Norte en Línea - Ovando

La supervivencia de plantas y animales. La duración e intensidad de los desastres naturales. Nuestra propia existencia en el planeta. Todo depende de que podamos limitar el calentamiento global.
Sin medidas más ambiciosas, las consecuencias del cambio climático “serán devastadoras”

Se espera que la Tierra alcance los 8 mil millones de habitantes, el día 15 de noviembre de 2022, según estimaciones hechas por Naciones Unidas.

Fracaso u oportunidad perdida. Así podemos calificar que los negociadores no pudieron elaborar un texto legalmente vinculante para abordar la multitud de problemas que enfrentan las aguas internacionales, una zona que abarca casi la mitad del planeta, durante la “Quinta Sesión de la Conferencia Intergubernamental” (IGC5 por sus siglas en inglés)

Los fenómenos meteorológicos extremos y los impactos del cambio climático, como la megasequía, las precipitaciones extremas, las olas de calor terrestres y marinas y el deshielo de los glaciares, están afectando a América Latina y el Caribe (LAC).

Los líderes mundiales pidieron más ambición para garantizar que se aborde el grave estado de los océanos, y admitieron con franqueza estar profundamente alarmados por la emergencia global a la que se enfrenta el mar

Los líderes prometen reforzar sus esfuerzos comunes para preservar las selvas, bosques y otros ecosistemas terrestres y acelerar su restauración, así como facilitar políticas de comercio y desarrollo sostenibles, tanto a nivel internacional como nacional.

El Día de la Tierra, conocido oficialmente como el «Día Internacional de la Madre Tierra» y «Earth Day» por su nombre en inglés, se celebra todos los años el día 22 de abril.

Esta declaración es un paso importante para la conservación de los pastizales naturales y reconocer el pastoreo y la ganadería extensiva a nivel global, valorizando su contribución a la alimentación, la sostenibilidad y el futuro del planeta

Los impactos peligrosos y generalizados del cambio climático están afectando a la naturaleza, la vida de las personas y la infraestructura en todas las regiones de nuestro mundo

Los incendios forestales son, por su propia naturaleza, difíciles de predecir y controlar, más allá de variables como el terreno y los vientos dominantes. Su extinción es una tarea formidable Brigadistas españoles en un frente de incendio trabajando con una herramienta llamada Gorgui, que no tenemos en Argentina- foto Vallfirest