Actividad Física, una aliada para combatir la obesidad y el sobrepeso

Actividad Física, una aliada para combatir la obesidad y el sobrepeso
23 Ene
2019

Existe abundante información científica observacional que demuestra la asociación positiva entre el nivel creciente de actividad física y las chances decrecientes de contraer enfermedades crónicas (1-3), esto significa que, cuanto más tiempo de actividad física hacemos menos riesgo tenemos de enfermar.

La obesidad es una de las enfermedades crónicas asociadas al mayor riesgo cardiovascular y mortalidad y se la define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. (3)


El manejo del sobrepeso y la obesidad consiste en una combinación de: dieta alimenticia baja en calorías, ejercicio físico y cambios en las conductas en relación a la alimentación. Esto quiere decir que aunque el ejercicio, por sí solo, no ha demostrado científicamente resultados significativos en el descenso de peso (4-5), es parte integral del tratamiento cuando está asociado a una correcta alimentación baja en calorías, es clave a la hora de mantener la masa y el tono muscular durante el tratamiento de descenso de peso y es esencial para el mantenimiento del peso una vez logrado el objetivo.


El ejercicio físico tiene, además, beneficios en las personas con sobrepeso y obesidad inclusive ante la ausencia de un descenso de peso significativo (6-8):

- mejora el control de las glucemias y la sensibilidad a la insulina, previene el desarrollo de la diabetes tipo 2.

- el ejercicio aeróbico disminuye los valores de colesterol y grasas en sangre, disminuye el porcentaje de grasa corporal, aumenta la capacidad aeróbica y disminuye el riego de trombosis.

- el hábito a largo plazo de la actividad física aeróbica tiene efectos beneficiosos sobre la presión arterial.

- la actividad física aeróbica demostró una disminución preferente de la grasa abdominal, lo cual es importante dada la asociación de esta grasa con el riesgo cardiovascular

- muchos estudios científicos mostraron una fuerte relación entre la actividad física habitual y la disminución tanto de la mortalidad como del riesgo de enfermedad cardiovascular.


La actividad física debe realizarse de 5 a 7 veces por semana con una duración de 30 o más minutos por sesión para prevenir el aumento de peso y mejorar los parámetros de salud. Ahora, si lo que queremos es lograr un descenso de peso, es necesario asociar al ejercicio un plan alimenticio bajo en calorías (3), muchos trabajos científicos avalan el uso de tratamientos cuyo objetivo es lograr la cetogénesis del paciente mediante la restricción en la ingesta de los hidratos de carbono y el aporte de proteína de alto valor biológico, logrando así que el descenso de peso sea a expensas de quemar grasa y no debido a la pérdida de masa muscular.


Estos tiempos de entrenamiento son variables y es posible que algunas personas (en especial a mayor edad y/o con metabolismos "lentos") necesiten realizar 60 minutos o más de actividad física diaria para lograr resultados (10).
En cuanto al tipo de actividad física la recomendación es crear un programa personalizado acorde a sexo, edad y antecedentes de salud que incluya tanto actividad aeróbica (caminar, trotar, andar en bicicleta, etc) como actividad con resistencia (musculación, pilates, calistenia, etc). Siempre es recomendable consultar con un profesional médico a la hora de comenzar a hacer actividad física (9).


1. Eckel RH, Jakicic JM, Ard JD, et al. 2013 AHA/ACC guideline on lifestyle management to reduce cardiovascular risk: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation 2014; 129:S76.

2. Physical Activity Guidelines Advisory Committee. Physical Activity Guidelines Advisory Committee Report, 2008. US Department of Health and Human Services, Washington, DC, 2008.

3. World Health Organization. Global Recommendations on Physical Activity for Health, WHO Press, Geneva, Switzerland 2010. (Available online at http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789241599979_eng.pdf (accessed November 20, 2014)).

4. Thorogood A, Mottillo S, Shimony A, et al. Isolated aerobic exercise and weight loss: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Am J Med 2011; 124:747.

5. Shaw K, Gennat H, O'Rourke P, Del Mar C. Exercise for overweight or obesity. Cochrane Database Syst Rev 2006; :CD003817.

6. Sui X, LaMonte MJ, Laditka JN, et al. Cardiorespiratory fitness and adiposity as mortality predictors in older adults. JAMA 2007; 298:2507.

7. Kodama S, Saito K, Tanaka S, et al. Cardiorespiratory fitness as a quantitative predictor of all-cause mortality and cardiovascular events in healthy men and women: a meta-analysis. JAMA 2009; 301:2024.

8. Fogelholm M. Physical activity, fitness and fatness: relations to mortality, morbidity and disease risk factors. A systematic review. Obes Rev 2010; 11:202.

9. Waters DL, Ward AL, Villareal DT. Weight loss in obese adults 65years and older: a review of the controversy. Exp Gerontol 2013; 48:1054.

10. Donnelly JE, Blair SN, Jakicic JM, et al. American College of Sports Medicine Position Stand. Appropriate physical activity intervention strategies for weight loss and prevention of weight regain for adults. Med Sci Sports Exerc 2009; 41:459.

Por el Dr. Juan J. Tortellá, Medicina familiar, especialista del Método PronoKal
Matrícula Nacional Nº 105941 Matrícula Provincial Nº 448144

Etiquetado como

Deja un comentario