Norte en Línea - En Diálogo con Longobardi, Aída Garifullina, la soprano rusa

En Diálogo con Longobardi, Aída Garifullina, la soprano rusa

En Diálogo con Longobardi, Aída Garifullina, la soprano rusa Crédito de En Diálogo con Longobardi/CNN En Español
09 Sep
2019

“Ojalá el Teatro Colón se convierta en mi tercer teatro base”.

Este domingo, En Diálogo con Longobardi, Aída Garifullina, la soprano rusa que conquistó el mundo. Oriunda de la ciudad rusa Kazán, con 31 años logró consagrarse como uno de los talentos más brillantes de la ópera. Actuó junto a Meryl Streep, compartió el escenario con al famoso Andrea Bocelli, y hasta se lució en el Mundial de fútbol de Rusia junto a Robbie Williams. “De hecho, no quiero comentar al respecto”, dijo sobre las acusaciones que pesan sobre Plácido Domingo, “el maestro Domingo siempre ha sido un gran defensor de mi talento y siempre ha sido amable conmigo. Es el mejor. Siempre será una leyenda para nosotros, y dio su vida por la música, la ópera”.


Acerca de su sueño de ser alguien importante y la importancia de la pasión:
“Dios mío, siempre lo soñé. Desde que estaba en la escuela, en la universidad, siempre quise convertirme en alguien más importante en esta vida, y también mis padres siempre me lo dijeron... Bueno, yo no he escuchado sólo música clásica desde siempre, hay otros géneros musicales que escucho en casa: jazz, pop y rock. Pero mis padres siempre me dijeron: <si quieres ser cantante, entonces hazlo en la ópera, sólo como artista de música clásica>. Era su sueño y luego se convirtió en el mío, y así fue como comenzó todo. Creo que cuando se piensa de forma tan apasionada, cuando quieres algo de forma muy apasionada y sigues trabajando siempre en la misma dirección, hacia adelante, sin detenerte, creo que todos podemos alcanzar el éxito. Depende únicamente de cuánto realmente lo deseas”.


Sobre cómo usar las redes sociales para llevar la ópera entre los más jóvenes:
“Yo espero que a través de mis perfiles en redes sociales pueda hacer que la ópera le resulte interesante a las generaciones más jóvenes. Siempre me pone contenta cuando recibo muchos mensajes que me mandan a través de las redes desde Nueva Zelandia, Australia… de todas partes del mundo. Son jóvenes que me escriben: <Aida: nosotros nunca hubiéramos escuchado ópera, nunca hubiéramos podido entender la música clásica, pero ahora gracias a ti ahora a veces vamos a la ópera y queremos probar nuestras voces también>. Eso para mí es un gran regalo. Entonces tiene mucho sentido hacer este arte, hacer feliz a las personas, ayudarlas a descubrir algo nuevo.”


Su experiencia en la Argentina:
“Mi plan es regresar a Buenos Aires, a la Argentina, quizás también a otras partes de Argentina; regresar al Teatro Colón, que espero que se convierta en mi tercer teatro base porque realmente me encantó. Es tan bello y tan único, y el público fue tan cálido conmigo, realmente me encantó. Es lo más importante. Cuando haces tus interpretaciones para la gente y entregas parte de tu corazón, tu amor, y recibes lo mismo de vuelta… eso es lo más importante para mí como artista”.


Cuando cantó Por Una Cabeza:
“Soy una gran aficionada a las películas, y vi ‘Scent of a Women’ con Al Pacino, una película épica. Y esta película, está esta canción, este tango… Les dije a mis padres: <Quiero aprender algo para los argentinos, que puedan oír una canción en su idioma y que quizás comiencen a cantar conmigo>. Después fui a ver a mi padre y le pregunté: <¿Cuál es el tango más famoso?>, y él dijo: <Ah, recuerdo esta canción>, la reprodujimos y me encantó. La aprendí enseguida. Creo que el público quedó contento con esta canción.”


Acerca de la ópera y por qué no es para todo el mundo:
“La ópera es un arte complicado. No es un arte para todo el mundo, obviamente. Yo creo que las personas que quieren descubrir algo nuevo como la ópera, me refiero a nuevo para ellos, si nunca estuvieron interesados en música clásica, deben prepararse un poco. Por ejemplo, leer el libreto, informarse sobre la ópera que van a ir a escuchar y, tal vez, escuchar algunas grabaciones e ir a la ópera y relajarse, simplemente intentar abrir el chakra. En cualquier caso, creo que la gente se va más feliz y más sana después de la ópera, porque te da una energía muy positiva. Eso es lo que yo siento. Aun si estoy cansada luego de cantar durante 5 horas, porque he interpretado una ópera de 5 horas como ‘War and Peace’ de Prokofiev, o en otra oportunidad con el maestro Daniel Barenboim en Berlín, creo que también fueron como 4 horas de ópera, y cualquier artista debería de estar cansado, pero no es así. (Los cantantes de ópera) tenemos mucha energía. Es tan extraño. Después de una ópera, podría dar un concierto justo después, esa misma noche. Eso es realmente gracioso.”


