El analista de política internacional Claudio Fantini, En Diálogo con Longobardi

“En Venezuela sólo puede haber una negociación y la negociación sólo puede tener Un desenlace, qué es el final de este régimen”.

El mundo en foco. El analista político internacional Claudio Fantini revisa los distintos conflictos a escala global, los impulsos mundiales que tienen los partidos ultraconservadores, la eurofobia, y define a protagonistas como Maduro, Trump, Bolsonaro. Todo, En Diálogo con Longobardi.


Las ideologías de vuelta al pasado motorizadas por el miedo y la incertidumbre:
“En Europa aparecen liderazgos que representan una contestación, un desafío: son contrarios a la democracia liberal. Trump es parte de ese proceso en el cual el pasado trata de atrapar al presente y volverlo para atrás. Históricamente las ideologías planteaban una descripción del futuro. Lo que hizo Nicolás Maduro, de manera desopilante los otros días, cuando le dijo a los militares <fui al futuro y volví, va a estar todo bien>. Eso es, en definitiva, el abecé de la política en todos los tiempos. Cuando la política era sólo mesiánica, en la antigüedad, cuando los líderes no proponían un modelo de sociedad sino un modelo celestial, un tipo de Dios o de dioses, lo que hacían era plantear una visión hacia el futuro. Normalmente lo que venía era el apocalipsis y planteaban un modelo de salvación. Las ideologías que de algún modo suplantaron llevaron al mesianismo de un individuo a una vanguardia esclarecida. También describen el futuro. Marx plantea que el futuro es del proletariado porque se va a abolir la propiedad privada sin una explicación de cómo se llega a eso. Hoy las ideologías ya no plantean el futuro, le dicen el futuro va a ser el pasado. Como el futuro da miedo porque la tecnología y la inteligencia artificial están cambiando absolutamente el panorama humano. El miedo y la incertidumbre son esencialmente reaccionarios, plantean un escape hacia el pasado. Putin construyendo la Rusia imperial de los zares que describe su ideólogo de cabecera y Donald Trump convenciendo a los obreros más que nada de los Estados Unidos de que era posible volver a los Estados Unidos de las grandes industrias manufactureras, con plantas repletas de obreros, rascacielos repletos de oficinistas. Sencillamente no se puede volver al pasado. Sí yo no puedo entender hacia dónde voy primero me detengo y después retrocedo. Ese es el movimiento humano frente al miedo y eso es lo que está pasando a escala global, y lo que explica el fenómeno se los engendros demagógicos y las utopías regresivas que están jaqueando a la democracia liberal en Occidente.”


Acerca del momento actual de Venezuela:
“Creo que más allá de la figura de la Presidencia, el cargo en sí puede ser discutible. Creo que la intención del reconocimiento a Juan Gaidó es absolutamente válida. La constitucionalidad, la interpretación sobre el artículo 233 en semejantes circunstancias puede ser discutible también y, en este caso, es indiscutible qué Maduro fue el primero en salir de la Constitución, antes que nada, cuando no dio el referendo revocatorio que debió darse hace 12 años. Luego cuando le practicó a la Asamblea Nacional lo que yo describo como una vasectomía legislativa, porque la infertilizó a la legislatura que no puede legislar. Lo que Fujimori en los 90 hizo cerrando el Congreso, Maduro lo hizo maniatando al suyo. Ahí ya estaban fuera de la constitución y eso le agregó la Asamblea Constituyente que no redacta una Constitución, sino que legisla el carnet de la patria y tantas cosas más. El de Maduro es un régimen esperpéntico esencialmente. La de Chávez era una democracia mayoritaria. Muerto Chávez, Maduro que empieza a perder el apoyo de la mayoría, cuando ya no tiene el apoyo de la mayoría se transforma en simple dictadura. Ya es una minoría la que impone su voluntad. Lo que está ensayando ahora es el paso, a través de la Asamblea Constituyente, de la dictadura al totalitarismo que es la dictadura absoluta. Está intentándolo con una resistencia formidable y admirable del pueblo venezolano. Creo que sería trágica una intervención militar. La salida va a ser o tiene que ser una negociación. Normalmente se usa la palabra diálogo, pero creo en este caso no puede haber diálogo. El diálogo implica la existencia de dos razones, dos logos: acá no hay dos razones, acá sólo puede haber una negociación y la negociación sólo puede tener un desenlace, qué es el final de este régimen. El hecho que no esté Obama sino Trump no garantiza que lo que venga, sobre todo por lo difícil que va a ser la situación, no corra el riesgo de caer en otra dictadura de un signo contrario. En principio va a depender de toda la región, sobre todo el grupo de Lima. El éxodo de los venezolanos, Indiscutible, es una prueba del carácter esperpéntico de ese régimen. Vamos a tener todos el cuidado de que lo que venga sea una democracia y no otro régimen.”


