Norte en Línea - México celebra el Día del Taco: icónico de la gastronomía y lengua mexicana

México celebra el Día del Taco: icónico de la gastronomía y lengua mexicana

México celebra el Día del Taco: icónico de la gastronomía y lengua mexicana
31 Mar
2024

Los lingüistas de Babbel comparten datos curiosos de este delicioso plato y un glosario de los distintos tipos de tacos.

Cada 31 de marzo, desde 2007, México celebra el "Día del Taco", destacado ícono gastronómico del país. Esta fecha no solo brinda la oportunidad perfecta para disfrutar de este plato tradicional sino también para explorar, de la mano de los expertos lingüistas de Babbel, la plataforma premium de aprendizaje de idiomas para la vida real, el fascinante origen lingüístico e histórico de los tacos, y cómo el desarrollo del lenguaje los ha convertido en un símbolo de la cultura mexicana ante el mundo.


Origen lingüístico
El origen de la palabra “taco” no se conoce con total claridad. Hay quienes afirman que viene del náhuatl, donde la palabra “tlahco” significaba “mitad” o “en medio”. No obstante, es más probable que su raíz se remonte a la palabra “taco” del español medieval, que denotaba “clavija” o “taquete”, evolucionando posteriormente a “tacón” (de zapato). Lo que todos estos tipos de “tacos” tienen en común es su característica forma final cilíndrica, que coincide con la de una tortilla enrollada. Además, la palabra “tortilla” o “pan de maíz” resultó ser una castellanización de la palabra náhuatl “tlaxcalli”.


"Los tacos representan la diversidad culinaria y lingüística de México, siendo reconocidos mundialmente y adaptados en diversas culturas. Su importancia va más allá de ser solo un plato, ya que trascienden las barreras lingüísticas y permiten que personas de todo el mundo disfruten de su versatilidad”, comentó Esteban Touma, profesor de Babbel Live.


Y agregó, “entender su origen y significado enriquece nuestra apreciación gastronómica y nos sumerge en la rica cultura culinaria mexicana".


Pedir tacos tiene su chiste
Cada taco tiene complementos que, bien escogidos, pueden hacer de la experiencia algo inolvidable. Aunque no existe una sola “versión auténtica”, los más buscados son los tacos al pastor, de barbacoa, chorizo, carne asada, carnitas, de suadero, campechanos, gobernador, de chapulines, escamoles y hasta pescado o veganos con hongos, quelites, huitlacoche o flor de calabaza. Pero el acompañante incondicional de todo taco es la salsa y su limón que, según la experiencia popular, a cada taco le corresponde un mínimo de un cuarto de limón.


En todo México es sabido, además, que las personas se dividen en dos grupos: las que piden sus tacos con cebolla y las que los piden sin “llorona”.


A continuación, una breve descripción con las características de los distintos tipos de tacos para poder conocer bien sus ingredientes y elegirlos a la hora de comer:

Tacos al Pastor: o de trompo son la variedad de tacos más populares en la mayor parte de México. El nombre al pastor viene del término pastorear debido a que originalmente la carne era de carnero. A las personas que se dedican a preparar y servir los tacos se las conoce como pastoreros. Sus ingredientes principales son carne adobada, asada, servida en finas rebanadas, la carne puede ser una combinación de carne de cerdo y carne de ternera, aunque lo más común es que sea solo carne de puerco.

Tacos de carnitas: los tacos de carnitas son una delicia mexicana y una de las recetas más populares de la gastronomía de ese país. Las carnitas son carne de cerdo partida en pequeños pedazos y fritas en un cazo enorme de cobre o acero inoxidable con manteca de cerdo, sal y tequesquite - sal mineral natural -, y una vez fritas se le puede añadir coca, jugo de naranja, cerveza, agua y leche, para que le da el característico tono dorado.

Tacos de suadero: suadero en la cocina mexicana, es un corte fino de carne de la parte intermedia de la vaca o cerdo entre la panza y la pierna. Suadero se caracteriza por tener una textura suave y por ser un entre-corte su contenido en grasa es exquisito. Además, se cree que la palabra “suadero” proviene de “sudadero”- manta que se le coloca a los caballos debajo de la silla de montar - que se ubica en la misma zona en donde se encuentra el suadero de la res.

