Norte en Línea - Posibles daños en un caso de lesiones personales en Texas

Posibles daños en un caso de lesiones personales en Texas

Posibles daños en un caso de lesiones personales en Texas
18 Jun
2021

Analizaremos en esta nota los distintos tipos de lesiones más comunes que se pueden producir por negligencia de otra parte, los ámbitos donde suelen ocurrir estos daños y los derechos de quienes han sufrido esas heridas, para quienes la ley del Estado de Texas ha concedido resarcimientos a sus daños económicos y no económicos. Desde el punto de vista legal, abordaremos algunas de las medidas que el accidentado debe tomar para garantizar que esos derechos le sean respetados.

Los accidentes según su origen
Podemos clasificar los accidentes según el lugar o la situación en que esas situaciones se producen y donde suele existir culpa por negligencia de otra u otras personas distintas del lesionado. Típicamente, podemos clasificarlos en accidentes de tránsito, accidentes en el trabajo y accidentes en lugares públicos en general.


Entre los de tránsito, podemos distinguir entre accidentes sufridos por conductores de automóviles, camiones, motos o bicicletas, o entre aquellos donde otra parte presente tiene la culpa (por ejemplo, un conductor de automóvil, motociclista, ciclista o peatón que transitan imprudentemente) y aquellos donde la culpa recae en un responsable ausente (por ejemplo, los causados por mal mantenimiento o mala señalización de una carretera, o por defectos de fábrica o mala reparación del vehículo).


También los accidentes laborales pueden clasificarse por ocupaciones y ámbitos específicos, como la construcción o la industria petrolera. Y también existen accidentes atribuibles a culpa o negligencia de otra parte, como las caídas u otros daños provocados por mantenimiento negligente en un lugar público, o las lesiones causadas por animales (por ejemplo, mordeduras de perros).


Sin embargo, en aras de la brevedad, nos concentraremos en los accidentes laborales y los automovilísticos, que suelen ser los primeros causales de lesiones graves o muertes.


Cobertura por accidentes de trabajo en Texas
Muchos estados exigen una cobertura obligatoria de seguros de accidentes de trabajo. Texas, en cambio, permite que las empresas opten por no participar. Estos empleadores se llaman “no suscriptos” y, en su caso, la compensación por las lesiones laborales causadas por culpa del empleador deben decidirse por medio de una demanda o de un acuerdo prejudicial entre las partes.


Si el empleador posee un seguro de accidentes laborales, la empresa aseguradora tiene distintas escalas previstas de lesiones y sus correspondientes resarcimientos, que por lo general son suficientes. El trabajador suele ser informado de antemano de dichas escalas de daños y compensaciones. Sin embargo, ante un accidente, en ocasiones puede considerar que se le está aplicando una escala inferior a la de la gravedad de los daños sufridos. O bien, ante la muerte del trabajador por negligencia grave de la empresa, su familia puede entablar una demanda por homicidio culposo.


Casos habituales de demandas por accidentes de trabajo
Existen muchos escenarios de accidentes de trabajo que requieren de una atención legal profesional. Algunos de los más habituales son:
• Muerte por negligencia. La pérdida inesperada de un familiar en el lugar de trabajo tiene consecuencias muy graves para sus seres queridos, tanto en el aspecto financiero como en lo emocional. La familia de un trabajador que ha muerto por culpa de la administración negligente de un empleador tiene derecho a la compensación de los daños económicos y no económicos sufridos.

• Empleadores sin plan de compensación: Como dijimos, en Texas las empresas no están obligadas a asegurar a los trabajadores contra lesiones laborales. Las compañías más pequeñas suelen tener cobertura contra lesiones personales o daños a la propiedad, pero que no específicamente contra los daños a los empleados en el lugar de trabajo.

• Accidentes en la construcción: La construcción es un ámbito laboral potencialmente peligroso, ya que se trabaja en alturas elevadas, con elementos pesados, maquinarias capaces de infligir daños graves, etc. En ocasiones, puede ser necesario efectuar un reclamo.

• Accidentes en campos petroleros: Texas es un estado petrolero y los accidentes en ese rubro pueden requerir experiencia y conocimiento especializados. Las entidades responsables pueden incluir no solo a la empresa principal, sino a contratistas y otras terceras partes.

• Accidentes con camiones: la operación de camiones y remolques también incluye ciertas clases típicas de accidentes, por ejemplo, lesiones de conductores por negligencia ajena o accidentes durante la carga o descarga.


Los accidentes de tránsito
Estos siniestros, junto con los laborales, se encuentran entre las mayores causas de daños personales graves o muertes. Se pueden clasificar con relación al tipo de vehículo en que se desplazaba el accidentado, si lo hubiera (auto, camión, moto, bicicleta o peatón) y también se distingue entre un posible responsable presente (como un conductor de automóvil, un motociclista/ciclista o peatón imprudentes) o ausente (accidentes producidos por mal mantenimiento o mala señalización de carreteras, o por defectos de fábrica o mala reparación de un vehículo). Aunque los poseedores de vehículos motorizados deben tener un seguro contra daños de terceros, muchas veces las circunstancias en que se producen dan lugar a litigios o a diversas interpretaciones. La persona que sufre un accidente debe estar al tanto de cuáles son sus derechos y de la mejor forma de defenderlos.


Para finalizar, entonces, daremos algunos consejos sobre lo que debe hacerse en caso de sufrir un accidente laboral o automovilístico.

Qué hacer ante un accidente
• Atención médica inmediata. Aunque se sobreentiende en caso de un accidente grave, algunos tipos de lesiones no se manifiestan o no causan dolor en los primeros momentos, debido a ciertas reacciones naturales del cuerpo ante situaciones de estrés. Sin embargo, tanto por su propia salud como con fines probatorios en caso de llegar a instancia judicial, el accidentado debe concurrir de inmediato a un profesional médico que constate si tiene daños y evalúe su gravedad.

• Testigos. Si le es posible, el accidentado debe pedir los datos de cuantos testigos pueda reunir. También puede tomar fotografías del lugar del accidente y/o de sus lesiones visibles.

• Asesoramiento legal. En ningún caso la víctima de un accidente debe negociar con representantes legales de su contraparte o de una compañía de seguros sin tener un asesoramiento profesional, especialmente si se encuentra todavía bajo la impresión del siniestro o si está recibiendo medicación. Se comprende que en el ámbito del trabajo el lesionado haya construido buenas relaciones personales con sus empleadores, pero también en ese caso se justifica la consulta a un abogado que lo represente personalmente. Recuerde que, en general, los empleadores cuentan de antemano con dicha asesoría.

Deja un comentario