Norte en Línea - Valerio

Todos tenemos cosas en las que creemos, y no solo en términos de religión o espiritualidad, sino esas experiencias profundas que nos ayudaron a crecer, a fortalecernos y en resumen a vivir...

Todos tenemos un profundo deseo de no morir, el instinto de supervivencia está como cosido a nuestro ser. Porque hemos nacido para vivir, queremos vivir siempre, tenemos aversión a la muerte.

"Cuando nuestros corazones reciben mensajes de coraje, esperanza y alegría, significa que aún somos jóvenes".

En esos días de confinamiento y debido a las recomendaciones de las autoridades, el poder reflexionar cumple un papel de suma importancia para edificar vidas y lares, como también proclamar nuestra fe.

¡Qué humano es querer ser reconocido! Y qué poco sobrenatural… Sería una pena que hiciéramos el bien con el secreto deseo de auto felicitarnos o de recibir la gloria de los demás.

Existe una gran tentación de declararnos insatisfechos con lo que hacemos y de afligirnos por ello, aún cuando necesariamente debemos estar haciéndolo.

Nada se compara con el sabor y la textura de una cerveza fresca, en especial durante esos días en que hace mucho calor. A pesar de ser la tercera bebida más popular del mundo, se puede decir que la cerveza ha ganado una mala reputación debido a su alto contenido calórico, por lo que muchas personas evitan consumirla.

Muchas veces pasamos por la vida y no vivimos. Corremos con voracidad tras sueños y nunca los realizamos. Buscamos descubrir donde estamos y comprobamos que no llegamos a lugar alguno. Nos esforzamos en buscar la felicidad y jamás la encontramos.

SIin rencores?...

¿Tan imperdonable era, o es, lo que nos ha hecho esa persona que no puedo canalizar la comprensión? ¿Por qué a veces resulta difícil perdonar a alguien?¿Sera que, tal vez, es porque nos hemos aferrado a recuerdos negativos por pensar constantemente en ellos?

¿Jugamos al amor?

El amor es un juego, y pocas veces te das cuenta que eres uno más de los jugadores porque, sencillamente, el amor te involucra a tal punto que te lleva al desenfreno de alegrarte, a conocerte; te pierde, te domina.