Síndrome Urémico Hemolítico Destacado

Síndrome Urémico Hemolítico
11 Ene
2020

Recomiendan reforzar la higiene de alimentos para evitarlo.

Es una Enfermedad Transmisible por Alimentos (ETA), que afecta especialmente a niños menores de 5 años y se contrae con mayor frecuencia durante el verano, informaron desde la Secretaría de Salud del Municipio.


Desde la Secretaría de Salud del Municipio brindaron una serie de sugerencias a fin de evitar contraer el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

Se trata de una Enfermedad Transmisible por Alimentos (ETA), que afecta especialmente a niños menores de 5 años y puede tener consecuencias graves, pudiendo en algunos casos causar la muerte.


“Se contrae durante todo el año, pero con más frecuencia en el verano, durante los meses de calor”, detallaron.

Además, indicaron que “la causante de esta enfermedad es una bacteria (escherichia coli productora de toxina shiga) que se encuentra en el agua contaminada, frutas y verduras mal lavadas, carne picada cruda o mal cocinada, jugos y leches sin pasteurizar, alimentos preparados en malas condiciones de higiene."


Los síntomas aparecen a los tres días de haber ingerido un alimento contaminado. Consisten en diarrea acuosa y con sangre, vómitos, dolor abdominal y fiebre, palidez y disminución de la orina.


“Es necesario concurrir en forma urgente a la consulta médica, ya que este cuadro termina en la destrucción de los glóbulos rojos y una falla aguda de los riñones. Si no se trata a tiempo, esta enfermedad puede ser mortal”, añadieron.


Además, mencionaron que como todas las ETA, el SUH puede prevenirse practicando diariamente las 5 claves de la inocuidad alimentaria. Las mismas se indican a continuación:

- UTILIZAR AGUA Y ALIMENTOS SEGUROS: El agua para beber, cocinar y lavar la verdura debe ser potable; si es de calidad dudosa, debe hervirse durante 5 minutos, o bien potabilizarse con 2 gotas de lavandina (55 gr Cl /l) por litro de agua. Comprar la carne recién picada: debemos solicitar al carnicero que pique la carne en nuestra presencia, al momento de la compra.

- MANTENER LA HIGIENE: de la cocina, mesadas y utensilios, con especial atención en el lavado de manos.

- EVITAR LA CONTAMINACION CRUZADA: no poner en contacto alimentos crudos (sobre todo carnes) con alimentos cocidos o listos para consumir; no usar los mismos utensilios (tablas, cuchillos) para manipularlos.

- COCINAR COMPLETAMENTE LAS CARNES: especialmente los alimentos con carne vacuna picada, rellenos, guisos, pastel de papa, hamburguesas.

- MANTENER TEMPERATURAS SEGURAS: evitar que los alimentos estén más de dos horas a temperatura ambiente.

“Si vamos a recalentar alimentos, debe ser en forma completa, no se trata de entibiarlos, sino de llegar a una temperatura superior a los 60–70 °C durante 10–20 minutos en todo el alimento, a fin de eliminar los microorganismos que puedan estar presentes”, agregaron.

Asimismo, subrayaron que es importante tener en cuenta que además de transmitirse por alimentos contaminados, esta enfermedad puede adquirirse también al bañarse en aguas contaminadas con materia fecal o en piletas con insuficiente cantidad de cloro; en visitas a granjas o campos (donde los niños pueden tomar contacto con materia fecal de los animales, en este caso es clave el lavado de las manos antes de consumir alimentos).

Las personas que trabajan en granjas, frigoríficos o carnicerías deben cambiar su calzado y ropa al finalizar su jornada laboral, para evitar transportar la bacteria a sus hogares.

Etiquetado como

Deja un comentario