Imprimir esta página

El alto, y muchas veces invisible, costo del sueño inadecuado

El alto, y muchas veces invisible, costo del sueño inadecuado
26 Jun
2019

Veo en redes y diversos canales el esfuerzo de múltiples actores, incluyendo a Philips, para sensibilizar a las personas sobre la importancia de un sueño saludable como indicador de salud y bienestar.

Aún con todo este despliegue de información y acciones que se llevan a cabo, considero que no hemos podido calar en la mente de las personas con la suficiente fuerza sobre el alto e invisible costo de sumar noches y noches de mal sueño. Costos que tienen un impacto en el trabajo, las relaciones, la productividad y lo más importante en nuestra salud.


No hay duda de que dormir es esencial para el bienestar mental y físico de una persona. No hay sustituto, y ningún medicamento puede reemplazar el sueño adecuado. También es cierto que hay muchas razones por las que las personas no duermen bien, lo que significa que las soluciones al problema deben ser multifacéticas. El porcentaje de adultos, en todo el mundo, que no duermen bien ni suficiente va en ascenso. Esta realidad incluye a personas de todos los ámbitos, desde los ejecutivos/as ocupados/as hasta los padres que se quedan en casa, nuestros jóvenes y niños.


Philips realizó su encuesta global sobre el sueño, y los resultados fueron reveladores. La encuesta se basó en 11.006 encuestados en una docena de países. Según los hallazgos, 76% de las personas encuestadas dijeron que su sueño se ve afectado negativamente por una o más condiciones de salud o estilo de vida. Más preocupante aún es que a pesar de que el 80% de las personas reportaron que desean mejorar su sueño, la mayoría busca estrategias como la lectura, ver televisión y medicamentos de venta libre, entre otros, como paliativos para resolver su situación, en vez de recurrir a profesionales de la salud. Hay cerca de 100 trastornos del sueño, la mayoría son modificables y manejables con la ayuda de especialistas en sueño y las personas deben conocer sobre esto.


Las principales condiciones de salud o estilos de vida que afectan el sueño en el mundo, de acuerdo a la encuesta, son: el insomnio, los ronquidos, el estrés y la preocupación, el ambiente para dormir, los ronquidos de la pareja y la apnea del sueño; siendo la preocupación y el estrés la más relevante con un 54%. Sin embargo, para mí un punto de la encuesta que llamó poderosamente mi atención fue saber que el 65% de los encuestados a los que se les diagnosticó apnea del sueño, por ejemplo, dijeron que tenían más probabilidades de buscar consejos para dormir en Internet que de un experto en sueño, y que estas personas además nunca habían usado o que ya no usaban la terapia para tratar su enfermedad.


La apnea del sueño es un trastorno común en el que una persona deja de respirar por períodos breves durante toda la noche. El vínculo entre el sueño y la respiración no es nuevo, pero el número alarmante de personas en todo el mundo que pueden sufrir de apnea del sueño está creciendo. Las estimaciones son tan altas como 1 bilhão de adultos em todo o mundo, y este número podría ser mucho mayor. Sin embargo, el costo de la apnea del sueño no se limita a los estudios del sueño y las terapias apropiadas después del diagnóstico. Debido a que menos personas buscan tratamiento, los costos financieros de la apnea del sueño pueden incluir costos de atención después de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Tanto los problemas médicos como la atención de convalecencia requieren una gestión médica continua. El costo de la apnea del sueño tampoco considera los accidentes de tráfico o de trabajo, que son comunes en las personas con falta de sueño y/o los costos de la salud emocional cuando la depresión se debe a la falta de sueño. El costo global de reparar el daño provocado por la apnea del sueño es asombroso y puede significar el doble de costos en comparación con los pacientes que buscan tratamiento con prontitud. En otras palabras, si las personas continúan buscando asesoramiento en Internet en lugar de buscar ayuda profesional y/o tratamientos médicos, las implicaciones en los costos serán mayores a largo plazo.


Este año el lema del día mundial del sueño fue: “Sueño saludable, envejecimiento saludable”, un llamado para enfocarnos en el futuro y en no seguir sumando noches de mal sueño. Esta es una labor de todos como sociedad: estableciendo rutinas saludables desde el hogar, con nuestros niños; buscando ayuda e información profesional en el momento en que tengamos sospechas o síntomas relacionados a trastornos del sueño; promoviendo la salud del sueño desde nuestras escuelas; poniendo a disposición de la comunidad la información adecuada; entre otros. Con estas ideas también me gustaría dejarles una recomendación de lectura de la autora Arianna Huffington: “La Revolución del sueño: Transforma tu vida, noche tras noche”, una valoración interesante de la relevancia del sueño en todos los aspectos de la vida.


Comparto la pasión de Philips de ayudar a las personas a lograr una vida equilibrada, enérgica y saludable y es en este mismo sentido en que reconocemos que el sueño es tan importante como el ejercicio y la nutrición cuando se trata de la salud. Trabajamos para ayudar a las personas a desempeñar un papel activo en su propio sueño y bienestar. Al educar a las personas sobre la importancia del sueño y al contactar a los proveedores, profesionales de la salud, e instituciones; nuestro objetivo es eliminar las estadísticas sombrías que rodean el sueño. Es así como nuestras soluciones para el sueño buscan empoderar a las personas y animarlas a priorizar su sueño. A través de la educación sobre el sueño, Phillips y los proveedores de atención pueden cambiar los números y ayudar a las personas en América Latina a dormir mejor.


*Philips espera lanzar su campaña “Salve su Sueño” próximamente en Argentina, cuyo objetivo es sensibilizar a la población sobre la apnea del sueño, específicamente de buscar apoyo profesional para el diagnóstico de este trastorno una vez que las personas identifiquen los principales síntomas.

Por Alina Asiminei, Sleep & Respiratory Care Business Leader para Philips Respironics Latinoamérica.

Etiquetado como