Norte en Línea - Se cumplen 135 años de una ciudad tan especial como hermosa

Se cumplen 135 años de una ciudad tan especial como hermosa

Se cumplen 135 años de una ciudad tan especial como hermosa
05 Jul
2020

Un año más de sueños, de trabajo, de esfuerzo, de compromiso y de amor hacia esta ciudad que, para muchos de nosotros es nuestro lugar en el mundo.

El lugar en el cual muchos nacimos y tantos otros adoptaron, decidiendo vivir aquí por trabajo o por amor.


Como los hermanos Costa que apostaron a estas tierras y en 1875 emprendieron un negocio inmobiliario, lotearon y crearon el pueblo de Campana. No tardó en llegar el Ferrocarril, que unía Retiro con Campana y el puerto. Tampoco las instituciones, como el Correo, La Policía, el Consejo Escolar y las escuelas, el Pueblo que apenas comenzaba a caminar ya era pujante y moderno, así comienza a poblarse de inmigrantes y a crecer rápidamente.


Solo 10 años después se separa del Partido de Exaltación de la Cruz y el 6 de julio de 1885 se crea el de Campana.

Ya han pasado 135 años y Campana sigue siendo el fiel reflejo de aquella ciudad que soñaron los hermanos Costa, creciendo constantemente y apostando siempre a nuevos desafíos.


Ellos comenzaron, pero le siguieron muchos hombres y mujeres que hicieron a nuestra ciudad grande y especial, encargándose de que esos sentimientos que la ciudad despertaba en cada campanense, sea trasladado de generación en generación haciendo de Campana una ciudad especial, una ciudad con alma de pueblo, como nos gusta llamarla.


Si, tan especial como nosotros los que la habitamos, tan especial como cada rincón de esta ciudad.


Campana cobija a soñadores como Don Manuel Iglesias, que se atrevió y fabricó el primer automóvil Argentino y al tener un error de cálculos para poder sacarlo de su casa, necesito de la solidaridad de su vecino que tuvo que romper el tapial para que el prototipo pudiera recorrer las calles de la Ciudad y mostrarle a todos el sueño cumplido.


Esa solidaridad es la que aprendimos y hoy a pesar de los años la seguimos viviendo a través de cada


Somos una ciudad generadora de energía, con un importante polo industrial y portuario. Pero también somos una ciudad que se viste de violeta, de verde y negro, o de la camiseta de algún club de barrio y grita los goles desde el alma. Somos cuna de grandes deportistas, y artistas que nos enorgullecen.


Somos una ciudad que durante años esperaba con ansias que llegara el 31 de diciembre para brindar y salir corriendo porque a la una había que ver la quema de muñeco de los Gatti y de tantos otros que fueron tomando esta idea loca y lo replicaban por distintos puntos de la ciudad. También nos encanta arrancar el nuevo año bailando junto al río en el Boat Club.


Somos también los que los domingos salimos a dar la vuelta a Perro por la Real, y hace algunos años esperábamos ver el Trencito o a Don Calixto en su Falcon saludando, imágenes entrañables que difícilmente olvidaremos.


Somos los que todos los 21 de septiembre festejamos el día de la primavera en las Colinas de Otamendi o en el Campito de Siderca, según los años que tengamos.


Somos esto y mucho más, somos una ciudad con tradiciones y costumbres bien arraigadas. Somos una ciudad donde nos gusta saludarnos, conocernos y compartir. Somos una ciudad de personajes pintorescos que fueron y son parte del paisaje.


Somos la ciudad de las maratones de Siderca, de la fiesta del automóvil, de las mejores heladerías, del delta, el río, del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos y donde la Virgen del Canchillo eligió aparecer para unirnos más.


Así somos los campanenses, amamos a nuestra ciudad, y extrañamente nos emocionamos cuando llegamos a Campana, al ver el imponente arco que custodia la entrada principal, después de pasar unos días fuera de casa.


Somos la ciudad que tuvo muchos líderes políticos los cuales trascendieron a la ciudad, que no importando su bandera partidaria trabajaron en conjunto desde el lugar que les dio la sociedad para qué Campana sea hoy la ciudad que es.


Que muchas veces dedicaron su vida a esta comuna y su gente. Como hoy lo hace nuestro intendente y muchos de nosotros, lamentablemente no todos lo entienden, Campana necesita de todos, de que juntos pensemos cómo atravesar las crisis, como desarrollarnos y pensar el futuro, pero siempre respetando el lugar que nos dieron los vecinos, debemos poner ante todo la responsabilidad de seguir construyendo una ciudad moderna, inclusiva, justa y solidaria.


Por Karina Sala, concejal de Juntos por el Cambio.

Etiquetado como

Deja un comentario