Norte en Línea - Igualdad de género: empecemos por la escuela

Igualdad de género: empecemos por la escuela

Igualdad de género: empecemos por la escuela
11 Mar
2020

Cada 8 de marzo, en el Día Internacional de la Mujer, muchas mujeres e identidades disidentes se unen y marchan para reclamar la igualdad de derechos, todavía pendiente.

En este contexto, es importante resaltar el rol de la educación como agente de cambio y transformación social.


El recorrido de la historia demuestra una larga lucha de las mujeres por sus derechos. Si bien hoy en día cada vez son más las mujeres que ocupan cargos públicos, directorios en las empresas y que están directamente comprometidas en la toma de decisiones importantes, lo cual era impensado hasta hace algunos años, todavía persisten grandes desigualdades de género que se ven reflejadas en diversos ámbitos de todos los estratos sociales.

Al respecto, María Fernanda Díaz, Jefa del Área de Desarrollo Pedagógico de Colegium plantea que “la segregación por género es una realidad que todavía se vive tanto en el colegio como en las familias, invadiendo a toda la sociedad y traspasando generaciones. Es por ello que una educación más inclusiva, que fomente el respeto por la diversidad y la igualdad, se presenta como uno de los factores de cambio más importante en los tiempos que corren”.


Según datos de la UNESCO, existen grandes desigualdades en el acceso, el logro del aprendizaje y la continuación de la educación, resultando ser las niñas, en general, las más desfavorecidas. Por otro lado, la Agenda Mundial de Educación 2030 reconoce que este tema requiere un enfoque que "garantice no sólo que las niñas y los niños, las mujeres y los hombres obtengan acceso a los distintos niveles de enseñanza y los cursen con éxito, sino que adquieran las mismas competencias en la educación y mediante ella".


“Para que la transformación sea real es necesario un cambio de paradigma en la educación. Desde este lugar, será posible generar una transformación en la mentalidad y en las expectativas respecto al futuro de las niñas, ampliando el horizonte de posibilidades, enseñándoles que no es imposible convertirse en científica, astronauta, informática, mecánica, o en lo que puedan soñar”, dice María Fernanda Díaz.


Para empezar esta transformación, es importante buscar prácticas cotidianas que erradiquen las visiones sexistas y puedan potenciar las habilidades de todos lxs niñxs por igual, abandonando los estereotipos relativos a las actitudes que deben o no tener las personas por su condición de género.

“Es por ello que el aula debe convertirse en un espacio de creación, pensamiento, reflexión y conocimiento, libre de prejuicios, que pueda potenciar las habilidades de hombres, mujeres e identidades disidentes por igual. Sin olvidar ni dejar de lado la responsabilidad que todos y todas tenemos de romper, de a poco, con nuestros propios paradigmas y creencias heredadas para, de esta forma, poder construir algo nuevo”, concluye María Fernanda Díaz, de Colegium.

Deja un comentario