Norte en Línea - Deloitte, Santander Argentina y la Universidad del CEMA, presentan los resultados de su encuesta “Gestionando la incertidumbre bajo la nueva realidad” sobre la situación de las empresas argentinas en contexto Pandemia

Deloitte, Santander Argentina y la Universidad del CEMA, presentan los resultados de su encuesta “Gestionando la incertidumbre bajo la nueva realidad” sobre la situación de las empresas argentinas en contexto Pandemia

Deloitte, Santander Argentina y la Universidad del CEMA, presentan los resultados de su encuesta “Gestionando la incertidumbre bajo la nueva realidad” sobre la situación de las empresas argentinas en contexto Pandemia
30 Sep
2020

• El 50% de las empresas que componen la muestra reportó que sus ingresos disminuyeron

• El 64% de las empresas ajustó su oferta, buscando satisfacer nuevas demandas y/o mantener la operación en marcha

• El 71% de las empresas de comercio presentó crecimiento en sus ventas online.

• 25% estima lograr una reducción de al menos el 10% en sus gastos, producto de la modalidad de trabajo remoto

• Como regla general, un tercio de las empresas han reducido o suspendido las horas extras, los turnos o bien la jornada laboral.

• EL 70% de las compañías intensificó sus acciones de comunicación con el objetivo de amortiguar el impacto del cambio en la forma de trabajar.


Deloitte, Santander Argentina y la Universidad del CEMA lanzaron los resultados de su encuesta “Gestionando la incertidumbre bajo la nueva realidad” sobre la situación que están viviendo las empresas en nuestro país en contexto de pandemia. Esta encuesta fue realizada en el marco del programa “Mejores Empresas de Argentina”*.


La presentación se realizó mediante una webinar donde participaron más de 430 personas y que contó tanto con la presencia de ejecutivos y autoridades de Deloitte, Santander Argentina y UCEMA como además la de Santiago Bulat, destacado economista, quien en su exposición comentó que “la necesidad de regenerar la confianza de los distintos actores de la economía debe ser el objetivo principal para que la recuperación económica no se estanque.” Y añadió: “los factores positivos generados por la reestructuración de la deuda comenzaron a mitigarse y actualmente se encuentran diferencias muy significativas en su evolución con respecto a otros períodos de la historia local y también otros países que han reestructurado sus deudas. La coordinación de expectativas y el manejo monetario será vital para evitar un escenario de mayor monetización de la economía que derive en un escenario disruptivo.”


CLIENTES:
Según la encuesta, los ingresos de las compañías encuestadas incrementaron en un 25%, se mantuvieron en un 25% y disminuyeron en un 50%.
El 38% presentó crecimiento en su comercio electrónico, especialmente el sector comercio donde el 71% de las empresas experimentaron algún incremento.
Solamente 18% de las empresas cerró algunos puntos de venta durante la contingencia por el brote de COVID-19.
El 64% de las empresas ajustó su oferta, buscando satisfacer nuevas demandas y/o mantener la operación en marcha, siendo las del sector Servicios las que se destacan por este ajuste.

Para mantenerse o crecer en el mercado es primordial identificar las nuevas necesidades de los clientes, así como sus capacidades de gasto para adaptar la oferta
• Re-conocer a los clientes y al mercado para adaptar productos y servicios;
• Aumentar las capacidades de la empresa con relación al comercio digital y el uso de plataformas tecnológicas que favorezcan el autoservicio.
• Reevaluar los puntos de venta físicos (personal, espacios, horarios, entregas, protocolos, etc.) para mitigar los riesgos.
• Definir mensajes clave y ampliar la comunicación con los clientes, reposicionando a la empresa y generando confianza sobre las medidas de seguridad e higiene
• Considerar que los aspectos sociales y ambientales tendrán una mayor repercusión en la preferencia del cliente


FINANZAS
En términos generales, los costos y gastos se mantuvieron y la excepción son las inversiones en maquinaria, equipo y tecnología.
El 25% de las empresas estiman lograr una reducción de al menos el 10% en los gastos, producto de la modalidad de trabajo remoto.
El 40% de las empresas ha mantenido el nivel de endeudamiento y 74% no ha reestructurado sus créditos.
Las empresas tienen una mirada esperanzadora con respecto al tiempo de recuperación: el 65% estima una recuperación entre 6 y 12 meses.


En la nueva normalidad es muy importante mantener el enfoque en el flujo de caja y capital de trabajo
Priorizar el manejo de efectivo y realizar proyecciones de flujo para el siguiente trimestre. Considerar reservas de efectivo adicionales en caso de nuevos brotes
Asegurar la disponibilidad de las líneas de crédito ya otorgados, diversificar fuentes de financiamiento y restructurar aquellos que sean necesarios
Establecer el ciclo de caja como indicador clave. Dar seguimiento a la cartera, optimizar inventarios y buscar mejores plazos de pago
Evaluar instrumentos financieros que permitan mitigar riesgos (ej. tipo de cambio, alza de precios de materia prima, etc.) Identificar reducciones de costo y gastos que no afecten la operación y/o el crecimiento futuro
Realizar inversiones (OPEX y CAPEX) planeadas o en marcha; es posible que deban ajustarse a la nueva realidad Identificar gastos fijos que pudieran convertirse en variables (ej. fabricación por contrato, alquiler de flotas, etc.) que favorezcan el flujo en el mediano plazo
Realizar una planeación fiscal y aprovechar los estímulos aplicables a cada localidad. En caso de que sea posible, priorizar la recuperación de saldos a favor
Automatizar la generación de reportes financieros y cierres contables para agilizar la toma de decisiones
Identificar riesgos relacionados a las estrategias fiscales implementadas; revisar políticas y procedimientos para evitar al máximo los gastos no deducibles


OPERACIONES
Como regla general, un tercio de las empresas han reducido o suspendido las horas extras, los turnos o bien la jornada laboral.
47% de las empresas de comercio han reducido o suspendido turnos y 29% ha reducido la jornada laboral.
Las empresas de manufactura han reducido y/o suspendido horas extra (39%), jornada laboral (28%) y turnos (39%).
En el sector de servicios han reducido y/o suspendido horas extra (41%), jornada laboral (38%) y turnos (32%).
Solo el 6% de las empresas realizó un paro total de sus operaciones.


