Norte en Línea - La disputa por América del Sur- Sobre Insurrecciones, Neoliberalismo y Otras

La disputa por América del Sur- Sobre Insurrecciones, Neoliberalismo y Otras

La disputa por América del Sur- Sobre Insurrecciones, Neoliberalismo y Otras
23 Nov
2019

La sabida irrupción del Neoliberalismo – fruto del derrocamiento de Salvador Allende en 1973 – instaura un proyecto más político que económico basado en la recomposición de clase por parte de las dominantes por sobre los sectores medios y populares emergentes de una coyuntura de respuesta critica a lo establecido.

Al compas de cierto desgaste del proceso keynesiano y la reconfiguración geopolítica de los intereses norteamericanos sobre Medio Oriente- que fuera hipo tesis de ocupación por parte del poder extranjero- al unísono de una caída de la tasa de ganancia por parte del Capital.


La vigencia cultural donde los mecanismos político-mediaticos y educativos sirven a sostener su legitimidad reconfigurando el sentido común de la población encuentran ya limitaciones claras en el país que justamente le dio origen en el continente.


Su espejo – y del resto – es el argentino que a pesar de soportar tres intentos de instauración conservadora en un poco mas de 43 años todavía considera una gran mayoría de la sociedad argentina que ese no es el camino adecuado.


Seria redundante enumerar la situación específica de los países que están re emergiendo dado el abundante material periodístico y analítico que circula pero si creo importante relevar por qué Argentina – luego del Caracazo y nuestro 2001 – no tuvo manifestaciones semejantes.


En primer lugar, la puesta en duda de la legitimidad política fue superada por las tres gestiones peronistas – de entre 2003 y 2015 – donde una política en favor del ingreso nacional y la reconversión económica de su mercado interno- que también fue acompañado por un claro favor externo en materia de precios internacionales que posibilitaron afrontar los anteriores compromisos externos -dieron lugar a un bienestar general que hasta se puede afirmar permitió sopesar los sinsabores de la gestión macrista.


En segundo lugar, el proceso electivo local llamado PASO donde una diferencia de casi 20 puntos de la Formula Fernández/Fernández permitió dar un alivio a la presión política y económica que sufría – o sufre – el país revirtiendo sus expectativas.


Sin duda alguna la estrategia de Cristina Fernández de Kircnher de dar un paso atrás para luego avanzar dos casilleros ha sido una jugada maestra que ha permitido al Peronismo recuperar el Poder algo que en otras palabras señalo Lula al respecto del criminal Golpe de Estado Boliviano donde Evo no debería haber insistido en un nuevo mandato.


El resto ya es historia reciente.


En tercer lugar, la rica historia política argentina que consolido en las memorias la existencia de derechos sociales, la conciencia política de los trabajadores, la educación y la salud gratuita y un porvenir general no han podido aun ser borrados por las fuerzas de la reacción.


Sin duda Juan Domingo Perón es la figura clave nacional dado no solo su calidad política sino su don de estadista/intelectual hacedor de una docena de libros que hasta hoy perduran en cuanto a su vigencia.


Es el legado a considerar por los condescendientes regionales donde el valor del humanismo alejado de enfrentamientos encarnizados debe ser el camino de unión y bienestar de todos.


Un Comunidad Organizada capaz de enfrentar los desafíos y amenazas foráneas donde los históricos intereses norteamericanos en materia de todo tipo de recursos – sean estos naturales o humanos – presionan hace más de un siglo sobre estos terruños como bien señalo a principios de siglo Don Manuel Ugarte.


Tierra fecunda que les dio origen no solo a ellos sino a compatriotas de la talla de Eva Duarte de Perón y Ernesto Che Guevara nos indican demarcadas peculiaridades de una cierta inteligencia política distintiva.


Sea el deseo de esta tierra generar nuevas voces jóvenes que sigan un camino ya forjado por otros que tomen su bandera desde el trabajo y el estudio conminado con el desinteresado compromiso político.


Solo nos resta caminar-


Ezequiel Beer
Geografo UBA
Analista Politico

Etiquetado como

Deja un comentario