Norte en Línea - Mauricio Macri: “Al país le conviene que haya un sistema judicial independiente y que uno no esté ahí manipulando y presionando”

Mauricio Macri: “Al país le conviene que haya un sistema judicial independiente y que uno no esté ahí manipulando y presionando”

Andres Oppenheimer, en un programa especial desde Buenos Aires, entrevista a Mauricio Macri en la Casa Rosada. La crisis de los emergentes, las causas contra Cristina Fernández y su efecto sobre la economía, Venezuela.

Acerca de la crisis en los mercados emergentes y cómo afecta a Argentina:
“Se depreció la moneda turca, pero el tema es muy simple: la Argentina ha vuelto al mundo. La Argentina le ha planteado a los argentinos y al mundo entero una agenda de reformas en una agenda de fortalecimiento institucional que empezó a cumplir a una cierta velocidad. El mundo giró porque hay una tensión distinta, la tensión comercial Estados Unidos China, el aumento de interés, el aumento del petróleo, y encima en la Argentina le pegó la peor sequía en 50 años. Todo eso hizo que la percepción de riesgo sobre nuestro país cambiase. Entonces lo que nosotros habíamos propuesto hacer en cinco o seis años, de enderezar este cáncer que tiene nuestro país hace 70 años que es el déficit fiscal muy agravado en el gobierno de los Kirchner, dijeron: no le damos tanto tiempo, no tienen tanto crédito, tienen que hacerlo más rápido y estamos haciendo lo más rápido, con el apoyo del Fondo Monetario. Pero claro, la percepción de riesgo del mundo continúa después de lo que pasó por estas cosas. Vino lo de Turquía, y cualquier cosa que sucede le impacta a la Argentina. ¿Y por qué le impacta? Porque somos un país que tiene un Estado con un fuerte déficit fiscal que requiere de financiamiento internacional, porque además la Argentina no tiene un sistema financiero potente, con lo cual no se puede financiar sus necesidades del mercado interno. Entonces eso nos trae una debilidad, la tenemos clara, la hemos puesto en el centro la discusión entre los argentinos y la estamos atacando. Nosotros venimos bajando un punto por año el déficit de que estamos, simultáneamente con haber bajado la carga tributaria mucho. También tenemos impuestos demasiado altos. Tenemos que hacer las dos cosas: bajar el déficit fiscal y bajar impuestos. En esta emergencia estamos discutiendo aceleradamente con todos los gobernadores de la oposición y los nuestros, cómo vamos a cumplir 1,3 de déficit primario el año que viene y equilibrio primario en el 2020. Esa es la agenda y estamos comprometidos, la vamos a cumplir y eso va a permitir que la agenda de desarrollo de la Argentina que estuvo presente hasta que vino esta tormenta que arrancó en abril, todavía no hemos logrado terminar de cruzarla. Vamos a retomarla, porque la Argentina de Vaca Muerta es en realidad la Argentina de la minería, Vaca Muerta, es gas y la Argentina solamente con eso va a exportar medio millón de barriles de petróleo en cuatro años. Vamos a estar exportando el doble de lo que exportamos hoy en divisas del agro, con el petróleo, del gas. Eso está en funcionamiento está creciendo. Es una realidad, igual que la minería, igual que el turismo, igual que los servicios como el agregado, la agroindustria que toma potencia.”


