Norte en Línea - Ginés González García: “El distanciamiento, el barbijo, las medidas de higiene, van a ser absolutamente necesarios por un tiempo aun con la vacuna”

Ginés González García: “El distanciamiento, el barbijo, las medidas de higiene, van a ser absolutamente necesarios por un tiempo aun con la vacuna”

Ginés González García: “El distanciamiento, el barbijo, las medidas de higiene, van a ser absolutamente necesarios por un tiempo aun con la vacuna”
22 Nov
2020

Con más de 1,3 millón de casos de Covid-19, el ministro habló en CNN Redacción con Nacho Girón de expectativas por las vacunas, de esperanza pero con cuidado, y resaltó que no será obligatoria. Además, mirando a futuro, anticipó el uso de barbijo y la distancia social por un largo tiempo. “A veces nosotros mismos tenemos descuidos”, reconoció.

Sobre el operativo de vacunación:
“Desde hace muchos meses estamos trabajando para que sea cuanto antes y que realmente nos estamos aproximando. Pero naturalmente cuando la fecha de iniciación tiene que ver con dos factores. El primero, que la vacuna esté aprobada; el segundo con contar con la disponibilidad de la vacuna cuanto antes después de aprobada. Nosotros ya hemos conformado una cantidad de acuerdos, entre los cuales por supuesto cuando esté aprobada va a ser casi inmediato. Nosotros estimamos, a lo mejor con mucho optimismo −pero bueno, tenemos la obligación de tenerlo−, que a fin de año o principios del año que viene ya vamos a empezar a vacunar. Naturalmente luego iremos adquiriendo escala de manera tal de tener una vacunación importante si podemos antes de que entre el próximo otoño.”


Acerca de la reunión del Comité de Vacunación que iba a realizarse el lunes:
“Nosotros estamos haciendo reuniones de hace bastante tiempo, sobre todo con las Fuerzas Armadas, con la logística, con los proveedores de logística, con los proveedores de frío, con los que realmente tienen que ver con la vacunación en si mismo. Yo vengo recién llegado de un par de provincias donde fuimos a trabajar con ellos para esto. Nosotros venimos planificando esto hace ya bastante tiempo, pero la semana que viene va a haber −se corrió porque el lunes es feriado−, va a ser seguro en los primeros días de la semana y vamos a juntarnos todas las partes intervinientes. Pero el trabajo ya empezó, no solo acá a nivel central: con los ministerios como el mío, el de Defensa, el de Seguridad y el de Interior, sino también empezamos en las provincias a trabajar. Hoy mismo tuve reunión del Consejo Federal de Salud y trabajamos con los ministros provinciales a ver qué inconvenientes ven, qué potencialidades tiene cada distrito de tener cadena de frío en las condiciones que se necesitan o qué potencialidad y qué forma de encarar la vacunación van a tener por distrito. El plan está en pleno desarrollo.”


¿Está realmente cerca la aprobación de alguna vacuna?
“Yo creo que sí, ya hay varias vacunas que están en la fase final de su investigación clínica 3. Algunas se han hecho acá. Nosotros tenemos el honor como país porque lo ofrecimos de primer momento que hay tres ensayos clínicos de fase 3, entre las vacunas que están en primera línea, que se están haciendo en la Argentina. Y además tenemos nada menos que la producción de la parte crítica de una de las vacunas también en nuestro país, eso tiene que ver con una de las cosas que hicimos hace mucho tiempo y que seguramente nos ayudó a la interrelación que tenemos con los fabricantes de vacunas.”


¿Argentina prefiere alguna vacuna en particular?
“No. Nosotros vamos a usar las que estén aprobadas, pero no hay ninguna preferencia. Tienen que estar aprobadas, si no están aprobadas no vamos a usar ninguna. La preferencia la da la oportunidad, porque no todos pueden asegurar vacunas en el mismo tiempo. Algunos la anticipan un poco más y otros recién para marzo. Todas van a ser útiles pero tenemos la obligación de negociar con todas para asegurarnos un flujo sistemático. Y, sobre todo, porque no sabemos si todas van a ser aprobadas. Yo creo que sí, pero por las dudas tenemos también la posibilidad de apertura a los que en principio están más cerca.”


