El real estate rosarino busca adaptarse a los tiempos de crisis

El real estate rosarino busca adaptarse a los tiempos de crisis
01 Oct
2019

Según Ari Milstejn, de la desarrolladora rosarina G70, el mercado inmobiliario de la tercera ciudad más grande del país es uno de los que mejor se adaptó a la incertidumbre económica.

El país vive momentos de profunda incertidumbre luego de la inesperada ventaja obtenida por el Frente de Todos en las elecciones primarias. A poco menos de un mes de la generales, el mercado inmobiliario argentino se encuentra aún a la expectativa y los principales desarrolladores nacionales prefieren aguardar por mayores certezas que esperan llegarán con el nuevo gobierno que asuma el 10 de diciembre.


Una de las principales plazas del país, por volumen de ventas y envergadura de los proyectos desarrollados, es la ciudad de Rosario. Como en el resto del país, en la metrópolis del sur santafesino el mercado inmobiliario también se encuentra inmerso en una parálisis propia de los momentos de crisis. Sin embargo, Ari Milstejn de la desarrolladora G70 y gran conocedor del real estate rosarino, cree que los empresarios locales han sabido esquivar la coyuntura mejor que en otros lugares.


“A pesar de los vaivenes de nuestra economía y la incertidumbre electoral, nuestro mercado no se paralizó y se siguen cerrando operaciones. Por supuesto que con muchas más flexibilidades que antes y agudizando todos los sentidos”.


Para el empresario, la idiosincrasia local permite una mayor adaptación a las situaciones adversas y tanto compradores como vendedores se muestran más permeables a ceder que en otras ciudades del país.


“El rosarino es un mercado que se adapta bastante rápido a los cambios. Resulta igualmente lógico y prudente tener mayor cintura para cerrar las operaciones, aceptando permutas o financiando en forma directa un poco a medida del comprador. Creo que de estas situaciones de mercado quién esté bien armado y organizado saldrá ampliamente favorecido”, señala.


La desarrolla que preside Milstejn es una muestra clara de la flexibilidad y adaptación del mercado rosarino. A pesar de la crisis, G70 ha continuado con varios proyectos y planea seguir creciendo a futuro.


“En nuestro caso, por ejemplo, nos encontramos en etapa de entrega de tres proyectos, uno de oficinas premium y dos de unidades de departamentos. Además lanzamos casi 20.000 m2 más al mercado y estamos analizando nuevas tierras para adquirir”, concluye.

Etiquetado como

Deja un comentario