Acerca de las críticas al gradualismo de su gobierno y los subsidios:
“Siempre soy optimista. Si no, no lo hubiese asumido el desafío de tomar la gestión de un país que realmente estaba quebrado. Porque el gobierno anterior se llevó las reservas del Banco Central, nos dejó sin energía, desconectados del mundo, en foil con un cepo cambiario. Si nos animamos a encarar esto es porque somos optimistas primero, pero con fundamentos porque la Argentina sigue siendo el país por lejos con más potencialidad de crecimiento en el mundo entero. No hay un país que tenga la capacidad de dar un salto tan grande en 20 años de desarrollo. Si los argentinos demostramos, como lo vamos a seguir demostrando, que aprendimos de nuestros errores, lo vamos a hacer realidad. Pero lo que quiero decir es este es un proceso, o un cambio cultural profundo, que había que explicarlo. Entonces aquellos que creen que uno podía atacar violentamente el gasto público en los primeros momentos, se equivoca, porque políticamente no había espacio para eso. No había entendimiento. Hoy, después de dos años y medio de debatir, de discutir, de demostrarle a los argentinos cuál es el problema, hay realmente una mayor claridad sobre el problema. Hoy todos sabemos que tenemos un sector privado que tiene capacidad infinita de crecer, pero necesita que se le saque de encima esta mochila que es un Estado que gasta por demás en cualquier cosa y que no genera un acompañamiento en lo que es central para un país o para una sociedad, que es la productividad, la competitividad. Entonces hoy estamos claros que tenemos una agenda clara en la cual estamos convencidos de cumplirla. Acabamos de tomar esta semana un par de medidas más que ya empiezan a marcar la dirección de hacia dónde vamos para reducir el déficit fiscal, y esperamos que esas medidas, que en muchas que recaen sobre el sector privado, también hagan un aporte, algún aporte al sector de la política, reduciendo el gasto. Estamos en ese debate. Yo soy optimista que vamos a salir bien es un buen presupuesto para el 2019 y que la Argentina va a retomar el camino del crecimiento ya sin sequía. Vamos a la cosecha récord de trigo. El turismo con el nuevo tipo de cambio se acelera. Para mí es unos los grandes jugadores de empleo, este problema va muy bien como citaste en tu libro Sálvese quien pueda. El turismo va a ser una gran solución para muchos en el futuro, porque genera trabajo de calidad y en forma federal. En algo que es servicios.”


Sobre la comunicación de la realidad al principio del mandato:
“Es una crítica que me hacen mucho acá adentro del país, pero también vos arrancás un proceso y les decís a todo el mundo: <Estamos quebrados, esto es un desastre. Vean lo que nos dejaron>. ¿Quién te da crédito? ¿Quién se entusiasma con esa agenda? Yo aposté a generar entusiasmo, a generar desarrollo y veníamos bien. Tomó un envión, estábamos creciendo a un número récord en 13 de 15 sectores hasta abril, cuando cambia el clima en el mundo. Viene esta tormenta. Todos veníamos muy bien, tenemos realmente récords de venta de autos, récord de venta de motos, de turismo, de venta de cemento, de pavimento, de obra pública. La Argentina había empezado a tomar una dinámica muy positiva. Pero bueno, con esta fragilidad ahí, y la verdad es estar expuesto a esa fragilidad, hace que no tengas ninguna capacidad para defenderte de cualquier tormenta externa, ¡mira lo que nos pasó! Bueno bienvenido para acelerar el sacarlo la fragilidad. Sea yo soy el primero en que le digo a los argentinos: siempre moralmente no es aceptable que vos para sostener un nivel de vida que no podés, hoy te estés endeudando para el país y tus hijos y tus nietos, tus hijos hay que dejarles algo, ayudarlos en su primer departamento, sus estudios. No dejarle una deuda. Entonces tenemos que resolver este tema para que los que traemos este mundo no nos digan <lo que hicieron nuestros viejos>: un montón de deudas a pagar porque ellos no querían asumir que estaban viviendo por arriba de sus posibilidades. Entonces yo creo que ese debate cada vez tiene más potencia en la Argentina, cada vez hay más entendimiento y estamos muy cerca de romper con 70 años de tropezar con la misma piedra.”


La estimación para este año y el próximo y las diferencias con 2001:
“El estimado este año es que vamos a caer cerca de un punto. Pensemos que de los cuatro veníamos creciendo solamente la sequía fueron menos dos, eso fue un golpe tremendo, y a la pérdida del crédito porque el riesgo país subió para el flujo de inversión. El año que viene esperamos crecer un 2 o 2,3 por ciento. Nada que suene significativo, pero finalmente va a cambiar la tendencia. Pero yendo al primer punto, estamos en una situación de suma tensión que no ha terminado porque, justamente, hasta que no les demostremos a los mercados que estamos consolidando la baja del gasto público, todos nos pegan. Pero esta crisis es distinta a la de 2001, justamente por varias razones. Primero porque hoy estamos reinsertados en el mundo. El apoyo que recibimos del mundo, de todos los países más importantes del mundo a través del crédito del Fondo Monetario, fue único en la historia. A ningún país en la historia le dieron semejante cantidad de asistencia y en tan poco tiempo. Lo segundo: esta vez tenemos claro hacia dónde vamos. Tenemos claro cuáles son nuestros objetivos. En el pasado no teníamos tan claros y además tenemos un proyecto de desarrollo federal basado en la creación de empleo privado que también hemos puesto sobre la mesa y que en el 2017 se demostró que puede que de ahí se generan 600.000 puestos de trabajo en ese año. Entonces creo que hay un camino claro que hemos delineado, lo que tenemos que terminar de hacer es dejar de tener esta fragilidad que hace que cualquier vaivén de los mercados mundiales nos impacta a nosotros, porque eso se interrumpe el flujo de inversión en el flujo del crédito que es tan importante para el sector privado.”