Sobre la obligatoriedad o no de vacunarse contra el Covid-19:
“Contundentemente no va a ser obligatoria, de ninguna manera. Yo lo dije desde el principio y lo sigo diciendo. Como esta es una vacuna que en realidad es la primera vez que se usa, va a haber que adquirir bastante experiencia, a lo mejor se usa una sola vez, a lo mejor hay que hacerla todos los años. No estamos en condiciones de obligar. Pero por supuesto vamos a persuadir, convencer, entendiendo que primero vamos a vacunar a los que tienen riesgo de muerte, o sea lo que tenemos que eliminar es consecuencias. Pero en segundo lugar vamos a ampliar esa vacunación a todos los que podamos, porque en la medida en que haya más gente vacunada cortamos la circulación del virus.”


Si una persona no se quiere vacunar, ¿va a estar inhabilitada para hacer alguna cosa?
“No, nada. Va a tener más riesgo personal y por supuesto también va a significar expandir los riesgos del resto de la gente que esté cerca de él, pero yo no creo que lleguemos a esa situación. Esto no es una confrontación, a veces se usa este tema para la política o para enojarse y acá estamos hablando de un bien común que va a ser absolutamente probado en la mayoría de los argentinos, como la mayoría del mundo lo está esperando con mucha ansiedad.”


¿Cuál es su conclusión sobre relación entre la Argentina y el Covid?
“La relación es mala en todo el mundo, porque es un virus que ha significado una cosa nueva, tremenda, con una velocidad de contagio impresionante, con una expansión territorial que prácticamente se mundializó el virus en un mes y medio. Y que aunque parece que uno más o menos tiene un cierto control, como le ha pasado a ciertos países, les vuelve. Es muy difícil escribir ahora la historia, porque la historia no terminó. Yo creo que de todas maneras nosotros nos propusimos que tuviéramos los servicios de salud absolutamente adecuados para atender a todos los argentinos y que no tuviéramos ese pico que fue tan terrible cuando lo vimos, de hospitales que no atendían, camiones frigoríficos, elección de quién sí y quién no se salvaba, o simplemente fosas comunes en los cementerios: nada de eso pasó. El sistema nuestro lo armamos de manera tal que ha atendido y atiende a todo el que necesita atención. Después nos sorprendió a todos la prolongación: nadie creyó que esto fuera tan largo, y eso es parte de la incertidumbre, donde creo que nos hemos equivocado prácticamente en todo el mundo demasiado. Pero también es cierto que se equivocó la ciencia, que no encontramos medicamentos, que pasaron muchas cosas. De todas maneras nosotros tomamos medidas precoces que significaron −para el modo de ver mío y de muchos− que el impacto en la Argentina no fuera tan duro. Y claro: nadie valora lo que no sucedió. Entonces, en realidad es difícil escribir un resultado y una evaluación. Yo creo que esto no terminó y por eso me parece que eso lo vamos a hacer al final de todo esto. Por ahora es muy difícil tomar conclusiones que sean definitivas.”


¿Puede esperarse para mediados del año que viene, vacunación mediante, retomar una vida medianamente normal?
“Sí, claro. Vamos a hacer todo lo posible. Pero no es solo cuestión de vacunación, eso me gustaría dejarlo claro. Está muy bien que tengamos la esperanza y la expectativa en una vacuna, pero acá hay un comportamiento personal y colectivo que debe ser mantenido. Ahora que no tenemos vacuna debemos mantenerlo. Y cuando tengamos vacuna, creo que lo vamos a tener que mantener. Vamos a tener una seguridad vital, pero el comportamiento colectivo, el cuidado, el distanciamiento, el barbijo, las medidas de higiene, van a ser absolutamente necesarios por un tiempo más largo si queremos que la epidemia desaparezca; si no, va a continuar con menos impacto, con menos consecuencias. Es muy difícil acomodarse en esos cambios que son permanentes y a veces nosotros mismos tenemos algún descuido, pero no es una intención. Lo que no se puede hacer es que algunos hagan política con el descuido, que algunos hagan doctrina con no usar el tapaboca o que algunos −por edad o por lo que crean− se sienten liberados y sin compromiso. Yo creo que, en ese sentido, de la misma manera que nosotros logramos al principio un comportamiento extraordinario de la ciudadanía, tenemos que tratar de hacerlo todos parecido, con la distinta modalidad, en el momento que sea necesario.”


Entrevista emitida por CNN En Español

Deja un comentario