Norte en Línea - “La llegada de las aerolíneas de bajo costo han incrementado la demanda hotelera”

“La llegada de las aerolíneas de bajo costo han incrementado la demanda hotelera”

Así lo señala Olga Lily Motisi, experta en el mercado hotelero de nuestro país quién repasa la situación actual del segmento y sus proyecciones en el mediano y corto plazo.

La llegada al país de las aerolíneas low cost, el mejoramiento de la conectividad y el importante aumento del turismo de negocios, así como de congresos y convenciones han permitido un incremento importante en los niveles de ocupación de los hoteles argentinos en los últimos años.


Estos son algunos de los factores que analiza la Dra. Olga Lily Motisi, Managing Partner de HOSTLING -Hospitality, Learning & Consulting- Developer de Best Western Hotels & Resorts para Argentina y Uruguay, especialista en el mercado hotelero de nuestro país y la región.


Ante una actualidad que a priori pareciera adversa para la industria hotelera, la experta señala que “En 2017 el turismo internacional creció en Argentina un +1.2% y un +6.2% enero-octubre 2018. El mercado ha sido parcialmente beneficiado en su rentabilidad por el impacto cambiario que mejora la situación de las empresas que logran facturación en dólares con costos en pesos, si bien en los últimos meses el estancamiento de la cotización del dólar frente a la inflación diluye dicho efecto. Hablamos de beneficio parcial debido al cambio abrupto del esquema de costos de la actividad hotelera motivado por la escalada de los rubros de personal, las tarifas de servicios y la presión impositiva”.


Para la partner de HOSTLING ha habido en los últimos años algunas decisiones políticas que han ayudado a incrementar la demanda hotelera. Un ejemplo de ello es la aparición del modelo de aerolíneas low cost.

“La llegada de las aerolíneas de bajo costo ha incrementado la demanda hotelera, especialmente en alojamientos de 3 y 4 estrellas y en los denominados hoteles boutique. Esto se debe, no solo a las convenientes tarifas ofrecidas, sino además a la mayor conectividad brindada. Con un promedio de 393 vuelos diarios de cabotaje, nuestro país está viviendo el boom de las low costs ya instalado por Easy Jet y Ryanair en Estados Unidos y en Europa desde hace más de 30 años. La posibilidad de conectar diferentes ciudades de Argentina sin la necesidad de hacerlo desde Buenos Aires es otro de los beneficios que contribuye a facilitar el ingreso del turismo y visitar a más ciudades, siendo este crecimiento directamente proporcional con la ocupación hotelera de cada destino”.


Pero no solo el boom de las low costs ha impactado positivamente en la ocupación hotelera. Para la experta, también la aparición de plataformas online como Airbnb ha contribuido a ese crecimiento.

“La plataforma de alquileres temporarios Airbnb, a pesar la polémica gestada en su entorno, genera beneficios para destinos que no cuentan con oferta hotelera suficiente y adecuada a los requerimientos de la demanda. Tarifas convenientes, en ubicaciones estratégicas, sumado a las comodidades de alojarse en unidades equipadas con cocina, convierten esta modalidad de alojamiento en una opción muy atractiva, especialmente para familias con niños pequeños y jóvenes viajeros con poco presupuesto. La polémica generada con justificación de causa por parte de los hoteleros es similar a la ya vivida con la llegada de los aparts en la década del 80. En tiempos posmodernos con modelos de economías colaborativas, a cada sector le llega su Uber, así que hay que verlo como una realidad que llegó para quedarse y bregar por un marco legal e impositivo que reacomode el mercado en un entorno de competitividad equitativo y transparente”.


Para Motisi, el mercado hotelero tiene en Argentina un amplio potencial a desarrollar, aunque se mantiene la expectativa de una reforma laboral y fiscal que mejore la rentabilidad del negocio. “Por nuestra experiencia internacional creemos que dichos cambios mejorarían la competitividad del sector pero también notamos que parte del mercado proveniente de la planta hotelera creada a finales de la década del 70 requiere un aggiornamento integral, no sólo en la actualización de sus instalaciones y equipamiento sino en el know-how de su gerenciamiento”.

En cuanto a los puntos a mejorar, la especialista nota que existe en Latinoamérica un atraso en lo que refiere al modelo de negocio, fundamentalmente en comparación con Estados Unidos y Europa.


“En la mayoría de países latinoamericanos predomina el modelo tradicional de hotelería independiente con incipiente presencia de cadenas, así como de condo-hoteles y con un desconocimiento generalizado del modelo de condo-conversión que revolucionó el mercado de USA a principios de la década del ´90, permitiendo la venta de hoteles existentes por unidad y no en bloque”.


En relación a los tipos de producto o segmentos que mejor funcionan en la actualidad en el país, Motisi resalta que “existe en Argentina una necesidad de productos midscale competitivos con los servicios justos y de calidad en la mayoría de sus destinos. También vemos una necesidad creciente de productos destinados a millennials y centennials donde la tecnología y el networking ocupan un lugar de preeminencia en sus prestaciones. Actualmente, las cadenas poseen marcas específicas para estos productos con estándares muy estudiados. En el caso Best Western esas marcas son: Vib, Glo, Sadie y Aiden”.


Es en las llamadas ciudades de segundo orden donde se observa un mayor potencial del mercado hotelero: “Latinoamérica puede así contrarrestar la concentración de las grandes urbes, propiciando la hotelería midscale en nuevas ciudades que complementen las economías regionales con hoteles de 50 a 100 habitaciones con servicios limitados de buena calidad y competitividad”, señala.


Un tema complejo es el de la rentabilidad para los inversores hoteleros, ya que la misma se ve influida por numerosos factores y no es posible marcar números comunes a todo el segmento: “Hoy el expertise es fundamental para optimizar el logro de resultados. Los proyectos en los que nosotros estamos trabajando están en el orden de un 8% anual”.


En lo que refiere a las perspectivas del sector hotelero para lo que resta de 2019 y 2020, la doctora sostiene que según sus proyecciones “la demanda continuará creciendo y la rentabilidad del negocio dependerá mucho de la coyuntura económica y de profesionalización del sector” y agrega que “las condiciones en el ámbito del turismo, están dadas para que esta actividad continúe en auge de aquí en adelante. La demanda seguirá creciendo siempre que tengamos para ofrecer productos competitivos y un servicio cada vez más profesionalizado, hoy un punto débil en nuestro país”.


Desde la consulta HOSTLING han realizado un aporte importante en este sentido, trayendo al país las prestigiosas certificaciones internacionales de AHLEI – American Hotel & Lodging Educational Institute, favoreciendo así la competitividad empresarial, el desarrollo de carrera individual, la movilidad laboral, factores que redundan en el crecimiento del posicionamiento turístico de cada destino.


“Estos programas no sólo brindan la posibilidad de obtener formación profesional de excelencia internacional, sino también el logro de una certificación de alcance mundial otorgada por la más reconocida institución de educación en el mundo de la hotelería, la gastronomía y el turismo como AHLEI”, señala.


Por último, la especialista agrega que “La rentabilidad del negocio es clave para subsistir. De nada serviría al hotel la ecuación de alta demanda versus baja rentabilidad. Justamente la primera certificación que dictaremos es la de Revenue Management entre el 26 y el 30 de agosto para brindar mediante esta herramienta la posibilidad de generar una mayor rentabilidad del negocio”

Deja un comentario