Sobre si su gobierno va a terminar con menos pobres de los que había cuando entró y el efecto de la inflación:
“Aspiramos a eso, no tanto menos, porque un rebote con el aumento de inflación que hemos tenido vamos a tener, pero aspiramos a eso. Y lamento mucho que no haya funcionado el proceso como lo habíamos previsto con el tema de baja inflación. Claramente siento que subestimamos el impacto de corregir los precios relativos de las tarifas. No solo los que impactan directamente, tus televidentes saben que la Argentina se regalaba la luz, el gas, en los servicios sanitarios, etc. Y eso no solo basta de 1500 por ciento de aumento que impacta directamente en la construcción de un índice transparente como hemos vuelto a tener en Argentina, sino que genera un comportamiento hacia el aumento por parte de la sociedad, porque Argentina tiene un problema que es la sociedad que está contaminada con el fenómeno de la inflación. Todo el mundo está como siempre corrigiendo precios para no perder. Y eso generó un retraso. Pero lo bueno es que a partir de ahora ya estamos prácticamente al 70/80 por ciento de los precios finales de los servicios públicos, con lo cual eso nos va a permitir tener una baja sistemática en inflación y llegar a lo que pensábamos en el 2019. Tal vez llegar en 2020, fines del 2020.”


Cuál es la cifra real de ciudadanos subsidiados:
“17 millones, 18 millones es contando a los jubilados, todos los que cobran algo del Estado. Después, planes directos serán 800.000. Hemos cambiado obligándolos a capacitarse, a reinsertarse en el mundo laboral. La verdad es que una herramienta de emergencia que se perpetúa termina siendo una herramienta de frustración, la que la gente tenga un rol y que se sienta protagonista. Y después están por supuesto hay otro tipo de pensiones por discapacidad que suman otro millón y pico. Se están llevando a cabo auditorías porque lamentablemente también ha habido mucha corrupción en el asignarlas. Así que la vicepresidenta está ocupando el programa discapacidad nacional, está haciendo una auditoría muy dura porque ha encontrado que hay muchos que no son discapacitados.”


Sobre si le conviene o no le conviene que Cristina Fernández vaya presa y el paralelo con el Lava Jato:
“Muchos dicen que no me conviene. Yo lo que quiero decir primero es que esto que está pasando le conviene, es fundacional para la Argentina. Estoy muy contento que sea de mi presidencia, de mi gobierno, que hemos permitido que toda la verdad salga a la luz. Hay algo que me comprometí con los argentinos, como parte central del cambio: es que la verdad sobre la mesa, es que la ley era la misma para todos, que no había más privilegios frente al cumplimiento de las leyes y eso es lo que está sucediendo en la Argentina. Sí, yo creo que es un proceso muy positivo para la sociedad. Lamentablemente generó una tensión adicional de los mercados sobre la Argentina. Porque hacen equivocadamente un paralelismo con el Lava Jato. Digo equivocadamente porque Lava Jato del Gobierno que estaba actuando en ese momento en funciones, no es ninguno de mis funcionarios. Nosotros contratamos la obra pública entre 40 y 50 por ciento más barata de lo que se contrataba antes. Estamos con planes de obra por todo el país. Obras que empiezan y terminan y cumplen. Hemos cambiado, y aparte hemos establecido la nueva herramienta tan buena y que también de otras partes del mundo que es el PPP participación público-privada. Tenemos una ley de acceso a la información pública, cada vez más gobierno abierto, todo se pone en Internet para que la gente pueda controlar lo que hace su gobierno con cada peso del presupuesto. Tenemos la ley de arrepentidos, que permitimos que esto suceda, y seguimos trabajando en todas las herramientas que los países tienen en marcha y que nos permitió escalar 30 puestos en el ranking de Transparencia mundial en tan solo dos años y medio. O sea que la Argentina ha dado una vuelta de hoja tremenda. Y también te sumó Ley de Defensa de la Competencia, para proteger también a los ciudadanos de cualquier actitud de colusión de aprovechamiento de mercados que también han existido en Argentina. Ya dije de entrada que muchos dicen que no me conviene, porque yo no hago lo que me conviene a mí. Hago lo que le conviene al país. No sé por qué dicen que me conviene. Porque dicen que conviene que compita, tienen distintas visiones, pero lo que yo digo es que no estoy para hacer lo que me conviene a mí, ni a mi gobierno: estoy haciendo lo que le conviene al país y al país le conviene que haya un sistema judicial independiente y que uno no esté ahí manipulando y presionando para que lo que suceda no suceden las cosas. Entonces creo que ese es el nivel de transparencia, es realmente algo fundacional para la Argentina y por eso también hay que reforzarlo con estructuras. Ahora falta una Ley de Extinción de Dominio para recuperar los bienes robados por la corrupción, por el narcotráfico. Necesitamos estructuras que nos aseguren que nunca más va a volver a pasar algo así que nos hace tan particulares. La verdad, somos un país muy particular, aparece un chofer que anotó todo durante años meticulosamente. Yo digo que en la Argentina en los últimos 20 días bajó el rating de Netflix como nunca antes, porque esto es superior a ver Netflix.”


