La huerta escolar, en marzo, sacó un aprobado

La huerta escolar, en marzo, sacó un aprobado
11 Feb
2019

INTA Avellaneda acompaña a la Escuela Especial N° 501 en el marco del proyecto Prohuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación - INTA). Cosecharon tomates y choclos.

Tomates y choclos listos para un almuerzo saludable. Lucen impecables y recién cosechados de la huerta. Esto ocurre en la Escuela Especial N° 501 de Avellaneda con el apoyo del INTA AMBA en el marco del Programa Prohuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación/ INTA).


Adriano De Liberto, técnico de la agencia Avellaneda del INTA AMBA, cuenta con orgullo que este espacio de huerta se armó con mucha expectativa y logró los resultados: “Es una experiencia formidable observar como los chicos también se suman a esta tarea de plantar y cosechar sus propios alimentos”. También son acompañados por el maestro Fabricio Bon.


Desde la agencia destacan que estos espacios escolares generan un mensaje que todo lugar puede utilizarse para una huerta que sirve para generar alimentos y como pulmón verde en medio de las ciudades.


De Liberto destacó la calidad de los cosechado y explicó que para lograrlo debieron comenzar desde lo básico que fue preparar el terreno para que puedan sembrarse tanto semilla o plantines (elaborados por los técnicos). En esta tarea los alumnos, con sus propias manos, fueron colocándolos en hileras.


Sustentable

Las huertas escolares se integran a actividades pedagógicas y promueven desde los niños una mejora en los hábitos de consumo del grupo familiar.


La obtención, en este caso, de tomates y choclos resultó de una cosecha agroecológica y sustentable. “Este trabajo que se realiza en las escuelas tiene una función pedagógica en torno a la alimentación y el origen de los alimentos y un compromiso con la comunidad”, agrega el técnico del INTA AMBA.


Los protagonistas coinciden en que a partir del trabajo en la tierra se logran compartir experiencias que son enriquecedoras en la tarea tanto con los chicos como con los docentes y padres. Los alumnos son, sin dudas, quienes ayudarán a promover la importancia que tiene la huerta.


Acaso, como marca el poema Tiempo adentro de la siembra, esas semillas hoy fruto son “Ilusiones que anduvieron /caminando en tierra suelta, /cantando junto a su dueño / con cada gota de siembra. (…)”.

Por: Federico Gaston GUERRA

Etiquetado como

Deja un comentario