Juan Grabois en Perspectivas desde Buenos Aires

Juan Grabois en Perspectivas desde Buenos Aires Crédito de Perspectivas desde Buenos Aires/CNN En Español
25 Sep
2018

“El fracaso, la insensibilidad, la aplicación de este ajuste y la soberbia del presidente lo que hace es que la etapa anterior parezca el paraíso”.

El líder de la CTEP y ex asesor del Vaticano, en un día en que Buenos Aires fue sitiada por diferentes marchas y actos que reunieron a distintos sindicatos y movimientos sociales en contra de la política económica del presidente Macri, fue entrevistado por Iván Perez Sarmenti en Perspectivas desde Buenos Aires.

Análisis de las protestas de hoy:
“Creo que el ejercicio del derecho a la protesta es muy importante para la democracia. Hubo un momento feo a la mañana, eran más o menos 30 mil personas que intentaban cruzar el puente Pueyrredón y hubo un impedimento para cruzar por parte de las fuerzas de seguridad en manos de Patricia Bullrich, que tiene cada vez un discurso más agresivo y menos democrático contra las organizaciones sociales y sindicales, pero finalmente había tanta gente que por suerte dejaron que la gente pueda pasar y la protesta se pudo realizar de manera pacífica, democrática, como corresponde.”


Sobre el paro general:
“Creo que no va a volar una mosca. Hay un rechazo muy grande en la sociedad al plan económico del gobierno de Macri y una necesidad de expresarse de la gente humilde, de la gente de trabajo y de los jubilados porque la situación argentina está muy, muy mal.”


Su visión de la sociedad desde los movimientos sociales:
“Hay un sector que venía mal de arrastre estructuralmente, excluido del mercado laboral, excluido de los beneficios de la civilización occidental si se quiere, que no tienen techo, tierra y trabajo que ahora está peor. Ahora tiene un problema vinculado a la alimentación. En los comedores y merenderos de las organizaciones sociales ya no damos abasto y la capacidad de reacción del gobierno es muy baja. Si no estuvieran los movimientos y las iglesias no habría redes de contención. Pero también hay un sector de los trabajadores asalariados y de la clase media baja que se están cayendo del primero y del segundo piso al subsuelo, a la planta baja. En los comedores ya se empieza a ver gente de otro sector social, con otra ropa, que se acerca tímidamente y pregunta: ¿acá se puede comer? Porque se está dando esa situación de deterioro social que además de ser… Cualquier gobierno debe querer el bien de su pueblo y poder garantizar los derechos elementales. Pero además es condición para la gobernabilidad en la Argentina. Si todo el mundo la está pasando tan mal no sé cómo va a hacer el presidente para convencer a los inversores de que crean en alguien que no le da respuesta a su propio pueblo.”


¿Hay riesgo de volver a 2001?
“Hay un default social, porque el default es la cesación de pagos de una deuda y hay una deuda social que no se está pagando. El presidente le habla a los mercados, y en particular a los mercados que tienen grupos económicos en Estados Unidos, que al pueblo de la Argentina, y no está pagando la deuda social. La deuda que contrajo con el Fondo y previamente todo este mecanismo de las LEBACs que son una verdadera estafa porque se han pagado tasas usurarias. La deuda que se contrae con el Fondo y el plan desde mi punto de vista es inviable. Ningún gobierno que quiera ganar las elecciones puede seguir con este plan que no tiene el más mínimo consenso.”


Sobre el peso de la herencia del gobierno anterior y la culpa de este gobierno:
“Desde luego hay temas estructurales que vienen del gobierno anterior y de antes. Que tengamos 30% de pobreza, aunque los números no sé cuánto van a dar porque la verdad que las próximas mediciones van a ser terroríficas, no es responsabilidad exclusiva de Mauricio Macri. Lo que ha pasado en los últimos seis meses desde luego tiene que ver con un manejo absolutamente irresponsable de la economía que puso a la Argentina en una situación de vulnerabilidad muy grande frente a las turbulencias internacionales. Tiene un responsable principal que es Mauricio Macri, que ya en Argentina es difícil creerle. Porque el prometió tres cosas en su campaña. La unidad de los argentinos y no ha hecho otra cosa más que ampliar la grieta; la lucha contra el narcotráfico y lo único que ha hecho es incautar marihuana y subir el precio de la cocaína y hacer que en todas las barriadas el paco destruya a los pibes. Y planteó pobreza cero, que se va incrementando. Hoy tenemos la tasa de desempleo más alta de los últimos diez o doce años. Eso es muy grave. A una persona que ha mentido de manera deliberada a su pueblo, es difícil que alguien le crea, aunque tenga buenos modales e intente hablar el mismo lenguaje que las personas de otros países. Quien no puede darle respuesta a su propio pueblo a mí me da mucha desconfianza.”