Sobre Ángelo Calcaterra:
“Me avisó que se iba a presentar. Lamento mucho porque tengo un profundo afecto por él. Pero justamente es el ejemplo que acá nadie tapa nada. El me avisó que se iba a presentar, yo les dije: <siempre mejor ir con la verdad>, con todo el dolor del mundo porque tengo un profundo afecto por mi primo. Pero mi tarea como presidente es justamente que nada se tape y que todo salga a la luz como corresponde. Acá claramente lo que hemos vivido es, si esto se confirma, algo inédito. Corrupción siempre ha habido en el mundo, y uno combate permanentemente contra ella, pero es aleatoria, depende las personas con algunos sí y a otros no. Ahora: que el Estado se monte un sistema en el cual nadie puede trabajar si no pasa a través de un pago, eso es como yo nunca había visto nada igual, tan organizadamente desde el Estado y el Gobierno. Vamos a ver si se termina de confirmar todo esto que se ha dicho.


Sobre las calles, monumentos, el principal centro cultural de la Ciudad de Buenos Aires, que llevan el nombre Kirchner:
“Nunca tuvo sentido, porque ellos se ejercieron sus mayorías y su prepotencia para hacerlo. Pero en todos los países esperan décadas décadas antes de ponerle el nombre de algún expresidente o ex dirigente a un lugar público. Aca se hizo algo que nunca en la Argentina había sucedido, una vez más, atropellando… El cambio de nombre del CCK está en debate. Yo creo que eso va a suceder ya está empezando a suceder en distintos lugares de la Argentina así que eso eso es cuestión de tiempo va a suceder. Claramente, nunca debió haber sucedido porque justamente la historia tiene que juzgar a las personas. Después que pasa un tiempo y ahí uno toma posiciones. Si hay que honrar la memoria de homenajearlo, bueno hay que tomarlo como…”


Sobre los sobornos presuntamente para financiar los gastos de campaña de la expresidenta y si es igual con todos los partidos políticos:
“No. No hay que mezclar las cosas. Una cosa es recaudar permanentemente sobre todo actividad económica que realiza el gobierno en forma coercitiva y otra cosa son los momentos de campaña. Es una ley que tiene muchísimas fallas, que hemos propuesto una mejora en la ley para transparentar los aportes de campaña política, y más allá de que en la provincia hemos dispuesto una auditoría y que confío plenamente en la gobernadora, de ninguna posibilidad la gobernadora tenga algo que ver con tomar un peso que no sea que no sea el de ella.”


Sobre si será candidato en 2019:
“Lo he dicho. De hecho, la gente cree que debo seguir colaborando lo voy a hacer. Nunca he escapado a mi responsabilidad. Insisto, si realmente la vocación de continuar la línea del cambio está, yo no voy a decir que no.”


Acerca de reportes extraoficiales de que Macri junto con el presidente de Colombia Iván Duque, el presidente de Paraguay y otros propondrían conjuntamente una petición a la Corte Penal Internacional para pedir que se investiguen presuntos o no tan presuntos crímenes de lesa humanidad al presidente Maduro de Venezuela.
“Cierto. Estaba en proceso. Porque para mí no cabe ninguna duda. En Venezuela se viola sistemáticamente los derechos humanos atropellando a la oposición y a todos, no solamente la posición de los ciudadanos en general. Se ha perdido el valor de la vida, el cuidado de las personas, el abuso del poder. Hemos hablado en Lima, en la última cumbre, y estamos en tiempos de cambios de gobierno, pero cada vez hay más consenso acerca de tomar medidas más contundentes en el intento, hasta ahora frustrante, de ayudar a los hermanos venezolanos. Yo me hago cargo de lo mío. Seguramente Colombia también y Chile con seguridad, puede ser Paraguay con el nuevo presidente. Diría yo que por ahí estamos casi seguros.”


