¿Sientes que estás criando a un niño o a una niña en lugar de tener una relación sentimental con un adulto? ¿Él o ella tiene actitudes infantiles de manera recurrente y evade así los compromisos de la vida cotidiana? Puede que tu pareja padezca el llamado “Síndrome de Peter Pan”, un conjunto de rasgos que implica, entre otros el miedo a crecer y a asumir responsabilidades.

Sabemos que llegó el fin de la Temporada 7 de Games of Thrones, pero queremos compartir lo que Match.com descubrió sobre los seguidores de esta serie. Tal vez te interesen las siguientes estadísticas.

¿Cansado de ser quien mueve las fichas en la pareja? Si tu compañero siempre espera a que acciones y eso te resulta frustrante, no dejes de hacerte estas preguntas.

Puede que hace tiempo convivas con un manipulador experto y por esa misma razón recién estés cayendo en la cuenta. Que te hayas dado cuenta es una excelente señal, el primer paso para dejar de ser víctima y convertirte en protagonista de tu propia historia sentimental.

Dado que las primeras impresiones suelen ser las que perduran, cuando alguien importante viene de visita por primera vez a tu casa, tienes que aprovechar la ocasión: haz que esa persona especial vea lo mejor de ti a través de tu hogar.

Aunque no se hable abiertamente de ello, es bastante habitual que personas con una activa vida sexual se vean, de pronto, sumidas en el desinterés en esta área.

¿Tienes gran personalidad y estás sin pareja? Prepárate, te queda poco tiempo de soltería.

En tiempos de amores líquidos, muchas personas aseguran estar buscando un compañero sentimental. Y luego, a la hora de dar un paso para afianzar esa relación incipiente, se escabullen, sembrando confusión a su alrededor. ¿Es posible formar una pareja sin tomar compromisos? Lo es, claro, pero durará un suspiro o generará mucho dolor.

¿Existe la amistad entre el hombre y la mujer? Una de las preguntas que siempre nos formulamos y para la que cada quien tiene su respuesta. Muchas veces, una amistad conduce a un gran amor. O no…

En los tiempos que corren, muchos de nosotros tenemos cierto grado de dependencia de las redes sociales. Aprender a convivir de manera sana y productiva con las nuevas tecnologías es el desafío para mantener la sanidad de nuestras relaciones.