Una reacción a tiempo salva vidas

Una reacción a tiempo salva vidas
31 Oct
2017

La Fundación ENERI dio a conocer los resultados de un estudio evolutivo y comparado sobre el grado de conocimiento que la población de la Ciudad de Buenos Aires tiene respecto al ACV.

Como parte fundamental de su trabajo por la concientización sobre las causas y factores que llevan a esta dolencia, la Fundación para el Estudio de las Neurociencias y la Radiología Intervencionista (FENERI) presentó los resultados de la encuesta “Evolución del conocimiento sobre causas y señales de ACV en la población porteña”, un estudio comparativo y cuali-cuantitativo. El análisis comprendió 5 investigaciones realizadas entre 2011 y 2017, y entre sus resultados se destaca la disminución de la población que desconoce las causas de un accidente cerebro vascular quepasó de 20,4% en 2011 a 12,9 en 2017.


Esta investigación analizó cómo se modificó la conducta de la población en lo que respecta a la concientización del ataque cerebrovascular y halló que si bien cada vez son más las personas que reconocen los factores de riesgo, aún hay un alto porcentaje (40%) que no sabe cómo reaccionar o qué hacer frente a los síntomas.


Hay entonces una buena noticia, aumentó el conocimiento de las causas o factores que intervienen en un ACV (la población de personas que las desconoce descendió). En este sentido, cada vez son más las personas que identifican a la diabetes y la mala alimentación como causa del accidente cerebro vascular; mientras que la hipertensión sigue ostentando el primer lugar entre los factores que la población reconoce como de riesgo (39%), seguido por el estrés (34,6%) y el tabaquismo (16,4%). Otro dato para destacar es que aumentó casi en un 90% el reconocimiento de las arterias tapadas como una de las causas que también pueden desencadenar un ataque cerebrovascular. Esto, junto a la noción sobre los riesgos del sedentarismo representa un elevado incremento en la concientización de la población desde el 2011 hasta hoy. Adicionalmente, también es mayor la cantidad de gente que reconoce al aneurisma cerebral como causa de ataque cerebrovascular (de 0,6% en 2011 “versus” 1,5% en 2017).


Sin embargo, a los especialistas reunidos en la cumbre les preocupa especialmente que el 40% de los encuestados no sepa cómo reaccionar frente a los síntomas de alarma, y por eso les resulta vital continuar trabajando para incrementar el conocimiento. Por ejemplo, el 61,2% contestó que llama a emergencias o va a una guardia, mientras que el 22.1% espera una hora y recién ahí decide si el síntoma persiste. Sólo 12.4% llama a su médico inmediatamente. “Se sabe que cada 4 minutos una persona sufre un ACV. A lo largo de la vida 1 de cada 6 personas padecerán un ACV. Su incidencia ha ido cambiando en los últimos años, y entre 2002 y 2012 la mortalidad por un ACV se redujo 36% en USA según los datos de la American Stroke Association. No obstante, el gasto en el tratamiento de la salud cerebro-vascular se espera se incremente dramáticamente en los próximos años debido al aumento y envejecimiento poblacional. Por eso, tenemos que trabajar en la detección de las señales de alerta del ACV”, explicó el Dr. Pedro Lylyk, Presidente de FENERI.

 


Más conocimiento, más concientización
Si bien los resultados del análisis son sumamente alentadores, en especial tomando como referencia años anteriores, para los especialistas aún falta que la población tome conciencia ante determinados llamados de atención. Por ejemplo: el 50% de los encuestados no reconocieron el dolor de cabeza súbito y de mayor intensidad como un síntoma que amerite actuar con rapidez; el 30% no hace nada si de pronto no puede mover el brazo derechoy el 35% no hace nada si manifiesta repentina pérdida de coordinación. Eso quiere decir que continúa habiendo un desconocimiento en los factores y mortalidad que pueden llevar a una mujer a tener un accidente cerebro vascular. Para la mayoría de ellas la principal causa de muerte sigue siendo el cáncer de mama (53,4%) y sólo el 18% reconoce al ACV (aunque esta cifra creció mucho porque en 2015 apenas alcanzaba el 6,2%).


En este contexto, la Fundación para el Estudio de las Neurociencias y la Radiología Intervencionista (FENERI) presentó “SOCOORRÉ”, una regla mnemotécnica que permite actuar rápidamente frente a un ACV. SOCOORRÉ: Sonreír, Coordinar, Repetir hace referencia a los pasos a seguir para actuar frente a un ACV: Chequear si la persona puede sonreír correctamente, de manera pareja, comprobar si puede coordinar, manteniendo ambos brazos en alto, durante unos segundos y hacerle repetir una frase para ver si habla normal. Además se puede chequear si sufre pérdida de visión de algún ojo o un dolor de cabeza muy intenso e inusual. Ante cualquiera de estos síntomas la campaña indica que hay que pedir ayuda y llamar al 107 ó al 911.

Etiquetado como

Deja un comentario