Estamos frente a un cambio de paradigma. Históricamente los grandes avances tecnológicos han surgido desde el ámbito militar para trasladarse al industrial y finalmente a al resto de la población. Hoy, por el contrario, la facilidad de acceso que tenemos como individuos a soluciones de optimización de recorridos como Google Maps o Waze, son referencia y anhelo para implementar en el ámbito industrial.

En plena era de la Transformación Digital, la popular plataforma de streaming de video encontró en sus propios clientes la respuesta para delinear nuevos productos. "Stranger Things" o "Merlí" son apenas dos ejemplos donde el uso de Big Data jugó un papel fundamental. Pero, ¿de qué forma las compañías pueden tomar este modelo y replicarlo en sus industrias?