Un paraíso de elegancia refinada, creado por John Jacob Astor en 1906 y ahora reinventado en un sofisticado santuario urbano a pocas cuadras de la Quinta Avenida, el MoMA, el Rockefeller Center y Central Park.

Muy monono

Impresionantes prendas japonesas del siglo XVII, alta costura internacional y disfraces de Star Wars se unen en una importante exposición de V&A sobre la moda kimono.

Inside the chic

También conocido como 30 Park Place, este sitio ocupa los primeros 24 pisos de uno de los más altos de la ciudad con un total de 84. Radicado en el corazón de Tribeca, para vivir como un neoyorquino luxury.

En tierras de Messi

En épocas de reconversión de estadios célebres, el Cam Nou, es el más grande de Europa en su género y alberga al que, quizás sea uno de los equipos más icónicos de la era contemporánea.

Un modo original para el recorrido del bajo Manhattan. Gild Hall es un lugar de carácter y comodidad, justo al lado del bullicio de Wall Street, One World Trade y Seaport District.

Un duque en su casa

La belleza que se ve puede ser extrema, pero este reducto combina un servicio tan arquitectónicamente detallado sin perder espontaneidad que armoniza con equilibrio frente a la majestuosidad decorativa. Un inquietante fanatismo por Las Meninas.

5 siglos, 12 patios

Antiguamente conocido como Palacio de las Rejas de Don Gome, en alusión a uno de sus primeros propietaris, El Palacio de Viana s una casaa distinta a otras porque alberga la colección de patios cordobeses más mágica en un recorrido histórico y sensorial por 500 años de la vida de Córdoba.

Descubrir rincones secretos, disfrutar de los cuadros del Museo del Prado, conocer los restaurantes de tapas o simplemente pasear por sus calles, Madrid nunca deja indiferente a nadie. Símbolo del lujo, el Hotel Orfila se encuadra en un sitio recóndito, pero acomodado para hacerlo todo.

La mano sobre los palitos

Como un gran titiritero Itamar Araújo pone cada noche toda su sabiduría para lograr que Mee, el restaurante panasiático del Copa de Río de Janeiro, conserve su estrella Michelin.

El Cool Rooms se dedican a la puesta en valor de edificios emblemáticos para su posterior transformación en hoteles de lujo. Su nueva sede en Atocha que implicó una inversión de 24 millones de euros, está lista para darle clase a cualquiera sobre cómo ser diferente y luxury.