Como objetivos prioritarios en el ámbito de las operaciones se identifican:
Realizar nuevas estimaciones de la demanda basados en una planeación colaborativa con los clientes, ampliando la comunicación con estos.
Invertir en herramientas que permitan visibilidad del inventario en tiempo real.
Considerar diversificar proveedores, mitigando dependencias e identificando alternativas. Incorporar mecanismos de operación escalonados para prevenir nuevos brotes, considerando factores de riesgo; identificar posibles reemplazos de personal clave
Implementar prácticas que contribuyan a la continuidad de toda la cadena (ej. anticipos a proveedores críticos, revisión de cláusulas o contratos, etc.)
Fomentar la inclusión tecnológica en todos los procesos de negocio y capacitar adecuadamente a los colaboradores durante la implementación
Retomar proyectos pendientes y considerar la desinversión en líneas de negocio no rentables en la nueva realidad, liberando capital de trabajo.

TALENTO
Incorporar al talento adecuadamente a la nueva normalidad favorece la productividad y genera certidumbre


Como principales objetivos para la retención del talento se propone:
Diseñar y comunicar el plan de retorno, incluyendo la definición de nuevos esquemas de trabajo, políticas, medidas de seguridad, protocolos ante rebrotes, etc.
Redefinir la propuesta de valor al talento buscando retener al mejor personal. Promover su salud física y emocional para mantener la productividad.
Considerar normalizar el trabajo virtual, estableciendo nuevos objetivos e indicadores de desempeño y ofreciendo tecnologías de comunicación para su funcionamiento.
Definir planes de sucesión para puestos clave, revisando además la estructura de los equipos, la duplicidad de funciones y líneas de reporte.
Incorporar/robustecer esquemas virtuales de capacitación y desarrollo, buscando incluir las nuevas capacidades y competencias requeridas (ej. venta no presencial)
Identificar personal destacado durante la contingencia, desarrollando esquemas de reconocimiento monetario y/o no monetario
Identificar preocupaciones para disminuir la resistencia del colaborador al plan de retorno.
Prever abandono de trabajo y/o ausentismo, privilegiando la flexibilidad.
Implementar iniciativas que preserven la cultura de la organización (aun con la distancia). Realizar acciones que den certidumbre y eviten rumores (ej. definición de líderes de transición)


CONTINUIDAD DE NEGOCIO
Las actividades esenciales presentaron menores impactos. A ellas se suman las empresas de seguros y tecnología.

La comunicación y cercanía con los Grupos de Interés son acciones clave para los líderes de las organizaciones
Como objetivos fundamentales se propone:
Generar información oportuna y relevante y dar certidumbre a los socios, miembros del Consejo y otros Grupos de Interés.
Identificar los riesgos de negocio, restableciendo prioridades y acciones para su mitigación. Definir/actualizar planes de continuidad del negocio.


Considerar la incorporación de un COVID Officer que establezca mecanismos y canales para dar seguimiento a incidencias.


Reevaluar los objetivos y metas estratégicas del negocio, ajustando las proyecciones y presupuestos.
Diseñar/ajustar el plan de responsabilidad social y sustentabilidad, fomentando el consumo local y la recuperación de la comunidad donde se opera.


*”Mejores Empresas de Argentina” es un programa con reconocimiento a nivel global, creado por Deloitte Canadá en 1993, cuyo objetivo es reconocer la excelencia operativa de empresas privadas a lo largo del mundo.


Cada año cientos de empresas aplican a un riguroso proceso de evaluación, siendo premiadas únicamente las mejores.


Los criterios de elegibilidad propuestos para Argentina son: ser una empresa privada Argentina (al menos en la mayoría de su capital); ventas entre 600 y 6.000 millones de pesos anuales; tener una operación mínima de 5 años; presentar estados contables auditados de los últimos 3 años; contar con utilidades en al menos dos de ellos; contar con disposición para compartir información de su estrategia y resultados.


Deloitte se refiere a una o más de las firmas miembro de Deloitte Touche Tohmatsu Limited ("DTTL"), su red global de firmas miembro y sus entidades relacionadas (colectivamente, la "organización Deloitte"). DTTL (también conocida como "Deloitte Global") y cada una de sus firmas miembro y entidades relacionadas son entidades legalmente separadas e independientes, que no pueden obligarse ni vincularse entre sí con respecto a terceros. DTTL y cada firma miembro de DTTL y entidades relacionadas son responsables solamente de sus propios actos y omisiones, y no de las demás. DTTL no proporciona servicios a clientes. Consulte www.deloitte.com/about para obtener más información.

Deloitte es un proveedor global líder de auditoría y assurance, consultoría, asesoría financiera, asesoría en riesgos, impuestos y servicios relacionados. Nuestra red global de firmas miembro y entidades relacionadas en más de 150 países y territorios (colectivamente, la "organización Deloitte") presta servicios a cuatro de cada cinco compañías Fortune Global 500®. Aprenda cómo los aproximadamente 312.000 profesionales de Deloitte generan impactos que trascienden en www.deloitte.com 

Deja un comentario