Norte en Línea - VirtualMind

La tecnología en la educación llegó para quedarse pero no vino a reemplazar al docente y su presencialidad. La pandemia clausuró la dicotomía de la “tecnología sí o no” como herramienta educativa, pero de ninguna manera reemplaza el rol del docente y mucho menos, la importancia de establecer vínculos humanos durante los diferentes períodos de aprendizaje de una persona.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio, producto de la pandemia que irrumpió por el mes de marzo en Argentina y en el mundo, reestructuró a la sociedad y a las empresas en muchos aspectos como la modalidad del trabajo, las rutinas, actividades diarias, y las prioridades de cada individuo en lo que respecta a su propia vida.

Virtualmind®, empresa dedicada al desarrollo de Software, con 15 años de experiencia tanto en el mercado local como internacional, tiene el agrado de comunicar que obtuvo la Certificación™ de Great Place to Work®, lo que implica un reconocimiento significativo a la calidad de la cultura organizacional de la compañía.

Mientras en Argentina la pandemia avanza sin dar tregua, en el marco del mes de la educación, especialistas de diferentes disciplinas realizan un balance del impacto de la pandemia sobre el sistema educativo, analizan algunas de las acciones implementadas en lo que va del ASPO, y opinión sobre el futuro de la educación en nuestro país postpandemia.

La coordinación del personal ha tomado un rol protagónico en los esquemas laborales y comunicacionales propios del distanciamiento social. ¿Cuáles son las claves para adaptarse y avanzar a las nuevas necesidades que nos plantea esta oportunidad?

El mundo está cambiando de forma vertiginosa, incluso –por momentos- mucho más rápido de lo que podemos asimilar. La frase que afirma “lo único constante es el cambio”, es muy cierta. Las transformaciones que estamos viviendo impactan en todos los aspectos de la vida, en la economía, en la manera de hacer negocios y en la forma en la que las empresas comunicamos.

La búsqueda del talento se ha convertido en una de las principales funciones del área de Recursos Humanos. No en vano, las habilidades y el compromiso de los trabajadores son dos de las claves del éxito de cualquier empresa u organismo.

El coronavirus se hizo presente cuando el mundo en su totalidad estaba haciendo cada vez más propia la economía en línea. El confinamiento marcó un punto de inflexión en las conductas de consumo, acelerando el crecimiento de las transacciones online.

La cuarentena impuesta por la pandemia de COVID-19 ha puesto en jaque todos los paradigmas, y el vínculo “colaborador-compañía” es, sin lugar a dudas, una de las dinámicas que está enfrentando un cambio trascendental debido al teletrabajo, sobre todo para aquellas compañías que aún no lo habían puesto en práctica.

Tercerizar áreas, integrar proveedores y la aceleración hacia la transformación digital, son algunas de las opciones que hoy eligen las compañías para reducir costos.