Norte en Línea - El actor Eduardo Blanco, que participa en la serie Altamar, En Diálogo con Longobardi

El actor Eduardo Blanco, que participa en la serie Altamar, En Diálogo con Longobardi

El actor Eduardo Blanco, que participa en la serie Altamar, En Diálogo con Longobardi Crédito de En Diálogo con Longobardi/CNN En Español
30 Jun
2019

Eduardo Blanco: “A mí me gustaría que quien gane las próximas elecciones, sea quien sea, pudiera generar políticas que nos contengan a todos, pudiera generar acuerdos”.

Personaje importante en Altamar, la nueva serie española de Netflix, el actor Eduardo Blanco tiene una inmensa trayectoria. A punto de ir a representar nuevamente Parque Lezama a Madrid, con Luis Brandoni y la dirección de Juan José Campanella, fue el entrevistado En Diálogo con Longobardi.


La anécdota de cómo en la alfombra roja de los Oscar lo confundieron con el italiano Roberto Benigni:
“Cuando fuimos con ‘El Hijo de la Novia’ dos años antes él había recibido el Óscar por ‘La Vida Es Bella’ y no había pasado desapercibido, saltando por arriba de la butaca. Entonces había quedado muy impregnado en la gente. Años después estaba yo también en la alfombra roja, para ‘El Hijo de la Novia’, que fue nominada, y me piden una foto pensando que era Roberto Benigni. Yo en un momento, en esa situación además en inglés que no manejo tan bién el inglés, lo que le entendí era que su madre que era italiana iba a estar emocionadísima. Primero dije no y estaba con el periodista de Clarín Pablo Scholz. Nos miramos y dije: <sí, yo soy>.”


Sobre Parque Lezama y la relación con su vida personal:
“Una obra de teatro que era además de una obra muy divertida muy emocionante y conmovedora, y yo tengo como un plus ahí porque mi padre murió diez días antes de terminar el espectáculo. Tenía Parkinson y el personaje mío, de alguna manera, yo puse como un elemento parkinsoniano con esa posibilidad que tenemos a veces de jugar con la imaginación y la fantasía de cómo la vida a veces te coloca en unos lugares que van más allá de la vulnerabilidad, sino la imposibilidad, porque el Parkinson es una enfermedad bastante embromada de la vejez. Me imagino que el Alzheimer y el Parkinson son dos enfermedades inhabilitantes y yo pensaba en mí fantasía: bueno este viejo que hago yo, a pesar de tener Parkinson, puede dar todavía batalla a unas cuantas cosas. Lo pensaba después, primero surgen cuando uno está preparando un personaje desde la percepción muchas cosas desde la intuición y, de repente, conformé un personaje que tenía algunos elementos que supongo que en mi fantasía pretendían transformar la realidad que no era posible”.


Cómo compone un personaje como este:
“Siempre son una sumatoria de todas. El teatro tiene un proceso de ensayos mucho más amplio que el cine, la televisión, y te permite buscar y te permite probar. Ahí tenía, además de un cambio corporal, una postura física, un cambio vocal también, fui a un fonoaudiólogo para no lastimarme, me enseñó un poco. Pero es un desgaste, sobre todos los días que teníamos funciones son dos horas que estábamos con Beto arriba del escenario sin bajarnos. Los días de dos funciones serán cuatro horas con una postura corporal, más allá del temblequeo que yo hacía, que me llevaba un esfuerzo importante”.


Acerca de Altamar, la serie de Netflix que se estrenó en mayo y va por una segunda temporada:
“Altamar la hizo la empresa Bamboo para Netflix, es mi primera experiencia en plataformas, es una cosa realmente nueva, extrañá culturalmente todavía. Lo que me pasó al contarle a mi madre, que vive y tiene 88 años, y me decía si en Argentina se podía ver y yo le decía que sí; me preguntaba qué día y yo le decía cualquier día y a cualquier hora. Y yo pensaba con esto como culturalmente todavía no estamos preparados para esto y esto es maravilloso, porque en general la sensación de tener una imagen en internet es tremenda. Todo en estudio, ocho capítulos en la primera temporada porque ya estamos haciendo la segunda temporada. Ha sido impactante su lanzamiento y está José Sacristán. Le tengo gran admiración y respeto, lo conocí a él, me moví mucho en España y aquí por distintas circunstancias pero nunca había trabajado con él.


