A veces, cocinar es un problema de tiempo. Y la comida rápida no es ni la más saludable como la casera ni tan rica como los platos gourmet. Tener un chef en casa es una de las posibilidades para comer rico y sano.

Quizá no lo sepa, pero seguramente usted ha comido alimentos de quinta gama durante el último año. ¿Dónde? En un bar, un hotel boutique, el restaurante de una institución, durante un viaje en barco a Uruguay.

La empresa se ocupa de toda la cadena de procesos para brindar el mejor servicio a los empleados.

Comienza a surgir en el mundo gourmet un nuevo concepto para clasificar a los alimentos, se trata del que es nombrado por la palabra Gama. Esta categorización tiene cinco niveles (del 1 al 5) y se estipula de acuerdo al tratamiento que han tenido los alimentos.

La explosión de este tipo de servicio se debe a varios motivos pero, principalmente, a las exigencias del consumidor actual. Estamos inmersos en una era donde el consumismo, la hiperconectividad y el espíritu nómade son una tendencia que crece día a día. Y estas preferencias también se reflejan en nuestros hábitos de consumo, sobre todo entre un público joven, de estudiantes y profesionales, que va de los 20 a los 45 años.

Los alimentos de Quinta Gama han ido creciendo de una manera sostenida en los distintos mercados mundiales en los que se han instalado. Basta mencionar que en Europa, pese a la crisis, se consumen anualmente entre 10 y 11 kilos por persona, según el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del sector agroalimentario.

Una propuesta ideal para empresas, industrias e instituciones de todo tipo y tamaño, incluso aquellas con necesidades específicas, como organizaciones educativas o de salud.

Los productos IV y V gama forman parte de un mercado relativamente nueva que crece rápidamente se perfila como una de las áreas más prometedoras en el rubro.

La opción más elegida es la de la carne, la preferida del 27% de los empleados mientras que las ensaladas aparecen en segundo lugar con el 26%.

La opción más elegida es la de la carne, preferida del 27% de los empleados mientras que las ensaladas aparecen en segundo lugar con el 26%. El pollo ocupa el tercer lugar con el 18,76% y las pastas el cuarto.