Tacos campechanos: son muchas las teorías que hablan de la origen y la historia de los tacos campechanos. Algunas de ellas dicen que estos tacos se crearon en la localidad de Campeche y que este es el motivo de su nombre. Sin embargo, otras teorías confirman que el término "campechano" se le atribuyó debido a las características de la receta, ya que esta palabra significa "cóctel", que se traduce como combinación o mezcla de varias cosas, igual que esta receta de tacos, que ofrece una combinación de distintas carnes.

Tacos gobernador: es un plato originario de Mazatlán, Sinaloa. La historia de los tacos gobernador se remonta a 1987, cuando Francisco Labastida Ochoa, en aquel entonces gobernador de Sinaloa, visitó el Restaurante Los Arcos en Mazatlán. Para impresionar al gobernador, conocido por su afición a la machaca de camarón, Eduardo Armando Angulo Salomón, fundador del restaurante, creó un taco único que incluía, además del camarón, queso fundido y chile poblano entre otros ingredientes. Al ser preguntado por el nombre del plato, Salomón respondió: “taco gobernador”, ese momento marcó el nacimiento de uno de los tacos más emblemáticos de la región.

Tacos de chapulines: en México, los chapulines son comida exótica y de origen ancestral, con más de 3000 años de tradición. Dentro de los insectos comestibles se encuentran los chapulines - artrópodos pertenecientes a la clase insecta - y cuyo nombre deriva del griego y significa 'alas rectas'. Su nombre común proviene del náhuatl chapolín que significa “insecto que rebota como pelota de hule”.

Tacos de escamoles: los escamoles - huevecillo de hormiga - son un plato muy popular dentro de la gastronomía mexicana. Se caracterizan por su forma perlada, textura y sabor característico que explota en la boca al morderlos. Estas características los han llevado a ganar prestigio gastronómico mundial, dándose a conocer como el “caviar mexicano”. Se considera un plato afrodisíaco y es una gran fuente de proteínas.

Tacos de huitlacoche: el huitlacoche es un alimento milenario y exótico, también llamado trufa mexicana. Es un hongo parásito que infecta a los granos de maíz y prolifera en la temporada de lluvias, entre junio y noviembre; es un alimento rico en aminoácidos como la lisina que ayuda al cuerpo a producir proteínas. De acuerdo con datos publicados en la página del Gobierno de México, en la época de la Colonia, el huitlacoche se convirtió en el sustento para los indígenas y campesinos, que buscaban alimento en época de crisis. Tiempo después, a principios del siglo XX se empezó a popularizar aún más en la calles de México, es de un sabor entre salado y un poco amargo.


Identidad taquera
La historia cultural de los tacos está estrechamente ligada a la evolución histórica de las tortillas, en particular a una antigua práctica conocida como “nixtamalización”. Este proceso consiste en la preparación del maíz mediante la cocción en cal diluida y el reposo durante toda la noche. Se sabe que esta técnica se utilizaba desde al menos el 1500 a.C. permitiendo que la mezcla mantuviera mejor su forma al agregar agua y aumentando así su valor nutricional.


Algunos estudios antropológicos han documentado la existencia de una “fiesta del taco” durante el siglo XVI, coincidiendo con el período en que los conquistadores empezaron a colonizar el continente americano. Sin embargo, aún no se comprende con precisión en qué medida estas primeras versiones del taco difieren de otras formas típicas de comida mexicana que también emplean tortillas para envolver diferentes rellenos.


Aunque la historia de los tacos indudablemente se originó en México, su ascenso a la popularidad de ese país no fue un proceso sencillo. Los conquistadores españoles y sus descendientes europeos procuraron mantener las tradiciones culinarias europeas y relegar los platos autóctonos a un estatus social más bajo. Sin embargo, tras la independencia de México, la población buscó reafirmar su identidad nacional. La alta sociedad mexicana, en particular, intentó reivindicar ciertos platos asociándolos con los emperadores aztecas, en un intento por establecer una conexión directa con la cultura ancestral del país.

Deja un comentario