Norte en Línea - El sabor ítaloamericano

El sabor ítaloamericano

El sabor ítaloamericano
25 Mar
2020

Un atractivo reducto de inspiración toscana se esconde en el distrito financiero de New York. Apto para cualquier momento gastronómico, Felice se despereza al ladito del hotel Gild Hall.

En lo profundo de la campiña toscana, en via della Maulina, una de las áreas más notables del mundo de producción de vino de alta calidad, se encuentra una extensa finca familiar del siglo XIX, Fattoria Sardi. Los tres elegantes vinos producidos allí, Felice Bianco, Rosso y Rosato, encarnan la esencia y los sabores del campo italiano.


Jacopo Giustiniani abrió el primer bar de vinos Felice en el Upper East Side de Manhattan en 2007 para que los neoyorquinos pudieran compartir el espíritu de su tierra natal y los vinos de la viña de su familia. Una extensa carta de vinos italianos y un menú de platos toscanos rústicos y auténticos se sirven en un ambiente acogedor. Desde entonces, se han abierto cinco ubicaciones más en Upper East Side, Midtown West, Financial District y Brooklyn.


La trattoria de 60 asientos en el Gild Hall Hotel del distrito financiero es la tercera ubicación luego de Felice Wine Bar y Felice Ristorante & Wine Bar. Los comensales disfrutan de los platos típicos de la Toscana, mientras que las paredes revestidas de botellas de vino, los candelabros de jarras de vino y las banquetas de cuero con mechones hacen eco de la estética de sus hermanos de la zona alta.

La experiencia
El chef ejecutivo es Fausto Ferraresi, el responsable culinario es Iacopo Falai. Ambos con raíces autótonas mantienen abierto el restaurante para el desayuno, el almuerzo y la cena y ofrecen características especiales, como una opción de almuerzo fijo que atiende a los ejecutivos de Wall Street que desean comer en 45 minutos.


Este restaurante ya es uno de los favoritos entre la clientela local, los amantes del vino y de la gastronomía. La ubicación cuenta con una amplia barra metálica junto con elementos de diseño toscano tradicionales en los detalles de diseño de Robert McKinley, que incluyen mesas personalizadas y asientos de cuero. El menú, inspirado en la cocina toscana rústica, incluye clásicos italianos elaborados con los productos más frescos disponibles que se obtienen con la asociación de granjas locales para obtener los ingredientes de temporada más sabrosos.


Felice ofrece una carta de vinos única compuesta por más de 100 botellas de vinos italianos blancos, rojos y espumosos con más de 30 ofrecidos por copa. Esta ubicación tiene capacidad para 55 asientos en el área del restaurante; el salón de vinos de arriba, La Soffitta, tiene capacidad para 35 asientos adicionales, disponibles para eventos privados.

El buon manggiare
La oferta toscana es suficiente para que pueda elegir la propia aventura: ligera y vegetariana o reconfortante y cargada de carbohidratos saludables. Las tostadas cubiertas con col rizada y anchoas o burrata sobre coliflor asada crean entrandas vibrantes que alcanzan su fulgor con el aceite de oliva. Incluso la canasta de pan se lee muy italiana con tiernas rebanadas de pan de olivo, perfectas para limpiar los platos y no dejar ni una miga.


En las pastas de relleno, realmente no hay una opción incorrecta. Los fettuccini tiernos en una rica y abundante ternera boloñesa son tan buenas opciones como su cacio pepe cremoso o sus ñoquis de papa esponjosos.


Ya sea que como un lugar divertido para una cita nocturna o una comida reconfortante informal, Felice tiene todo para logarlo con ese perfume italiano auténtico que no es fácil de lograr. Por favor, no se olvide de pedir el tiramisú antes de partir.

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/ , Instagram @flavia.tomaello

Etiquetado como

Deja un comentario