Sobre el atentado o autoatentado a Nicolás Maduro:
“No tengo información exacta, pero a la luz de cómo se comportó después, a quienes se allanó, a quienes atropelló nuevamente de la oposición, a Borja y a Corina, demuestra que de haber sido poco poco probable que el atentado haya sido en serio. Porque, de vuelta: ellos no pueden estar nunca con su profundo compromiso democrático vinculados a un atentado de ese tipo.”


Cómo puede ayudarse más a Venezuela:
“No sé, porque todo ha ido siempre para peor. Maduro no ha cambiado en nada, le ha hecho perder tiempo a un montón de gente que creyó que podía mediar en reuniones de distintos países, distintos dirigentes, y nunca evolucionó en la dirección correcta. Así que no soy optimista en el corto plazo de lo que va a pasar en Venezuela.”


Sobre los muertos en protestas en Nicaragua y la poca atención internacional:
“Yo diría que primero la capacidad de reacción del mundo siempre es lenta, recordemos Venezuela. ¿Cuántos años pasaron hasta que el mundo se puso a hablar en serio de lo que pasaba en Venezuela? ¿Cuántos años logró tener Chávez de conservar increíblemente la aureola de que era un gran líder democrático? Yo de entrada, ya como alcalde de Buenos Aires, denuncié que eso no era democracia lo que tenía Chávez. Realmente el mundo giró con Maduro, que hizo tremendas barbaridades, con lo cual el sistema internacional tiene sus fallas para reaccionar en tiempo y forma con la velocidad que los seres humanos necesitan, porque mucha gente en Nicaragua como estamos hablando expuestas a perder la vida, perder derechos, perder libertades. Estamos todos pidiendo por un proceso de paz y de diálogo entre las partes.”


Sobre los proyectos de unión o cooperación entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico y el bloque integrado por Chile, Perú, Colombia y México:
“Estamos todos convencidos de que tenemos que ir, que es un gran avance. Pensemos que Argentina integra el Mercosur, que es el bloque más cerrado del mundo, con mayores niveles de protección en el mundo. Entonces yo, sin dejar de decir que nuestro socio estratégico es Brasil, con Brasil hemos lanzado las conversaciones con la Unión Europea, estamos comenzando con Canadá. Queremos que México mire hacia el sur y avanzar rápidamente con México. Estamos con Japón y de esa agenda también queremos avanzar con la Alianza del Pacífico. Temer ya no puede acompañarlo, podría llegar a los BRICS y no quería faltar tanto tiempo. Fue a México para la última reunión. Hoy Brasil ha cambiado muchísimo su visión y soy optimista en que vamos a ir una agenda de integración mucho más acelerada que nos va a venir muy bien, porque si algo tiene la Alianza del Pacífico es un nivel de apertura e integración en el mundo muy grande que nosotros carecemos. Estas cosas son lentas. Con la Unión Europea llevamos 30 años negociando, esperamos terminar ahora y encima va a haber un periodo de transición de diez años. Pero lo importante es que sigamos poniendo esa agenda sobre la mesa, porque creo que hoy más que nunca como líder del G-20, en el multilateralismo, el comercio como una herramienta fundamental. ¿Cuáles son los países que más han crecido en los últimos 20 años? Todos los que comercian más entre ellos, todos los otros para atrás.


Sobre el creciente proteccionismo de Estados Unidos y cómo afectará a todos los países de la región:
“Yo creo que es pasajero. Está como queriendo replantear algunas reglas del juego desde un lugar distinto, basado mucho en su intuición. Claramente a Estados Unidos le conviene que siga creciendo el comercio, le conviene articular, porque gran parte de lo que importa lo produce en empresas americanas en otro país. Entonces yo creo que es toda una discusión y la verdad es que yo tengo que valorar, porque justamente tenemos buena relación con los dos que están en mayor conflicto. Tengo una gran relación con el presidente Xi Jinping, y una gran relación con Donald Trump y siento que están buscando ese equilibrio y ojalá lo logremos antes, porque cuando ellos hacen eso los que estábamos ahí siempre dependiendo de los mercados sufrimos las consecuencias. Pero el G-20 creo que va a llegar a acuerdos y consensos buenos y razonables a favor de continuar la línea del comercio.”


