Adoptar una mascota es salvar una vida

Adoptar una mascota es salvar una vida
14 Nov
2017

Según la doctora María Sol Armaleo, parte del equipo de veterinarios expertos de la primera y única cadena de tiendas especializada en mascotas del país, PUPPIS ARGENTINA ( www.puppis.com.ar), una de los grandes gratificaciones que trae adoptar un perro o gato es, principalmente, la reducción del número de animales abandonados o perdidos.

“Adoptar es salvarle la vida: el sentimiento que resulta del rescate de una mascota en riesgo es de lo más gratificante”, aclara la profesional.

 

Para los que decidan dar este gran paso, lo primero que tienen que hacer es llevar al nuevo integrante de la familia al veterinario, para que allí le realicen un examen clínico. Todos los perros deben ser desparasitados de forma externa (pulgas, garrapatas, flebótomos) e interna (parásitos) y cumplir con el plan de vacunación anual.

 

“Con respecto a la alimentación, de acuerdo a la evaluación que se le hará y según el tamaño del animal, el médico indicará el tipo de alimento balanceado que necesite y las cantidades a consumir de forma diaria”, explica la especialista.

 

Costumbres callejeras
Si te encontrás con un perrito o gatito en situación de calle, estos son algunos consejos que tenés que tener en cuenta para poder ayudarlo:


“Hay que acercarse despacio, observar sus movimientos y actitud. Lo habitual es que se ponga a temblar, gruñir o ponga su cola entre las piernas. Esto es normal, ya que el animal no conoce a la persona o sus intenciones. Tenemos que permitirle que nos huela, respetar su espacio; se le puede dar algo de beber o comer para que empiece a tomar confianza. Una vez lograda esta comodidad, hay que acercarse a él de manera delicada y suave para que no se vea amenazado” aconseja Armaleo. Teniendo en cuenta que están expuestos a enfermedades y malas condiciones de higiene que los ponen en peligro, como primera medida se recomienda realizar un chequeo médico.

 

Bienvenida al nuevo hogar: qué hacer con los chicos
Para un niño tener un perro es beneficioso, no sólo por ser una excelente compañía, sino porque también les permite a los padres enseñarles a los hijos sobre las responsabilidades que significa cuidar a otro ser vivo. Entonces, es necesario explicarles a los chicos cómo relacionarse con ellos.


“Es importante que el contacto sea de forma gradual, para que el perro no tema a sus movimientos. Debe estar supervisado por un adulto para que éste pueda tener control de la situación. Es muy valioso enseñarles a ser respetuosos con los animales en la manera de jugar, reconocer cuándo el perro no debe ser molestado, o cuando está enfadado” explica.


A la hora de llegar al hogar, Remo Valenti, Jefe de Servicios de Puppis Argentina, indica que “si la mascota es un cachorro, él mismo formará su personalidad a medida que va creciendo, junto con los integrantes de la familia. Si ya es una mascota joven o adulta, es más simple detectar su personalidad ya que suele estar definida y el adoptante puede encontrar aquella mascota que mejor se adapta a su estilo de vida. El error más frecuente al adoptar una mascota es creer que, si un adoptante es "muy activo", la mascota debe ser de igual carácter, y viceversa. Generalmente, se recomienda que las personalidades de adoptante y mascota sean complementarias”.

 

Cuestión de perros y gatos
En el caso de tener un felino y adoptar un perro, ambos pueden convivir de forma pacífica. “La primera vez, los gatos no siempre aceptan los acercamientos del canino, aunque estos sean cariñosos y juguetones. Suelen bufar a los perros, pero es un comportamiento normal de defensa que poco a poco cesará. Se debe ser paciente y dejar que el gato se acostumbre a compartir su casa y espacio con otro animal”.

 

Los mayores de edad y la alimentación
Si se adopta un perro o gato adulto, las consultas de salud al veterinario son más periódicas. Se recomienda, para todos los casos, al menos dos visitas anuales. La obligatoria para vacunación, y una para chequeo clínico general.
Con respecto a la alimentación, según Armaleo, varía según cada diagnóstico médico. Es importante seguir las recomendaciones del veterinario, ya que nos indicará el alimento específico que mejor cubre todas las necesidades del nuevo integrante.

 

Datos a tener en cuenta
Los perros aprenden a relacionarse con las personas y con otros caninos durante toda su vida, pero las etapas claves van desde las tres semanas hasta los tres meses de edad. Esta época es importante para el desarrollo del perro, y determinará en gran medida su forma de socializar con el entorno.


En este sentido, Valenti resalta que “hay que tener presente que si se adopta un cachorro de pocos días de vida, están en una etapa muy delicada y pueden contraer enfermedades si no reciben los cuidados indicados por el médico veterinario”.

"Independientemente de esto, para los cachorros, siempre se recomienda que no salgan a la calle durante los primeros 90 días desde adoptados, para que no tengan problemas de salud. Luego de haber completado el plan de vacunación y la confirmación del médico veterinario podrán salir a la calle”.


Por su parte, Armaleo concluye que "todo dueño responsable debería ocuparse de que su mascota tenga experiencias positivas con los animales, con la gente, objetos, sonidos y estímulos presentes en el entorno. Esa es la manera más eficaz, y a veces la única, de conseguir que aprenda a relacionarse con ellos sin miedo y de forma más adecuada".


Desde su experiencia como adoptante, Gonzalo Arias, quien adoptó su primera mascota a través del Plan Responsable de Adopción de PUPPIS Argentina, resalta que “adoptar una mascota es una de las cosas más lindas que te puede pasar en la vida. El amor que te da un animal, es incomparable. Así como su fidelidad y agradecimiento. La buena energía y la felicidad que te transmiten desde que te levantas hasta que se van a dormir con vos, es única”.

 

¿Dónde y cómo hacerlo?
A los que estén interesados en esta propuesta pueden presentarseen la sucursal de Puppis más cercana, donde tendrán una entrevista con el veterinario. Juntos determinarán qué mascota se adapta mejor a su estilo de vida y posibilidades. Luego, se firma un contrato de adopción responsable con compromiso de castración y de control de vacunas para el primer año de la mascota adoptada.

Etiquetado como

Deja un comentario