Creciendo Por Cuenta Propia... Pero Con Ayuda

La profesora de la Escuela Bíblica preguntó a una niña de 4 años: ¿Quién te crió? La niña respondió: "Dios creó parte de mí". "¿Qué quieres decir con 'parte de mí'?" preguntó la profesora. "Él me creó muy pequeña, luego crecí sola", concluyó la niña.

Fue una respuesta propia de una pequeña niña, pero su respuesta no estaba equivocada. Dios nos creó y nos bendice para que crezcamos en gracia y conocimiento, buscando agradarle y engrandecer Su nombre.


Crecimos espiritualmente sanos, cuando ponemos todos nuestros días ante el Señor. Mientras Él nos añade fe, amor, generosidad, esperanza, vamos creciendo y brillando en este mundo, por la gracia de Dios.


Somos nosotros quienes debemos crecer por nosotros mismos.


Somos nosotros quienes debemos buscar la dirección del Señor para que nuestro crecimiento sea verdadero y agradable a Él.

Somos nosotros que, guiados por el Señor de los señores, debemos mostrar lo que Dios hace por nosotros cuando abrimos el corazón a Jesús y descansamos en sus enseñanzas.


A veces pasamos años en la iglesia, oramos y cantamos, pero nunca crecemos. Dios quiere hacer grandes cosas en nosotros y a través de nosotros... Dejemos que Él nos moldee y seremos una gran bendición en Sus manos.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), te envío un Abrazo, y mi deseo que Dios te bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo, derramando sobre ti, muchas bendiciones de Paz, Amor, y mucha Prosperidad.

Por: Claudio Valerio

Etiquetado como

Deja un comentario