Norte en Línea - Valerio

Entre las cosas que ya no quiero están las experiencias incompletas.

La palabra achura es de origen araucano, achuraj, “que es lo que no sirve y se tira”… O sea, aquello que los indios despreciaban fue adoptado con gran ímpetu por los descendientes de los conquistadores e inmigrantes. Tal el caso de los chinchulines (que gustan bien tostados).

Las palabras son la herramienta más poderosa que tiene el ser humano, pero son como una espada de doble filo: Pueden crear el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea. Uno de los filos es el uso erróneo de las palabras, que crean un infierno en vida.

En tiempos de incertidumbre, y deseando lo mejor para nuestros hijos, debemos cultivar en ellos la certidumbre; la de educarlos en el bien, en la honestidad, en la solidaridad, en el amor al prójimo, en el proyecto del futuro y de la historia; para que sean más que individuos y con pensamiento crítico, para que nadie los arrebate con lo momentáneo y pasajero.

"Hay que prevenirse contra aquéllos que no suelen transformar sus palabras en acciones."

Asar el lomo de cerdo es muy fácil y el resultado que se obtiene es una carne suave y apetitosa. Todo lo que se necesita para transformar el aburrido cerdo asado en una excitante cena perfecta para cualquier ocasión es un simple adobo.

Al decir “Teriyaki” nos referimos a una dulce e intensa técnica oriental de cochura.

Amar a una bruja no es fácil. Tal vez sea por ello que tantas mujeres permanecen solas durante años sin elegirlo, o sufren de relación en relación hasta que encuentran aquella en la que se sienten totalmente aceptadas.

¿Por qué no estamos listos para servir a tal o cual? ¿Cuál es la dificultad? ¿Qué es lo que nos lo impide? Es posible que tengamos docenas de razones para mostrar por qué no estamos involucrados en una obra o tarea.

Muchos son los ciudadanos de la ciudad de Campana que recuerdan viejas historias contadas por sus padres y abuelos, acerca de inmigrantes que miraban con asombro a los habitantes de este pueblo, situado muy lejos de sus hogares, sentados o parados alrededor de un fuego, comiendo un buen asado de tira, como tradición local.