Hablar de consejos para la iluminación de cocinas es referirse a la iluminación que debe llevar una de las zonas de reunión más importantes de un hogar.

La tecnología cambió para siempre la forma de trabajar, ya no es un lugar sino una actividad que se realiza en forma remota, móvil y distribuida. Hoy no es tan importante desde dónde trabajamos sino cómo lo hacemos. Ya somos más de 300 millones de trabajadores móviles en las empresas, según la consultora IDC.

Volver a empezar: el método es des-programar. Es desordenar el mazo que muy prolijamente nos entregaron para honrar el linaje: ser buenos hijos/hijas, estudiantes obedientes, castas doncellas, hermanos sacrificados, valerosos caballeros, sostenes de hogar, amorosas madres, triunfadores profesionales, esposas sumisas, hombres que no lloran, viejitas calladas...

“Cada familia es un mundo”, reza el dicho popular. Ideal sería que en ese mundo tan particular reinen la armonía y la sana convivencia, algo que no siempre acontece. Suele adjudicarse a las suegras el poder de sembrar la discordia familiar, en una fama que muchas veces resulta injusta.  

Un cartel de grandes dimensiones sorprendió en el Conurbano. No está claro si es una simple muestra de lealtad de las autoridades locales o el comienzo formal de la etapa proselitista con la expresidenta como candidata.

Los elementos de iluminación han dejado de ser simples piezas que brindan luz. Incluso, las fuentes de luz y sus tipos han variado infinitamente.

Con la creciente tendencia a profundizar una alimentación sana y orgánica, muchas personas empezaron a tener sus propias huertas en sus casas. En balcones, terrazas, grandes terrenos o también en macetas, en todos estos espacios es posible cultivar y cosechar aquello que nos alimentará.

Las personas con discapacidad intelectual presentan dificultades para lograr adecuados niveles de autonomía. Uno de ellos es la posibilidad de lograr independencia en el manejo del dinero.

Los alimentos de Quinta Gama han ido creciendo de una manera sostenida en los distintos mercados mundiales en los que se han instalado. Basta mencionar que en Europa, pese a la crisis, se consumen anualmente entre 10 y 11 kilos por persona, según el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del sector agroalimentario.

La mujer argentina que escapa del tallaje único o escaso que ofrece la industria nacional se siente claramente discriminada. Puede estar todo un día recorriendo tiendas y no encontrar nada que le calce bien.