Norte en Línea - Día de la Pachamama: ¿cómo proteger a la Madre Tierra en los tiempos actuales?

Día de la Pachamama: ¿cómo proteger a la Madre Tierra en los tiempos actuales?

Día de la Pachamama: ¿cómo proteger a la Madre Tierra en los tiempos actuales?
31 Jul
2023

El Día de la Pachamama se celebra el 1 de agosto para honrar y venerar a la Madre Tierra. Sin embargo, la actividad del ser humano ha llevado a nuestro planeta a un estado realmente crítico, precisa la ONU. La Tierra se enfrenta a una "triple crisis planetaria": la alteración del clima, la pérdida de naturaleza y biodiversidad, así como el exceso de contaminación y residuos.

En este contexto en donde los pueblos originarios de América Latina celebran su costumbre ancestral de gratitud a la Tierra, es importante reflexionar y preguntarnos cómo es nuestro trato con ella y qué podemos hacer para contribuir a una restauración que ponga a salvo nuestro futuro.


Cuanto más sabemos sobre el efecto de los seres humanos en la Tierra, más podemos ver que la salud y el bienestar de las personas, los animales y el planeta están intrínsecamente conectados de forma irreversible. Nuestras elecciones alimentarias tienen un impacto, que incluye la vida de los animales, el uso de la tierra, la deforestación, el uso del agua, el cambio climático, la pérdida de hábitats, la contaminación del agua y del aire, la pérdida de biodiversidad y la extinción de la fauna. Investigadores de la Universidad de Oxford que han estudiado a fondo el impacto de los distintos alimentos, afirman que llevar una alimentación a base de plantas es la forma más importante en que podemos ayudar al planeta.


La ganadería industrial que impulsa y a su vez es impulsada por el consumo de carne, leche y huevos, produce el 16,5% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la humanidad. Es un terrible daño a nuestro clima y genera más gases de escape que todos los medios de transporte del planeta combinados. La deforestación de nuestras tierras para alimentar a los animales de granja también es una de las consecuencias de nuestro modelo productivo y afecta especialmente a los pueblos originarios.


Estamos atravesando un momento crítico de nuestra humanidad. La crisis climática cada vez se hace más visible en sequías, inundaciones, y un aumento preocupante de la temperatura global. Nada de eso debería sorprendernos, ya que hace años que la comunidad científica y las comunidades originarias nos advierten sobre las consecuencias que la actividad humana tiene sobre la naturaleza. El problema radica en que quienes deben tomar acciones concretas para mitigar los catastróficos impactos no parecen estar a la altura de las circunstancias. Si queremos revertir el cambio climático y proteger a las poblaciones más desproporcionadamente afectadas, debemos cuestionar el funcionamiento de nuestros sistemas productivos, altamente ineficientes y contaminantes, así como nuestra forma de alimentarnos, y tomar acciones individuales y a gran escala que cuiden y preserven el medioambiente. El momento de actuar es ahora si queremos evitar llegar al punto de inflexión que nos llevará al colapso total del clima y, en última instancia, al fin de un mundo habitable. Hay que presionar a los gobiernos y a la industria para que actúen de manera urgente.

El veganismo no se refiere únicamente a los animales, ni tampoco sólo a la salud o al medio ambiente. Se encuentra en la intersección de muchas cuestiones de justicia social porque se trata de compasión, equidad, inclusión y dignidad para todos los seres del planeta. Se preocupa por los trabajadores, las comunidades originarias, la tierra, los derechos de las personas y la salud mundial. Adoptar el veganismo como postura política nunca ha sido tan importante como hasta ahora.

Jacqueline Guzmán, directora de Gen V para Argentina.

Deja un comentario