Norte en Línea - BASF ratifica sus ambiciosos objetivos climáticos y toma medidas para reducir las emisiones relacionadas con sus productos

BASF ratifica sus ambiciosos objetivos climáticos y toma medidas para reducir las emisiones relacionadas con sus productos

BASF ratifica sus ambiciosos objetivos climáticos y toma medidas para reducir las emisiones relacionadas con sus productos
26 May
2022

 La compañía se propone reducir un 25% las emisiones de CO2 para 2030 en comparación con 2018 y cero neto para 2050.

 Para 2030 el 100% de la energía eléctrica de BASF se obtendrá de fuentes renovables, tomando como base la demanda mundial energética de 2021.

 En 2019 y 2020, BASF Argentina compensó el 100% de la huella de carbono de sus plantas productivas y toda su flota vehicular.


Un año después del anuncio inicial, BASF reafirma sus objetivos climáticos. En una actualización para inversores y analistas financieros sobre su hoja de ruta de transformación, BASF confirmó que para 2030 pretende reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 25% en comparación con 2018 y mantiene su objetivo de cero emisiones netas a nivel mundial para 2050. Camino hacia la reducción de las emisiones globales a 16.4 millones de toneladas métricas para 2030, BASF publica una previsión anual de emisiones de CO2 para el Grupo BASF como parte de sus perspectivas con una banda de más o menos 0.5 millones de toneladas métricas.


"En toda BASF estamos trabajando intensamente para poner en marcha un gran número de proyectos que permitan reducir aún más nuestras emisiones de CO2 de forma significativa y alcanzar nuestros ambiciosos objetivos climáticos. Al cooperar con los proveedores de materias primas, también tomamos medidas para reducir las emisiones relacionadas con nuestros productos. De este modo, impulsamos nuestra transformación y apoyamos a los clientes en sus esfuerzos por reducir las emisiones en sus portafolios de productos", afirmó el Dr. Martin Brudermüller, presidente de la Junta Directiva de BASF SE.


América del Sur: programas e iniciativas para compensar y reducir el CO2
En la región de América del Sur, BASF trabaja con un enfoque en la eficiencia energética y la reducción de emisiones incluso antes de la estrategia de reducción global de la empresa. Los procesos de eficiencia energética en la región se basan en la reducción del consumo eléctrico y de las emisiones de CO2 en las plantas productivas.


En Argentina, BASF implementó GO2Neutral, un programa de gestión de emisiones de dióxido de carbono, en el que se ven reflejados los compromisos y esfuerzos por reducir dichas emisiones a través de múltiples acciones que se impulsan internamente y con distintos aliados estratégicos para contribuir con el objetivo global. En 2019 y 2020, la compañía midió y compensó el 100% de la huella de carbono las plantas productivas y toda su flota vehicular.


La compensación fue realizada a partir de la compra de bonos de carbono de inversiones en proyectos de energías renovables a YPF Luz y, en alianza con organizaciones como Seamos Bosques, Grupo de Manejo Forestal Latinoamericana y Amigos de la Patagonia, se realizó la plantación de más de 3900 árboles nativos para la reforestación de bosques en recuperación en Corrientes, Neuquén y Tucumán.


Entre las diversas iniciativas implementadas en la región para minimizar los impactos ambientales se encuentra el proyecto Triple E (Excelencia en Eficiencia Energética), cuyo objetivo es mejorar los índices energéticos y de sustentabilidad, además de incrementar la competitividad de la empresa en Sudamérica. Con la ejecución de más de 100 proyectos desde 2015, esta iniciativa permitirá un ahorro de 2,8 millones de euros y una reducción de 6,9 mil toneladas de CO2 equivalente/año, lo que ha llevado a BASF a ser la primera industria química certificada por la norma ISO 50001 de Eficiencia Energética en Brasil.


Desde 2016 en la planta productiva de General Lagos, provincia de Santa Fe, aumentó el ratio de eficiencia energética de 0,88 a 1,13 tn/MWh y disminuyó el ratio de intensidad de emisiones GEI (tn CO2/Tn producción) de 0,16 a 0,14, como consecuencia de la implementación de proyectos relacionados a este programa.


Energías renovables como principales impulsoras de la reducción de emisiones
En 2021, BASF redujo las emisiones de CO2 en alrededor de un 3% en comparación con 2020, a pesar de volúmenes de producción significativamente mayores. En gran medida, esto se debe al aumento del uso de las energías renovables. El cambio hacia las energías renovables será el principal motor de la reducción de emisiones hasta 2025. En 2021, las energías renovables representaron el 16% de la demanda mundial de energía del Grupo BASF. Para 2030, la empresa prevé que el 100% de su demanda mundial de energía eléctrica de 2021 se obtenga de fuentes renovables.