Sobre su actuación en la película “Florence Foster Jenkins” junto a Meryl Streep:
“¿Qué puedo decir? Meryl Streep es una de mis actrices favoritas en Hollywood y, unos años atrás, no me imaginaba ni soñaba siquiera estar con ella en el mismo set, compartiendo el escenario. Ella fue absolutamente divina. Muy especial, encantadora y tan buena conmigo. Le di un abrazo, porque fue un momento muy especial para mí.
Simplemente ocurrió. Firmé un contrato con mi discográfica y el director de cine inglés Stephen Frears, que trabaja con muchos actores hollywoodenses de primer nivel. Él estaba buscando una soprano similar en apariencia a Lily Pons para este personaje. Y que cantara arias difíciles como las de las campanillas de ‘Lakmé’. Así que mi discográfica me preguntó si me interesaba hacerlo. Les dije: <por supuesto, ¡sería un sueño!>. Y, bueno, de hecho, no soy una soprano de coloratura, así que ‘Lakmé’ no es precisamente para mí, pero de todas formas quería ser parte de la película. El cine es mi segunda pasión. La ópera es la primera, las películas la segunda. Así que lo hice. Fui a Londres. No hubo casting. Me dijeron: <sí, estás lista. Vamos, a actuar>. Y comenzamos a filmar, y sólo nos llevó medio día. Filmamos en Londres, aunque en realidad la historia ocurre en Nueva York, en el Carnegie Hall.”

La historia de Florence Foster Jenkins y como reivindica su legado pese a ser considerada la peor cantante de ópera de la historia:
“Ella provenía de una familia muy rica. Y, de hecho, sus padres no le permitían cantar porque consideraban que ella no tenía talento, pero ella pensaba que sí. Entonces, después de que sus padres murieran y ella recibiera mucho dinero, decidió invertirlo en la Ópera Metropolitana y el Carnegie Hall. Fue una gran patrocinadora del arte de la ópera. Creo que era una buena persona también. Todos le mentían en la cara. Todos querían su apoyo y le decían “eres maravillosa, suena fantástico”. Entonces, era normal o natural que ella pensara: <soy una gran cantante, debería dar conciertos>. Además, sus conciertos siempre estaban agotados. Su marido se hacía cargo de eso, porque estaban muy enamorados. Es una historia graciosa, pero también muy conmovedora porque ella estaba muy enferma y murió. Stephen Frears fue capaz de mostrar todas esas emociones, el drama y las partes graciosas de su vida en la película. Por eso, le sugiero a todos en Argentina que vean esta película, a todo el mundo, de hecho. Porque es maravillosa, es épica. Y Meryl Streep fue nominada a un Oscar por su papel.”


Sobre su trabajo junto a Juan Diego Flórez, uno de los tenores más importantes de la actualidad y cómo fue ganar Operalia:
“Somos buenos amigos y colegas. Los dos vivimos en Viena, en la misma ciudad, y a menudo cantamos en la Ópera Estatal de Viena. Nos vemos bastante seguido y hemos hecho algunas hermosas producciones juntos como Romeo y Julieta, conducida por Plácido Domingo. Fue hace dos años en Viena. Nuestras voces, la mía y la de Juan Diego, suenan muy bien juntas. Su voz es muy lírica y cálida, y mi voz obviamente también. Entonces en dueto sonamos muy bien juntos y tenemos la gran idea de grabar un álbum de duetos. Espero que ocurra en el futuro. En 2013 simplemente completé el formulario para Operalia y fui a Verona, a esa bella ciudad. con mi madre. Y comencé a preparar el programa, solo tenía tres semanas antes de la primera gira de Operalia. De hecho, para ese tipo de competencia enorme, importante y muy seria en donde vienen y cantan tantos cantantes excelentes, y participan, se necesita más tiempo, uno necesita un par de meses para preparar el programa. Sólo tuve tres semanas. Pero lo hicimos, y nos fue bastante bien. Gracias a Dios, gané. De hecho, les aconsejaría a los cantantes jóvenes que participen en competencias porque es una ayuda muy importante, es una buena formación. Es decir, se aprende mucho de la competencia porque uno da lo mejor para mostrar su voz, para mostrarse…uno, como artista, en el gran escenario, frente a renombrados directores de teatros de ópera que están el jurado. No es importante si uno gana la competencia o no. Porque no pensé que iba a ganar.”

Cuando cantó junto a Robbie Williams en el Mundial Rusia 2018:
“Fue un buen ejemplo – quizás, espero que un buen ejemplo– de que los cantantes de ópera realmente pueden cantar de todo. Realmente disfruté esta reunión y esta colaboración con Robbie. Siempre había querido probar algo nuevo. No necesariamente con un cantante de ópera sino con un cantante de pop o de rock, incluso. Por qué no, somos gente joven, podemos probar de todo, ¿verdad?. Cuando recibí esta invitación de la FIFA de cantar en la ceremonia de apertura fue simplemente…fue…yo estaba tan nerviosa, y solo tuve un ensayo. Tan sólo dos días antes de la ceremonia de apertura, fuimos. Robbie tuvo más tiempo porque él no tenía un concierto al día siguiente y yo sí. Así que yo tuve tan solo una pasada. Y al día siguiente yo estaba cantando con Plácido Domingo, con Anna Netrebko, con Juan Diego Florez y el maestro Gergiev conducía en la Plaza Roja en Moscú. La famosa Plaza Roja: es muy inusual conseguir ese lugar para realizar un concierto. Pero como fue en el marco de la Copa del Mundo, fue posible y se transmitió por TV a todo el mundo. Así que, en la ceremonia de apertura de la Copa del Mundo, yo no había tenido ningún otro ensayo y simplemente fui hasta el escenario y canté con Robbie. Estaba súper entusiasmada, pero también muy nerviosa. Fue un momento muy especial porque estás en un estadio y tienes a 80.000 personas mirándote sólo en ese lugar, y a la vez sabes que también hay un montón de cámaras de televisión.”

Etiquetado como

Deja un comentario