de salud pública. La integración del cuidado del oído y la audición en los servicios de atención primaria es posible a través de la capacitación y el desarrollo de capacidades a este nivel.


“En nuestro país, contamos con la Ley de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia, que señala que todo niño recién nacido tiene derecho a recibir un estudio temprano sobre su capacidad auditiva y luego se le brinde tratamiento en forma oportuna si fuera necesario, ya que las doce primeras semanas de vida extrauterina son especialmente importantes para el desarrollo de las vías auditivas”, explica el profesional.


Existen diferentes tipos y grados de pérdida auditiva. Dependiendo de la región del oído afectada, generalmente se pueden distinguir distintos tipos principales de pérdida auditiva. Según el grado o severidad, se le recomendará al paciente la solución adecuada que puede ir desde un audífono hasta un sistema de conducción ósea o un implante coclear, para los casos más graves. “Según un estudio realizado por la compañía de soluciones auditivas implantables MED-EL, actualmente 430 millones de personas en todo el mundo requieren servicios de rehabilitación para su pérdida auditiva”, desarrolla el Dr. Orfila.


¿Cómo prevenir problemas auditivos?
Desde MED-EL, compañía líder en soluciones auditivas implantables, brindan una serie consejos útiles sobre comportamientos diarios que pueden prevenir problemas auditivos:
• Vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis;
• Realizarse chequeos de rutina y seguir prácticas correctas de atención otológica;
• Reducir la exposición a ruidos fuertes, tanto en el trabajo como en las actividades recreativas;
• Realizar pruebas de detección de la otitis media a los niños;
• Evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico;
• Realizar controles periódicos a los bebés, a fin de someterlos a una evaluación y diagnóstico temprano;
• En relación con las mujeres embarazadas, realizar controles periódicos con el obstetra para evitar infecciones que puedan afectar los oídos del bebé;
• Cuando nace el niño, se debe velar para que al bebé se la hagan los estudios de chequeo universal de audición (Ley 25.415 screening auditivo universal neonatal);


“En el caso de los adultos, la actitud que adopta la gran mayoría de las personas cuando no escucha es pedirle al interlocutor que repita lo dicho, en tanto otros se disculpan por no haber escuchado y sólo unos pocos simplemente sonríen y asienten. Cuando se trata de comunicación mediada, la costumbre más frecuente es subir el volumen de los dispositivos, como la TV o la radio”, finaliza el especialista.

Etiquetado como

Deja un comentario