El Gran Coreógrafo

El pastor oía una hermana que se lamentaba de estar completamente perdida en su vida. "Yo nunca sé lo que hacer y ni adonde ir. Todo lo que hago es equivocado y siento que los lugares que frecuento no son adecuados para mí, que soy una cristiana".

Giovani, conversando con su enamorada, dijo: Sueño en ser grande en todo. Deseo acumular muchos bienes, ser famoso, destacarme entre otros." La enamorada, mucho más determinada a ser una fiel cristiana, sugerió: "Solo hay una manera de que puedas realizar tu sueño y ser feliz: colocando tu vida debajo de la voluntad de Dios."

Un hombre, después de un día de mucha angustia - había perdido el empleo por la mañana y un ser querido por la tarde, sintió dificultades para dormir por la noche.

Pedro estaba rezando: "Señor, ninguno de mis sueños ha sido realizado. Al contrario, veo que están muy lejos de mí. Siento que están en las nubes". Le pareció oír claramente:

Breve reflexión

Existe una gran tentación de declararnos insatisfechos con lo que hacemos y de afligirnos por ello, aún cuando necesariamente debemos estar haciéndolo.

"Estoy cansado de escuchar, en casa, que soy un completo fracaso. Todos dicen que insisto en mis propósitos de victoria y soy un perdedor profesional. "El sacerdote, un hombre viejo y sabio, dijo al hermano de semblante caído:" Los ganadores nunca desisten y el que desiste nunca gana "

Agotada la primer edición, y ya en venta la segunda, el libro “ASADO DE TIRA, CLASICO ARGENTO Y LEGADO CAMPANENSE” fue “Declarado de Interés Legislativo” por el Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Campana, según resolución N°1985/18.

"El éxito no depende de lo que sucede en la Casa Blanca, sino de lo que sucede en su casa". (Barbara Bush)

Todos sabemos que pensar en nuestros alimentos favoritos nos puede poner de buen humor mientras anticipamos el momento de sentarnos la mesa. ¿Sabías que hay algunos alimentos reconfortantes que nos transmiten felicidad, según la ciencia? Aquí tienes los 7 alimentos más sabrosos que siempre pondrán una sonrisa en tu cara.

Muchas veces pasamos nuestros días construyendo castillos de ilusiones que luego se deshacen. Si construimos castillos de verdad, enseñando lo mismo a nuestros hijos, entonces estaremos firmes como la roca y seguros de que nuestros castillos permanecerán... para siempre.