Norte en Línea - La construcción de la imagen teatral

La construcción de la imagen teatral

Comprábamos, vendíamos, tomábamos.

El teatro es imagen en acción, en movimiento.
Paradójica imagen que resulta atrayente, es la de Lobería.
Recursos tecnológicos en escena y un espacio en mayor parte vacío, despojado, en tanto los cuerpos cuentan (quizás) más que los propios objetos.

Un video nos sumerge en la propuesta: estética que Pablo Cernadas logra desde la dirección y traslada a los distintos lenguajes escénicos. El teatro Del Borde resulta la cuna perfecta de Lobería, para terminar de crear un clima, para acudir a la expectativa del observador.

Una mujer rompe la escena, con su voz atrapante. Cuando la voz es cuerpo, transforma, convoca. Tamara Mesri, encarnando a Soledad, cuenta de manera cautivante y a través de una serie de acciones, parte de la historia de la que seremos testigos. La actriz enfrenta entonces el desafío de sostener un monólogo durante tiempo considerable, de generar cambios en la línea de acción, de transitar diversos estados.



¿Cómo se mata a un hombre?

La dinámica de escenas ideada por Cernadas consta de transiciones que hacen que el espectador permanezca atento. Transiciones por momentos más complejas, en tanto a veces suman cambio de luces o refuerzo desde lo musical.

Las actuaciones de Elvira del Pilar y de Micaela Moyano resaltan en tanto gozan de precisión y reflejan el trabajo arduo de un actor durante el proceso de construcción de un espectáculo. Es maravilloso poder hacer llegar al público la complejidad del armado de un personaje cuando, además de enriquecerse por la profundidad en el trabajo físico, aporta a la “historia” que se quiere contar.

Pablo Cernadas y Fernando Iglesias encarnan los roles más controvertidos, si se quiere, para la historia de Lobería. Iglesias, en el rol de Pastor, introduce la idea de un sueño premonitorio y termina siendo víctima de sus propias acciones. Por otro lado, y para aportar a la estética que persigue, Cernadas incorpora un complejo paralelismo "shakespeariano" y un tinte surrealista a las situaciones jugadas en escena. Complejo desafío el de transitar y construir roles por demás estigmatizados en esta sociedad: construirlos para caer, adrede, en el estereotipo y en el mejor de los casos, re-versionarlo desde la acción.



Vas a ser lo que siempre fuiste. No hay vuelta, uno es lo que es.

Los trabajos de iluminación y de vestuario se destacan por aportar a la idea de imagen en tanto la luz y el vestuario están en función del movimiento de los cuerpos en escena, del dibujo que la propia estética persigue, y que resulta tan atrapante para el espectador.

Lobería es una puesta desafiante, porque apela a los prejuicios que cada uno de nosotros tiene en relación a determinados roles pero también a determinadas situaciones, sucesos, estados. Por desafiar al espectador, pero también por los desafíos que se abren camino de ahora en más y con el correr de las funciones: el peligro del lugar común, de la caída en lo superficial o el desafío de la re-significación.


Por: Micaela Gaudino.




Ficha técnico artística
Libro: Pablo Cernadas
Actúan: Pablo Cernadas, Elvira Del Pilar, Fernando Iglesias, Tamara Mesri, Micaela Moyano
Movimiento: Carlota Berzal
Vestuario: Lara J. Cendoya Yussem
Objetos: Valeria Dalmon
Máscaras: Valeria Dalmon
Realización Gráfica: Federico Tarántola
Video: Federico Tarántola
Música original: Diego Chicou
Fotografía: Mariana Manuela Bellone
Asistencia de dirección: Elvira Del Pilar
Prensa: Octavia Gestión Cultural y Comunicación
Producción: Pablo Cernadas
Puesta en escena: Carlota Berzal
Dirección: Pablo Cernadas

Etiquetado como

Deja un comentario