Norte en Línea - Felipe Solá: “el Gobierno anterior tuvo una política de baja intensidad sobre Malvinas deliberadamente”

Felipe Solá: “el Gobierno anterior tuvo una política de baja intensidad sobre Malvinas deliberadamente”

El Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá, consideró hoy que la soberanía sobre las Islas Malvinas es “una política de Estado que debe tener continuidad más allá de los gobiernos”.

Así lo planteó al referirse a los tres proyectos de ley que enviará en los próximos días el presidente Alberto Fernández con el objetivo de reafirmar al reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. Y agregó Solá: “El gobierno anterior tuvo una política de baja intensidad respecto a Malvinas deliberadamente”.


En declaraciones a FM Fuego de Río Grande, Tierra del Fuego, el canciller manifestó: “La política sobre Malvinas debe tener una continuidad más allá de los gobiernos, deber ser una política de Estado. Es un objetivo nacional y está en la Constitución”. Dijo el canciller que esa política de Estado debe incluir medidas “que logren algún grado de efectividad en relación a obligar al Reino Unido a sentarse a dialogar y a conversar, tal como dice la histórica resolución 2065 de la ONU”.


El titular del Palacio San Martín explicó que para ello “se creará un Consejo donde está la oposición, el Gobierno -lo preside el Presidente-, pero están los científicos, están los sectores académicos, están los actores jurídicos que saben del tema, están los excombatientes, y por supuesto un representante del Tierra del Fuego; son 16 miembros en total para que sigan la política, obviamente de manera honoraria, y pidan al gobierno cambios o le recomienden vías, entonces el Gobierno los escucha y expone la política, con posibilidades de modificarla, lo que significa un diálogo fructífero”.


El canciller opinó que “desde el punto de vista práctico, de la vida cotidiana, de los tres proyectos que presentamos el más importante es el que refiere a la actividad pesquera ilegal”. “Lo que hacemos es actualizar las multas a los pesqueros furtivos que podamos capturar pescando dentro de la milla 200 para adentro. Este año hubo un cardumen de calamar al norte y eso hizo que en determinado tuviéramos 15 o 20 pesqueros dentro de la milla 200, es decir en zona económica exclusiva argentina. Para eso lo más efectivo es la multa; para eso hemos puesto como valor de la multa para el buque que es capturado y llevado a tierra un mínimo de 300 mil unidades pesqueras que quiere decir 300 mil litros de gasoil, además del valor total internacional de lo que tiene en la bodega y de los gastos en los que se incurrió al llevarlo a puerto; ese es el piso de multa”.


Luego se refirió al nuevo mapa de la Argentina: “El Congreso argentino va a tratar lo que ha establecido Naciones Unidas en 2016, en la Comisión de Límites de la Plataforma Continental y ratificada por esta Convención, que dijo que esta es la Plataforma Continental Argentina. Somos los dueños del lecho y del subsuelo. De la columna de agua, del lecho y del subsuelo”.


Fue en ese marco que el canciller formuló su crítica al gobierno anterior y lo que calificó de “política de baja intensidad respecto a Malvinas deliberadamente”.


“En 2016 se hizo aquel acuerdo Foradori- Duncan, por el cual nosotros teníamos que entregarle información a Inglaterra sobre la evolución de la biomasa pesquera, por ejemplo, y toda información capturada por el Instituto Nacional de investigación y Desarrollo Pesquero, (se la) teníamos que entregar en una o dos reuniones anuales a autoridades científicas que actuaban en nombre del gobierno inglés ocupando Malvinas”, recordó.


Y prosiguió: “En enero teníamos la primera reunión, ya la habían hecho en el gobierno anterior, y decidimos suspenderla, la suspendimos para siempre, no se entrega más información, ni se intercambia información. El Secretario de Malvinas en Cancillería, Daniel Filmus, se reunió con los científicos del INIDEP. Les preguntó: ‘¿Quién cree que esta información beneficia igual a la Argentina que a los usurpadores?'. Se hizo un silencio, y todos dijeron: 'No, beneficia más a los usurpadores'. “Ya suspendimos todo intercambio científico. Porque es uno de los temas soberanos, no podemos entregar datos estratégicos a quien usurpa”, señaló Solá.


Sobre el final, Solá destacó que “hay que sacar a Inglaterra de lo que llamamos ‘zona de confort’, es decir que queremos sea incómoda para Inglaterra esa posición”. También afirmó: “Nosotros le hemos pedido especialmente al canciller de la Unión Europea, y he hablado con el canciller de Francia, con la canciller de España -ellos tienen el tema de Gibraltar-, que Malvinas no figure dentro de las negociaciones que se hagan entre la UE y el Reino Unido. Que Malvinas no sea considerada también parte de las negociaciones, sino que quede como zona en disputa internacionalmente y por tanto no entre en la negociación. Esto es importante porque si Inglaterra negocia un arancel o cualquier cosa que negocie desde el punto de vista comercial con la UE, no puede estar incluida Malvinas”.

Deja un comentario