Norte en Línea - Mindfullness en una taza

Mindfullness en una taza

Mindfullness en una taza
29 Jun
2020

Tener una taza de té en las manos permite que los pensamientos sean más cálidos, serenos y reconfortantes.

La energía que emite vuelve para quedarse y acompañar durante todo el día o para hacer más profundo el sueño en la noche. Yaüzo hace culto de ello.

Materia de debate es el origen del té. Al menos tres historias intentan apropiárselo.

Según cuenta la leyenda china, el té surgió de la mano del emperador Shen-Nung, quien vivió hace unos 5.000 años. Un día, el emperador se sentó bajo la sombra de un árbol para descansar y hervir agua, como era su costumbre, cuando unas hojas de ese árbol cayeron de manera casual en el agua. Shen-Nung probó el fortuito té y se sintió reconfortado, así que mandó enseguida plantar semillas de ese árbol silvestre. Y con ello nació el té, en el año 2.737 a.C.

Los japoneses tienen otra leyenda para el origen del té, con el Príncipe Bodhi-Dharma como protagonista. Según la versión nipona, el príncipe, tras tres años de peregrinaje, tuvo un sueño en el que aparecían todas las mujeres con las que había estado hasta ese momento, y no eran pocas. Avergonzado, se hizo la promesa de no volver a dormir nunca más para evitar de esta manera pasar otra vez por un sueño semejante. Pero como es lógico, pasado un tiempo el sueño y el cansancio se abatieron sobre él sin que pudiese hacer nada para evitarlo, hasta que encontró un arbusto en el camino del que mascó una hojas.

Otra de las leyendas tiene a la India como país de origen del té y además coincide con el protagonista. Según cuentan los indios, el Príncipe Bodhi-Dharma partió un día de peregrinaje hacia el norte del país para predicar y enseñar el budismo a todo el mundo durante su viaje. Pero tras cinco años de viajes y enseñanzas Bodhi-Dharma se encontraba cansado y enfermo. Té: origen e historia de la bebida más popular del mundo

Fue entonces, siguiendo las indicaciones de unos sabios, cuando recogió las hojas de un árbol que era especial y se preparó una infusión con ellas. Este remedio le sanó y le reconfortó y pudo continuar con su viaje.


Hacer historia con las hebras
A través del té en Yaüzu crean su propio universo. Cada taza es un nexo que conecta personas con sensaciones, momentos, rituales y lugares. Su marca es mucho más que "yo deseo" en esperanto. Sus ideólogos creen que en una taza de té está la solución a cualquier problema.

El deseo es encontrar y generar momentos. Experiencias sensoriales. Ceremonias. Rituales. El placer de disfrutar el instante presente. Saborear el té, saboreando el momento.

El té en hebras brinda una ceremonia que fusiona sus tiempos y pasos con los de uno mismo. Hacer un té es siempre una ceremonia, con un derrotero especifico. Un ritual simple que alimenta el alma. Un regalo para el espíritu.

Tienen hebras y flores provenientes de China, India, Argentina, Bulgaria, Egipto y España. Todos ingredientes naturales y sin conservantes.

La calidad de los ingredientes es el factor más importante que diferencia a sus tés. Sus blends poseen hebras de Camellia Sinensis, flores y hierbas de orígenes específicos, con apariencia y controles de calidad , frescura, sabores naturales, y sin conservantes. En todos los casos, el objetivo es respetar y asegurar el perfil de calidad de cada ingrediente.

Sus blends son cinco:
Spice sunset: mezcla de Té negro Assam con pimpollos de Jazmin, Caléndula, flores de Manzanilla y Clavo de olor.
Flower Power: combina Té verde Sencha, pétalos de Rosas, pimpollos de Jazmin, pétalos de Calendula y flores de Manzanilla.
Morning Whisper: este Blend conjuga Té negro Assam, Lavanda, Clavo de olor y esencia de Bergamota.
Loving Arms: dúo de Té verde Sencha y Lavanda.
Aux de Provence combinacion equilibrada de Lavanda, Té Oolong y pimpollos de Jazmín.


Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/ , Instagram @flavia.tomaello

Etiquetado como

Deja un comentario