CONFEMECO se pronuncia sobre las situaciones de violencia contra los médicos de todo el país

La violencia contra los profesionales de la salud sigue siendo una problemática recurrente, en todo el país. Hay casos que, por su violencia, escalan a las primeras planas de los diarios y toman estado público, pero dichas situaciones se dan todos los días, en todas las provincias de nuestro país y no todas llegan a adquirir visibilidad.

Las agresiones son tanto verbales como físicas: contra médicos y médicas por igual, no hay distinción de género tampoco al momento de atacar a los profesionales de la salud.

“Las medidas están pero no se dan todas al mismo tiempo ni en todos lados.  La falta de recursos humanos tanto en personal auxiliar, como en la planta permanente de los profesionales es parte del problema. En un día promedio, se pueden dar más de 200 consultas, tanto en emergencia como en la sala. Ante esta ausencia de personal, los pacientes se ofuscan, se ponen ansiosos y nerviosos y es allí donde se generan la mayor parte de las situaciones violentas. Estos episodios de violencia son multicausales” afirma Mauricio Eskinazi, presidente de CONFEMECO (Federación de Entidades Médicas Colegiadas).

En cada provincia se acude a las autoridades pertinentes, pero las respuestas demoran en llegar. En algunas legislaciones hay herramientas legales como el endurecimiento de las penas por agresiones contra el personal médico que sirven como paliativo, pero no van al foco del problema.

Existen protocolos preventivos y post evento dirigidos específicamente a los médicos; los colegios médicos, además, acompañan en la denuncia, contienen al agredido, les proporcionan asesoría legal y, en ciertos casos que lo ameriten, brindan también atención en el aspecto psicológico.

Dentro de esta batería de herramientas para contener al profesional, El Colegio de Médicos de Santa Fe (que forma parte de CONFEMECO) presentó un servicio para el tratamiento de dolencias psicológicas de sus colegiados. Para esto, se otorgarán subsidios para el tratamiento de dolencias psicológicas producidas por el BurnOut, adicciones que afecten el trabajo profesional y cualquier otra afección anímica que sea necesario tratar.Este servicio estará disponible las 24 horas del día y los 365 días del año en la modalidad telefónica o personal.

“Creemos necesario volver al concepto de `sacralidad´ de los hospitales: los servicios de salud son protegidos y respetados; debemos motivar a los ciudadanos a que también ellos sean conscientes de esto” enfatiza Eskinazi.

Deja un comentario