Norte en Línea - El Catering de tu vida: todo lo que tenés que saber

El Catering de tu vida: todo lo que tenés que saber

Una fiesta es un momento que tiene mucha fantasía previa, que genera ansiedad en quien la organiza y que implica demasiados ítems para que todo salga hermoso. Por eso, muchas veces lo mejor es ir delegando los distintos temas a especialistas, y en la comida, lo aconsejable es contratar un servicio de catering para que todo llegue a la mesa y a los comensales como debe ser: sabroso y fresco.

Lo primero que tenemos que hablar con el servicio de catering es qué menús nos propone según el tipo de fiesta que queremos dar. Claro está, el precio también es un tema a tratar. También sería ideal que aconsejaran acerca de la vajilla, si tienen propuestas de decoración del lugar o si de eso se ocupará el dueño de casa.

Muchas personas quieren hacer algo sencillo, sin demasiado gasto y sin alquilar vajilla, mesas o sillas. Para ellos la solución es un menú de fingerfood con una cazuela o solo con un verrine de postre (los dulces que se sirven en pequeños vasos), petit fours, café y té.

Obviamente, cada uno tiene sus propias preguntas, pero en general todos suelen chequear si el presupuesto incluye bebida o si se puede usar la preferida por los contratantes. Usualmente, si la bebida la proveen los dueños de casa, la empresa suele cobrar el descorche.

Otro ítem que requiere mucha atención es la torta. Si se trata de un cumpleaños se le dedica tiempo extra a elegir el modelo, el sabor, asegurarse que sea del gusto de la mayoría y que sorprenda. Para eso se muestran fotos que faciliten la elección. Para complementar la mesa dulce se está usando agregar cookies decoradas (pueden incluso ser los souvenirs), cupckaes de personajes o del motivo de la fiesta, y que todo lleve un hilo conductor con lo que represente al o los homenajeados. Por ejemplo, si le gusta la música se colocan guitarras o notas musicales como motivo.

Al hablar con el catering hay que sacarse todas las dudas y chequear que incluya todos los servicios que se necesitan. También hay que tener en cuenta cuántas horas de servicio contrataron, a qué hora llegan a la casa, si la cantidad de personal es suficiente y si necesitarán alguna instalación de la propiedad.

Desde el punto de vista de la inclusión, en un menú no puede faltar una variedad de opciones que incluya tanto a diabéticos como a celíacos (aclarar si entre los invitados hay alguien con intolerancia a cierto producto y el servicio debe proveer información sobre los ingredientes de cada plato).

Como siempre, lo que distingue a un buen servicio de comida es la calidad de sus productos, la presentación y la buena atención. El dueño de casa tiene que poder relajarse y disfrutar.

Por Graciela Süss, fundadora de Süss Cupcake Café ( www.susscupcakecafe.com.ar )

Deja un comentario