¿La gente le cree a Cristina Fernández de Kirchner?
“La profundización de la grieta, que es un poco el libreto del marketing político, crece explícitamente. El principal asesor del gobierno, Duran Barba: ellos trabajan en la polarización como una estrategia política. Han hecho que haya un polo de la sociedad, un núcleo muy duro que simpatiza con la ex presidenta; un núcleo duro, que cada vez se va desmigajando más, de 30/25% que simpatiza con el actual presidente y en el medio un sector que está mirando. De alguna manera el fracaso, la insensibilidad, la aplicación de este ajuste y la soberbia del presidente lo que hace es que la etapa anterior parezca el paraíso.”


Por qué acompañó a la ex presidenta cuando fue a declarar:
“Conozco bastante la situación de Brasil y me tocó verla de cerca. Hablé varias veces con Lula. Creo que en Brasil y en Argentina está sucediendo algo muy parecido. Hay una instrumentalización del poder judicial que junto a los grandes medios de la oligarquía, como el Grupo Clarin que ha hecho muchos negocios con el gobierno actual, y en Brasil la cadena O Globo, han generado una sustitución de la justicia y una instrumentalización de la misma para destruir rivales políticos. Una criminalización de la política. Y eso con independencia a reconocer que existen y existieron avisos de corrupción muy grandes en el sistema político latinoamericano que está totalmente teñido con la corrupción. Cristina sabia en la misma medida que Macri lo que hacían sus ministros y secretarios. Hace poco hubo un escándalo grande de corrupción en la provincia de Buenos Aires donde se utilizó los nombres de personas muy humildes para justificar aportes de campaña. A algunas de esas personas yo las conozco personalmente de hace muchos años. No invalida, en la misma medida, porque el problema que tenemos en América latina es estructural. Yo hice un posgrado en corrupción y la doctrina norteamericana respecto a eso decía que la corrupción era buena porque permitía las privatizaciones que se hagan más rápidas. En los 90 cuando fueron las privatizaciones se creó una cultura de la corrupción que tiene que ver con el político rico, que vive en un country y ostenta su riqueza en vez de ostentar su talento, su capacidad, su humildad. Y eso sumado a los problemas de financiamiento que tiene el sistema político argentino, hace tengamos estructuralmente un sistema corrupto y que hay que renovar. Eso y atribuirle responsabilidad jurídico penal para proscribir dirigentes políticos… Si se lo hicieran a Macri yo tendría la misma posición. La democracia es sin golpes militares y sin proscripciones. No se puede proscribir a alguien que ostenta el 30/35 por ciento de la población. No se puede proscribir a nadie. Pero cuando se busca destruir una fuerza política mayoritaria y además con una campaña tan fuerte, tan direccionada, un juez que tiene enemistad manifiesta contra la ex presidenta, yo creo que eso habla muy mal del país y creo que le hace daño al país. Si no hay seguridad jurídica para una ex presidenta, tampoco la va a haber para los inversores, no va a haber para las personas que practican el comercio, tampoco la va a haber para los trabajadores. Entonces ese es el sentido de mi acompañamiento a la ex presidenta.”


Sobre el Papa Francisco, si va a venir y cómo ve la Argentina:
“Yo soy ex consultor del Dicasterio de Desarrollo Humano Integral y todo lo que digo lo digo a título personal y como dirigente social argentino. Las preguntas que me hacés no te las puedo contestar. Él tiene que afrontar situaciones mucho más difíciles en el resto del mundo y destacar logros muy importantes como la apertura de la reconstrucción de las relaciones con China.”

Etiquetado como

Deja un comentario