Norte en Línea - Volando al Copa

Volando al Copa

Volando al Copa
02 Dic
2019

Virginia Katherine McMath había nacido en Missouri en 1911. No era rubia, sino pelirroja. Frederick Austerlitz, era de Nebraska y le llevaba 11 años. Se conocieron en el musical “Girl Crazy” el musical de George e Ira Gershwin.

Pero fue una pelicula de 1933 que los transformaría en míticos, opacando a la pareja protagonista: la mexicana Dolores del Río y el brasileño Raul Roulien. Katharine Hepburn dijo alguna vez que "ella da la sensualidad, él, la clase". "Volando a Río" puso en boca del mundo a tres figuras: Fred Astaire, Ginger Rogers y el "Copa", el hotel más famoso de Río de Janeiro, ubicado en la famosa playa de Copacabana. Con clientela glamorosa, rica y famosa que recorre sus pasillos desde su apertura en 1923.

Cuando el presidente Epitácio Pessoa le pidió al empresario Octavio Guinle que construyera un gran hotel en la playa de Copacabana para conmemorar la celebración del centenario de la independencia brasileña en 1922, Río era una ciudad muy diferente de la que es hoy. La playa estaba mayormente desierta y lejos de estar de moda. La gente rica vivía en las montañas, no junto al mar, y la idea de construir un hotel en Copacabana parecía muy extraña. Si bien el hotel se perdió por poco el centenario, atrajo una gran atención cuando se inauguró en agosto de 1923. Inspirado en el estilo mediterráneo de hoteles como el Carlton en Cannes, su arquitecto francés Joseph Gire había creado un hotel emblemático, uno que instantáneamente colocó a Copacabana en el mapa. En la década de 1930, el Golden Room del hotel era el lugar de espectáculos número uno de América Latina, con artistas como Josephine Baker, Ella Fitzgerald, Marlene Dietrich y Nat King Cole.

Belmond Copacabana Palace tiene 239 habitaciones, 146 de las cuales están en el edificio principal. Cada una única, con muebles de época y obras de arte originales. Rico en carácter arquitectónico y encanto, las habitaciones en el edificio principal cuentan con techos altos característicos, mientras que las ubicadas en el ala de la torre proporcionan una maravillosa sensación de espacio.


Vivir en el Copa
El sitio es más que Río. Es un destino en sí mismo; La sola mención de su nombre evoca instantáneamente imágenes de glamour y sofisticación. Un hito sudamericano. Ha sido durante mucho tiempo un refugio favorito para familias reales, presidentes, estrellas de cine, dioses del rock, modelos, atletas... Mientras se está afuera, en la playa de Copacabana, el ambiente vibrante puede ser abrumador, tan pronto como se cruzan las puertas del hotel, surge un oasis protegido. Aquí se siente que se está en Río en otro mundo atemporal.

Los restaurantes y bares se encuentran entre los mejores de la ciudad, y están llenos de locales con estilo y viajeros internacionales por igual. El restaurante Cipriani, que lleva el nombre del mejor hotel de Venecia, combina ingredientes brasileños e italianos en la innovadora cocina del norte de Italia. Tiene vista a la famosa piscina del hotel, mientras que la mesa del chef en el medio de la cocina del restaurante es una experiencia especial para hasta seis personas. Allí el chef crea platos de acuerdo a sus gustos.

MEE, uno de los primeros restaurantes de Sudamérica en recibir una estrella Michelin, es la prrimera experiencia gastronómica panasiática de Río. Con un menú creado por la estrella de la gastronomía china Ken Hom junto con el chef brasileño Kazuo Harada, los platos de Tailandia, Camboya, Malasia, Singapur, Corea, Vietnam y China llevan las papilas gustativas en un viaje por Asia.

En Pergula, los huéspedes pueden cenar en la terraza junto a la piscina o dentro del restaurante con vistas tanto a la pileta como a la playa de Copacabana. Enfocado en la cocina internacional, el restaurante ofrece opciones a la carta y buffet y es famoso por su buffet de cocina brasileña los sábados y su extenso brunch dominical.

Mientras tanto, el Piano Bar de Copacabana es donde se reúne la crema y nata de Río para mezclarse con las bebidas al ritmo del pianista . Cócteles y champán o bandejas de fruta fresca y las toallas heladas que el personal de la piscina trae mientras descansan junto a la hermosa piscina semiolímpica del Belmond Copacabana Palace.

Las camas son tan cómodas que la esposa de Keith Richards pidió comprar algunas después de quedarse en el hotel cuando los Rolling Stones estuvieron de gira por la ciudad. La gran riqueza está en las ventanas: no hay obra de arte mayor que correr las cortinas y dejar que la ciudad entre por ellas. El mármol brasileño blanco y rosa de los baños tan lujosos como un apartamento le dan una identidad barroca a la mirada transformadora que la última renovación dejó al hote.

Hay siete suites penthouse en el sexto piso. Cada uno con antigüedades especialmente elegidas, telas francesas y alfombras orientales, y con un mayordomo las 24 horas. Comparten una piscina privada negra que está rodeada de plantas y enrejados blancos y tiene una vista panorámica de la playa de Copacabana. Y tienen, sí, su propia terraza: un deck para sentarse allí a ver Río pasar. Con todas sus garotas y su placer sereno para gozar la vida.


Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/ , Instagram @flavia.tomaello

Etiquetado como

Deja un comentario