Mientras que las altas tasas representan una opción viable para el resguardo de valor, hay una alternativa que asoma con fuerza: el acopio de materiales. Las interesantes bonificaciones por compras de volumen, sumadas a la inflación anual y al valor de las propiedades en dólares hacen que cada vez más personas se vuelquen a esta práctica.

Planificación, seguimiento atento del pronóstico y capacidad de tomar decisiones sobre la marcha son algunas de las claves para que la obra no se estire más de lo deseado y no perder rentabilidad.

La construcción en barrios cerrados es tendencia. Quienes se hayan embarcado en este proyecto deberán tener en cuenta ciertas restricciones que hacen a la planificación y a los costos. ¿Cuáles son los rubros en los que es posible ahorrar?