Para cubrir su demanda de energía renovable, BASF está siguiendo una estrategia de fabricación y compra. Esto incluye la inversión en activos propios de energía renovable y la compra de energía verde a terceros. En 2021, BASF adquirió una participación en el parque eólico Hollandse Kust Zuid (HKZ) de Vattenfall. Una vez que esté en pleno funcionamiento, será el mayor parque eólico marino del mundo, con una capacidad total instalada de 1,5 gigavatios. Se espera que el proyecto sea plenamente operativo en 2023.


Ludwigshafen: Desarrollo de nuevas tecnologías y aplicación de un nuevo concepto de suministro de vapor
En la actualidad, cerca del 50% de la demanda de vapor en el site de Ludwigshafen, Alemania, se basa en procesos de generación de vapor que producen emisiones de CO2. Un nuevo enfoque consiste en generar vapor con electricidad. BASF está trabajando con Siemens Energy en un primer proyecto en la planta de acetileno que utiliza bombas de calor y recompresión de vapor para mejorar el calor residual de forma que pueda utilizarse como vapor para la red de vapor del centro. La integración de este proyecto de bomba de calor permitirá no sólo la producción de unas 60 toneladas métricas de vapor por hora, sino que también evitará unas 160.000 toneladas métricas de emisiones de CO2 al año y reducirá el consumo anual de agua de refrigeración en más de 20 millones de metros cúbicos. La puesta en marcha prevista para el uso de esta tecnología es en el segundo trimestre de 2024. El proyecto también sirve para recopilar la experiencia operativa diaria y simplificar el despliegue a otros sitios en el futuro.


Siguiente paso: BASF está preparada para ofrecer los primeros productos cero neto emisiones netas y bajo PCF
"BASF está haciendo progresos significativos en su camino hacia la consecución de sus objetivos de reducción de emisiones. Y estamos preparados para el siguiente paso: lograr un crecimiento sostenible a través de productos con una huella de carbono reducida", dijo Brudermüller. Mediante el uso de energía verde, vapor de baja emisión de carbono, materias primas de origen biológico y procesos altamente eficientes, BASF es capaz de ofrecer a sus clientes productos cero neto y productos con una baja huella de carbono del producto (PCF). La compañía espera que la demanda de estos productos supere la oferta a medio plazo y que su valor de mercado compense con creces los mayores costes de producción. BASF cree que los consumidores finales impulsarán la transformación hacia productos de consumo con cero neto emisiones y bajo PCF, ya que solicitan cada vez más alternativas a los productos de consumo convencionales y quieren contribuir personalmente a la reducción de las emisiones. Por lo tanto, BASF quiere estar entre las primeras empresas que proporcionen grandes volúmenes del mayor número posible de productos con una huella de carbono reducida.


Muchos de los clientes de BASF tienen el firme propósito de reducir la huella de carbono de sus productos para alcanzar sus propios objetivos de emisiones. Para ello, un nuevo nivel de transparencia es necesario.


Así, BASF ha desarrollado una solución digital propia para calcular los PCF de unos 45.000 productos de venta. En esta herramienta, BASF tiene que utilizar actualmente los promedios industriales y los valores de las bases de datos comerciales como base para incluir las emisiones de Alcance 3 de upstream. Para crear más transparencia en las emisiones de alcance 3, BASF está trabajando intensamente con los proveedores para mejorar los datos de las materias primas que les compra. BASF apoya a los proveedores compartiendo sus conocimientos sobre métodos de evaluación y cálculo. De este modo, la empresa contribuye a la normalización de los cálculos del PCF.
Enfoque estructurado de los gastos de capital


Durante el período comprendido entre 2021 y 2025, BASF sigue esperando que se necesiten gastos de capital inferiores a 1.000 millones de euros para desarrollar las tecnologías de bajas emisiones y ampliarlas en plantas piloto. Esta cantidad está incluida en el presupuesto de capex de BASF. Para algunos proyectos ya se ha concedido financiación pública, para otros se espera una decisión en breve. En el periodo de cinco años que va de 2026 a 2030 se espera que los gastos de capital aumenten a unos 2.000 a 3.000 millones de euros. En este periodo de tiempo, BASF planea llevar a escala las primeras nuevas tecnologías de gestión del carbono y acelerar el cambio a la energía renovable. A partir de entonces, cabe esperar un aumento significativo de las inversiones para la construcción de plantas de producción a escala mundial que utilicen las nuevas tecnologías, y para seguir ampliando el uso de las energías renovables después de 2030.

Deja un comentario