¿Cuál es el futuro de la crisis de Venezuela?
“La continuidad del régimen no puede ser porque es una pesadilla atroz, La intervención militar internacional no es la forma”.

Algunas definiciones:

Jair Bolsonaro: “Es una expresión de esa demagogia emergente con rasgos regresionistas. En el caso de Brasil indudablemente hubo un fracaso económico de Dilma Rousseff. La caída de Dilma Rousseff fue un estropicio político: una legión de patanes sacó a la que no era corrupta porque quería un presidente que los defendiera del avance del Lava Jato. O era menos corrupta por lo menos, pero ella sí tiene una responsabilidad en la debacle económica: la pagó con una chequera que no correspondía institucionalmente. Fue un estropicio, no un golpe de Estado. La victoria de Bolsonaro mostró ciertas miserias de la clase dirigente. Hay momentos en los que se debe imponer el espíritu de grandeza.”


Donald Trump: “Las posiciones de Trump son absolutamente funcionales a las de Putin. Cuando veo a Trump veo a un hombre que tiene la fórmula, hoy por hoy, de que abre puertas. Históricamente era el líder impresentable, un caso similar al de Bolsonaro, alguien que tiene 30 años haciendo política y tiene una suficiente colección de barbaridades pruebas de su incontinencia verbal como para que no lo voten. Y sin embargo, en una circunstancia x, eso que debería ser el punto Débil se transforma en el punto fuerte porque lo convierte en la anti política y las sociedades que ya no creen que la política las rescaten de ese futuro que ven tan incierto y al que le temen recurren a la anti política. Trump es eso. Trump le habla a Homero Simpson, a ese norteamericano medio qué tiene incluso un gran resentimiento contras las élites políticas de Washington. Un hombre elegante, culto, brillante, como Obama, los hace sentir desprecio. Entonces lo que es Trump es la anti política. Y eso es lo que lo hace fuerte solamente en ese núcleo, pero ese núcleo duro es un pilar de apoyo muy fuerte.”


El Reino Unido y el Brexit: “El Brexit dejó a Gran Bretaña deambulando En un laberinto, Yo creo que no va a haber otra alternativa al menos razonable que no sea Un segundo referéndum porque nadie había dicho a los británicos que votar Brexit implicaba caer en este laberinto extraño.”

Los ultraconservadurismos: “Europa está emprendiendo marchas que eran impensables cuando después de la Segunda Guerra Mundial los enemigos de la historia, Alemania Francia luego del tratado de Maastricht dan el salto hacia la Unión Europea. Se parecía estar frente un proceso inexorable, Irreversible. Hoy por hoy la tendencia en los liderazgos al emerger de los ultranacionalismos que son claramente eurofóbicos, ya no euroescépticos: quieren romper la Unión Europea. La impresión es que Europa no va a poder ser en el futuro lo que ha sido hasta acá. Tiene que replantearse. Está siendo atacada muy fuertemente por estos nacionalismos. Están bombardeando a Europa sin decir abiertamente qué quieren terminar con la Unión Europea. No está planteado explícitamente hacia dónde quieren ir. Creo que ahí está precisamente el aspecto demagógico, la ensoñación, de que es posible un retroceso. Yo creo que Gran Bretaña deambulando perdida en los pasillos del Brexit está mostrando que no hay retroceso. Es el momento de auge de la promesa de la utopía regresiva.”

Etiquetado como

Deja un comentario