Sobre el G20, la educación y el futuro del trabajo en un entorno de amenaza de desempleo mundial por los avances tecnológicos: el Banco Mundial estima que en Argentina el 64 por ciento de los empleos van a estar amenazados por la robótica y la inteligencia artificial y la Cepal tiene una cifra aún más dramática, el 70 por ciento en los países latinoamericanos.
“Lo propuse como tema central para el G-20 y creo que esto tiene una pata fundamental: que hay que reconvertir la educación y la capacitación. Este fenómeno nos transforma a todos en médicos. No sé si vos viste que los médicos hace décadas que estudian casi todas las noches, porque la medicina se renueva permanentemente. Ahora todos pasamos a ser médicos. Todos tenemos que volver a recapacitarnos permanentemente. Y ahí un gran conflicto son los gremios docentes, acá y en el mundo entero. Acá hay más agravado, tiene una miopía de oponerse a pensar la educación desde otro lugar. Incorporar la robótica, la programación, todo el mundo digital, las impresoras 3D, porque si los chicos no tienen esas herramientas del mundo digital, no tienen futuro. Entonces estamos trabajando acá en mejorar la conectividad, que la Argentina se atrasó también en la década pasada en términos de acceso a Internet de calidad. Los chicos no están conectados, no pueden aprender y hay que tratar de flexibilizar completamente los programas. Hoy empiezan a hablar de alumnos que pueden no haber ido nunca a clase y recibirse en base a educación a distancia y otros métodos alternativos. Hay que abrir la cabeza para prepararlos porque alguien va a tener trabajo del futuro, y a un país como el nuestro que venía atrasado, esto es como una oportunidad, porque en vez de tener que hacer el curso de crecimiento a través de empresas que tienen que acumular capital, el trabajo el futuro en muchos casos requiere de capital. Requiere de la idea de un desarrollo. Y no nos hacen falta equipos gigantescos, que es capital intensivo. Hoy cuando vos creás un Mercado Libre no es capital intensivo, es recurso humano intensivo. Entonces, así como un argentino pudo crear Mercado Libre, podemos crear muchas de esas cosas. Estamos apuntando mucho a ver cómo desarrollar esos nichos de empleo y sobre todo el primer emprendedor, porque las grandes compañías cada vez más van a pasar lo que vos planteabas. Yo he recibido muchos anunciándome nuevas inversiones. Planta nueva de cerveza, que es 200 millones de inversión. ¿Cuánta gente? 22. Apretar un botón y anda todo solo, ¿te imaginas la frustración que uno tiene? En cambio, un tipo hace un emprendimiento nuevo para hacer empanadas y toma 15 personas para facturar el 2 por ciento del que produce la fábrica de cerveza. Entonces hay que desarrollar la capacidad emprendedora de tus ciudadanos de que se animen a emprender. Y en eso de emprender lo hagamos al principio. El turismo bajó un rol fundamental, porque este mundo después llevara hace décadas se trabajaba de lunes a lunes, después pasaron el domingo libre, pasaron el sábado a mediodía, hoy de lunes a viernes. Vamos a ir a un mundo que trabaje de lunes a jueves, y viernes a domingo, de esparcimiento, eso genera un desarrollo de esta industria de entretenimiento y del ocio, que la Argentina tiene muchísimo para ofrecer, porque no hay muchos países en el mundo que tengan cataratas, glaciares, el acceso más al sur del mundo a la Antártida, desierto, Ruta del Vino, la Pampa. La cultura inca entrando a la Argentina por el norte. Tenemos muchísimas cosas para ofrecer. Estamos, por eso, poniendo mucho énfasis a eso con la conectividad, no sólo virtual sino aérea, nuevos aeropuertos. Hemos apostado mucho. El año pasado por primera vez en la historia recibimos más turistas que Brasil. Así que para nosotros fue un dato muy positivo y ahora vamos por que Buenos Aires sea la ciudad más visitada en el hemisferio sur. Somos la más visitada de Latinoamérica, pero queremos ganarle a Aukland y Sydney, que están arriba. Tenemos un par de años ganarles porque la verdad creemos que el turismo es una fábrica de empleo maravillosa de chimeneas que no contamina.”

Etiquetado como

Deja un comentario