Sobre de su personaje en Altamar y la experiencia de filmar allí:
“Soy el capitán del barco, va en los años 40 después de la 2ª Guerra Mundial del puerto de Vigo hacia Río de Janeiro. Yo digo la inconciencia de ponerme a conducir a mí un barco… Y estamos navegando, ya salimos al océano a partir de mayo en la plataforma Netflix y estamos navegando bastante bien así que creo que voy a llegar a Rio. En el estudios mirás por la ventana de cualquier sitio del barco y tenemos unas pantallas LED donde veíamos el mar, y te aseguro que daba la sensación absolutamente del mar en cualquier estado del mar: sí hay una tormenta y el más revuelto y estábamos viendo por la ventana eso ahora. Es todo escenografía hecha de una manera extraordinaria. La primera temporada la comenzamos a mediados de octubre del año pasado y terminamos a fin de enero y ahora estamos terminando la segunda temporada.”


Acerca de su visión de la Argentina actual:
“Cuando vuelvo choco con la sensación como de no vivir como mereceríamos vivir. Y choco con la sensación de que nos seguimos echando unos a otros la culpa de por qué vivimos como vivimos, sin darnos cuenta de que la tenemos todos y que, en todo caso, lo que tenemos que hacer es dejarnos de joder entre nosotros para ver si podemos generar algunos acuerdos que nos posibiliten −con la capacidad enorme que tenemos− volver a evolucionar como merecemos. Y estoy hablando ya no de grandes temas grandilocuentes, estoy hablando de una cotidianidad que no se hace grata. Escucho mucho en nuestro país hablar de pronto de la distribución de la riqueza y siempre me pregunto por dónde empieza. Eso empieza por la educación creo yo. Acá, en este país, la educación pública fue quien igualó la línea de largada y yo soy de los que piensan qué así debe ser, que de repente un pibe que nace en La Cava y uno en Recoleta tienen que tener las mismas posibilidades y tienen que tener la misma línea de largada y hoy está lejos de pensar se eso”


Sobre los gobernantes argentinos y su interés en eternizarse en el poder:
“En Europa los sistemas de Gobierno están obligados a generar acuerdos. No veo que esté partido España, lo que veo es que está un poco más dividido. Por lo tanto los obliga a generar acuerdos. Inevitablemente ocurre porque si no, no pueden formar Gobierno. Aquí a casi todos nuestros políticos les encanta llegar al poder y eternizarse y muchos te dicen una cosa que es casi está infantil: <bueno, pero si la gente me vota es que soy bueno>. Lo bueno es que no haya una persona que la salve, porque así estamos con las personas que nos salvan. Lo bueno es generar políticas que ayuden a la gente a mejorar y las políticas tienen que ser independientes de las personas. Y quien esté en el poder es bueno que cambie, porque hace a un mejor sistema para que no se eternicen, por la corrupción, por millones de cosas. Sobre todo por el fortalecimiento, porque corrupción hay en todos lados, pero el fortalecimiento de los órganos de control nosotros somos cada vez especialistas que tenemos a la mujer de Julio de Vido controlando la oficina Anticorrupción durante el Gobierno kirchneristas y a Laura Alonso, y no hablo de la honorabilidad de esta persona: hablo de que no corresponde eso. El único que hizo en ese sentido lo que correspondía es Alfonsín, qué tenía alguien de la oposición. Me parece que el transcurrir del tiempo nos ha llevado a una confusión bastante importante en nuestro país, creo que tenemos que volver a conformar un contrato social.”


Acerca del presidente Macri:
“No me gusta hablar. Si me preguntas si me entusiasma, te digo que no. No quiero evadir la respuesta, lo que sí creo es que tenemos que hablar más allá de las personas, qué hacemos más allá de las personas. A mí me gustaría que quien gane las próximas elecciones, sea quien sea, pudiera generar políticas que nos contengan a todos, pudiera generar acuerdos. Yo creo que lo que perdimos fundamentalmente, y es lo peor y por eso la economía y por eso todo, es la confianza. Hace años que venimos construyendo desconfianza. Entonces tenemos que volver a construir confianza y no me parece posible tener confianza cuando tenemos ministros de Economía que tengan su dinero fuera del país, es legal, pero no seas ministro de economía; de educación hemos tenido que mandan a sus hijos a colegios privados: bueno tienes todo el derecho, no seas ministro de educación. Necesitamos ejemplo, necesitamos que nos pongamos de acuerdo. Me parece a mí en la oficina Anticorrupción tengamos un equipo representativo de los porcentajes del Congreso, alguien que controle, no alguien que sea a favor del Gobierno oficialista.”


Sobre la evolución de las series norteamericanas por sobre el cine:
“Las series norteamericanas me parece que le ganaron en elaboración en las historias, las propuestas, en el riesgo”.

Etiquetado como

Deja un comentario