Desmitificando las salas de juego online

El concepto que tenemos de los casinos y salas de juego está muy arraigado y viene del tipo tradicional que seguimos encontrando en los locales físicos.

Muchos de ellos siguen exigiendo etiqueta e incluso cobran entrada, entonces la asociación de ideas juego-gasto es inevitable. Sin embargo, las reglas han cambiado y hoy el juego es sólo sinónimo de diversión, siendo el dinero una parte opcional, de ahí que poco a poco este tipo de juegos vayan ganando adeptos, sea de los que vienen de jugar solitarios de cartas o bien de aquellos que buscan algo más social como la ruleta multijugador.


Para empezar, hay que saber que el software para jugar es siempre gratuito y está disponible en nuestro idioma, y es que de hecho a fecha de hoy el juego está tan regulado que sólo se puede jugar en casinos de nuestro mismo país. Una vez que accedemos o instalamos la App, veremos un amplísimo catálogo de juegos entre los que se incluyen las máquinas de slots tan de moda en los últimos años. Si recorremos este catálogo veremos que muchos de los juegos son títulos oficiales de películas o personajes muy famosos. Estos acuerdos comerciales son una garantía de calidad. Pero ¿cómo saber si hemos elegido bien? Lo mejor es acceder desde comparadores y recomendadores del sector, como Casinos2k, para ver los puntos fuertes de las diversas opciones. Realmente no hay unos en los que se gane más que en otros, pero a lo mejor el factor decisivo es un bono de bienvenida concreto o el hecho de que tengan juegos de una marca en concreto o que trabajen con un sistema bancario u otro a la hora de hacer depósitos y retiradas de premios.


Pero... ¿hay que jugar con dinero desde el principio? No, y de hecho podríamos no jugar nunca con dinero real. Prácticamente cualquier juego tiene modo sólo por diversión con dinero ficticio (no todos pero la mayoría). En el caso de querer probar con dinero real, existen bonos de bienvenida sin depósito (significa que te regalan dinero real para probar, pero que los premios que consigas con ese dinero tendrán unas condiciones concretas para cobrarse). Este método es ideal para familiarizarse sin riesgo de pérdida ya que no habremos metido nuestro dinero. Por último si decidimos ir a por todas, la apuesta mínima en gran parte de los juegos es de 0,10$. Depende de cada cual en qué puede llegar a convertirse ese dinero.


Hay quienes temen no saber parar cuando les va muy bien. ¡Ese es uno de los mayores mitos del juego, realmente! Los casinos en línea quieren huir del juego patológico, por lo que suelen contar con su propia sección educacional al respecto. No sólo brindan información sobre cómo detectar riesgo de adicción, sino que ponen a disposición de sus usuarios herramientas de autolímites en muchos casos para poder controlar el tiempo de juego (diario, semanal, mensual) y también el máximo de dinero dedicado. Depende de cada casino la implicación en estos aspectos pero por norma general cuidan que su usuario tipo tenga una relación saludable con el juego.


Frente a un crecimiento exponencial del interés por este sector, incluso de menores de edad, las salas de juego han extremado su seguridad no sólo frente al robo de datos, sino también frente a intentos de acceso por parte de menores o falsas identidades. También, claro está, se cuidan ellos mismos de jugadores tramposos que persigan vaciar sus arcas. En realidad, a fecha de hoy ya los casinos online son más seguros que los físicos, lo que está traduciéndose en un aumento de usuarios activos.

Etiquetado como

Deja un comentario